Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2011

El agua, de quin es?

Juan Gelman
Pgina 12


Aunque el sentido comn responde que es de todos, los hechos suelen contradecirlo: el calentamiento global y los cambios climticos que conlleva han convertido el agua en algo tanto o ms codiciado que el petrleo y grandes empresas se estn convirtiendo en dueas de ese recurso natural, extraamente, con la ayuda de las Naciones Unidas, la organizacin creada para velar por los derechos de los habitantes del planeta entero. En este caso, y no slo, parece inclinada a preservar ms a los unos que a los otros. Con razn deca Bernard Shaw que el sentido comn es el menos comn de los sentidos.

Una de las primeras medidas que adopt Ban Ki-moon, flamante secretario general de la ONU, fue el lanzamiento del CEO Water Mandate, una iniciativa pblico-privada especial destinada a asistir a las empresas en el de-sarrollo, aplicacin y difusin de polticas y prcticas sostenibles en la esfera del agua (www.unglobalcompact.org). Un propsito loable, su trastienda no tanto. Megapolios como Marck&Co. o Siemens se acogen al Mandato para privatizar un bien comn. Como sucede con otros proyectos importantes de la ONU, FMI, el Banco Mundial y bancos de desarrollo regionales en general se encargan de manejarlos.

El Banco Mundial acaba de asumir el control del Fondo Verde de la Conferencia sobre el Cambio Climtico, financiado con 100 mil millones de dlares. Es notoria la poca o ninguna transparencia del BM en lo que hace a proyectos similares, pero estas iniciativas se reiteran no slo porque los Estados miembros ms poderosos de las Naciones Unidas las empujan, seal Maud Barlow, presidenta del Consejo Nacional de Canadienses (CNC): tambin porque la ONU carece de fondos suficientes y sus organismos y programas recurren al patrocinio privado para funcionar. Barlow es autora, entre otros libros, de Oro azul y El Pacto Azul: la crisis mundial del agua y la lucha por el derecho al agua.

La ecologista canadiense ha subrayado, en el prlogo de un estudio del CNC sobre la influencia del sector privado en las Naciones Unidas, que el planeta est en vsperas de una crisis de proporciones aterradoras en materia de abastecimiento de agua (//blueplanetproject.net). Observa que el FMI fuerza a las naciones endeudadas a vender bienes pblicos, incluyendo los acuferos, como condicin para otorgar una ayuda financiera. Todo el sistema (de la ONU) est regido por estas corporaciones. Que slo buscan ganancias, naturalmente.

El informe del CNC detalla ese dominio en varias organizaciones del sistema, incluso anteriores a 2007. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) concert en el 2005 una asociacin con la empresa Volvic, abastecedora de agua mineral, y llev a cabo una campaa pblica de proporciones en Alemania con el lema 1 litro por 10 litros. La empresa se comprometi a contribuir monetariamente a un programa de Unicef en estos trminos: por cada litro de agua Volvic que se vendiera en el pas europeo, la empresa aportara lo necesario para que los habitantes del distrito Amhara en Etiopa tuvieran acceso a 10 litros de agua potable. La iniciativa se repiti en otros mercados occidentales, lo que permiti que el programa se extendiera a zonas de Nger y Mal.

Volvic don medio milln de dlares de sus ventas en EE.UU. y Canad en el bienio 2008-2009 para financiar proyectos de Unicef (www.drink1give10.com). Bien, pero cabe sealar que las ventas de la seccin Agua del grupo francs Danone, al que Volvic pertenece, ascendieron aproximadamente a 3700 millones de dlares slo en el 2008 (www.danone.com, 24/6/10). El CNC manifiesta en el estudio que la vinculacin explcita de Unicef con Volvic en grandes mercados consumidores como Francia, Japn, Canad y EE.UU. es un valor agregado y estima que las ventas de los productos embotellados de Danone bien pudieron haber excedido el valor (correspondiente) de la contribucin de 500 mil dlares a Unicef.

La Unidad de Inspeccin Conjunta de la ONU seal en un informe del ao pasado que esta clase de asociaciones carecen de un sistema eficaz de supervisin para medir la implementacin real de los principios (establecidos) por los participantes, lo cual ha despertado las crticas de varios Estados miembros de Naciones Unidas y el riesgo de lastimar la reputacin de la organizacin internacional (www.unjiu.org, septiembre de 2010). Sin embargo, aumenta su participacin en estos emprendimientos especiales.

Un rasgo caracterstico de estas tran-sacciones, reconocido por el Banco Mundial, es que las empresas se niegan a invertir en la infraestructura necesaria para mejorar el acceso a este recurso: slo quieren recortar las operaciones para aumentar sus beneficios. As, el precio del lquido aumenta y su calidad empeora. En Francia, considerado el impulsor ms importante de la privatizacin del agua, hay marcha atrs: en junio, la alcaida de Pars readquiri los servicios de agua manejados por las compaas Veolia y Suez. Pero no siempre la rapacidad encuentra freno.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-171938-2011-07-10.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter