Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-07-2011

Las mentiras de Rubalcaba

Rafael Calero Palma
Rebelin


Lo de Alfredo Prez Rubalcaba no tiene nombre. No s si considera que la gente es tonta o el tonto es, directamente, l por pensar que los electores van a picar en el anzuelo tan burdo que lanz el pasado sbado en su discurso en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. Despus de llevar varios aos en el gobierno de la nacin, primero como Ministro de Interior y ms tarde tambin como Vicepresidente Segundo, va ahora y dice, en un discurso que sonaba ampuloso, falso y embaucador, que s, que l es el hombre, que precisamente la persona que este pas necesita para salir del embrollo en el que andamos metidos es l, porque nadie como l encarna los valores de la socialdemocracia y de la solidaridad y bla, bla, bla. Y todo eso, como si l, durante estos ocho aos de gobiernos socialistas capitaneados por Zapatero y subcapitaneados por l mismo (o ha sido al revs?), no hubiese tenido la menor responsabilidad. Vivir para ver.

De todas las lindezas que el sbado solt en el discursito de marras, a m, supongo que como a la mayora de los que lo hemos visto en televisin, la que me sorprendi de una manera especial fue esa de que l tiene la receta para acabar con el paro. Hace falta tener la cara dura para decir algo as. Casi cinco millones de parados y ahora resulta que el Vicepresidente del Gobierno de Espaa tiene la receta para acabar con el paro. Y el to, da s y da tambin, departiendo con Zapatero y no se le ha ocurrido contrsela. Digo yo que ya podra haberle echado un cable a su jefe y haberle contado cules son las medidas necesarias para crear empleo, si tan claro lo tiene.

No obstante, no fue esta la nica ocurrencia que el sbado el ya ex Vicepresidente lanz en su discurso. De esta manera, nos cont que ya tiene ultimado o casi, un programa electoral, y segn dijo, va a ser la leche de izquierdoso, tanto que ngela Merkel y Nicols Sarkozy, mucho nos tememos, le van a retirar el saludo. Rubalcaba anunci que si llega a ser Presidente del gobierno establecer un impuesto sobre el patrimonio, para que paguen ms lo que ms tienen. La medida me parece magnfica. El nico problema es que ese impuesto ya exista y su gobierno lo aboli. Tambin anunci su intencin de cambiar la ley electoral, porque, resulta evidente, est pensada para que gobiernen siempre los mismos y distorsiona la pluralidad poltica del estado espaol. Lstima que durante todos estos aos no se le haya ocurrido cambiarla, a pesar de que esa medida es un clamor popular. Tambin hizo una defensa frrea del sistema pblico de salud (no voy a acordar nada que debilite nuestro sistema de salud. Y nada es nada., argument), ese mismo sistema al que ellos no acuden cuando estn enfermos, o de la escuela pblica, esa misma en la que jams pondrn un pie ni sus hijos ni sus nietos, porque entre otras cosas, sus leyes la han convertido en una megabasura.

Rubalcaba habl en su discurso de igualdad de oportunidades, de defender a los que progresan con esfuerzo y no a los que lo hacen engaando y especulando (esto me suena de algo), de poner freno a los parasos fiscales, de la solidaridad con los que lo estn pasando mal, de la igualdad entre hombres y mujeres, de apoyar a los que pierden su vivienda porque no pueden hacer frente al pago de la hipoteca, de bancos y cajas, de inversin pblica, de recortes, de pensiones y, habl, sobre todo, de la firmeza frrea en las convicciones. De todo eso habl Rubalcaba. Lstima que las palabras no sirven para nada. Porque al fin y al cabo lo que cuenta son los hechos. Y los de Rubalcaba como los del gobierno al que ha pertenecido durante mucho tiempo, han ido en la direccin contraria.

Blog del autor: http://mimargenizquierda.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter