Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-07-2011

Hay que pelear por una educacin pblica digna y de calidad
Todo menos llorar por los rincones

Agustn Moreno
Rebelin


Las elecciones del 22 de mayo y las perspectivas para las generales prximas significan un cambio de ciclo poltico para una buena temporada. Es evidente que la nueva situacin puede reforzar la estrategia de privatizacin neoliberal de sectores fundamentales: socializar las prdidas y privatizar los beneficios, expropiar lo comn para beneficio de unos pocos. Privatizacin que David Harvey llama acumulacin por desposesin y que no es otra cosa que el despojo de un patrimonio social creado durante generaciones (educacin, sanidad, pensiones, transporte, espacios pblicos, etc.), que se entrega al capital privado para su explotacin. Que cuando se implanta es un fiasco: ni benefician al usuario-consumidor ni funcionan mejor ni mejora la gestin.

En educacin, de momento, no venden las escuelas e institutos. Las cosas son ms sutiles: deterioran los centros pblicos con los recortes de profesorado y de medios, aumentan las ratios, desmantelan la atencin a la diversidad Los convierten en guetos y los vacan de alumnado que huye hacia la privada concertada. Desprestigiar primero al servicio pblico para privatizar despus.

Eso es lo que viene sucediendo en la Comunidad de Madrid. El ltimo atropello se ha producido una vez acabado el curso, cuando la consejera de educacin de la Comunidad de Madrid ha hecho pblicas las instrucciones para el comienzo del curso prximo y ha remitido el cupo de profesores a los centros. La principal novedad es: una elevacin del horario al menos a 20 perodos lectivos, a 18 a los jefes de departamento y a 21 los profesores de formacin profesional. Las horas de tutora, las jefaturas de departamentos didcticos o extraescolares no tendrn consideracin de horas lectivas. Tampoco tienen reduccin horaria los responsables de las TIC. Pero, eso s, se apunta al pago de las tutoras y alguna otra funcin, sin decirse cunto (el rumor es de 25,40 euros al mes por las 12 horas que los tutores hemos venido dedicando a tutora con alumnos, a su preparacin y a atencin a padres) y sin entender que lo que queremos es tiempo para hacer bien nuestra labor.

Esto supone un empeoramiento de las condiciones de trabajo, una destruccin de empleo, la desaparicin de funciones educativas prestigiosas y un ataque sin precedentes a la enseanza pblica que reducir la calidad educativa.

  1. La jornada laboral lectiva sufrir un aumento de 2 horas semanales mnimo por profesor y de tres horas para los tutores, que en su caso representa pasar de 16 horas a 20 en tan solo dos aos por el recorte que ya hubo el ao pasado. Es una modificacin de condiciones de trabajo unilateral que va a disminuir la calidad de la tarea educativa y aumentar la penosidad de la funcin docente: ms trabajo, menos tiempo de preparacin y organizacin de las clases, ms correccin de exmenes y ms alumnado. Porque viene a equivaler a tener un grupo ms de unos 30 alumnos por profesor, a aadir al centenar largo que se suele tener por cada profesor.

Para los jefes de departamento didcticos se convierten en horas complementarias las de dedicacin al departamento, que siempre han sido consideradas lectivas (disponan de tres perodos lectivos a la semana, segn la Orden del MEC de 29 de junio de 1994 BOE del 5 de julio-, que regula el funcionamiento de los IES)

Hay que recordar que la jornada de los enseantes de secundaria es, como la de todo funcionario, de 37,5 horas semanales, de las cuales 27 son presenciales y dentro de ellas entre 18 y 21 lectivas, compensndose a razn de dos horas complementarias por cada perodo lectivo mayor de 18. Hacer demagogia subliminal con la jornada del profesorado, como es el caso de la consejera de educacin, es intolerable ya que no explica que detrs de cada clase hay mucho trabajo de preparacin y organizacin de las mismas, correccin de exmenes, participacin en proyectos, entrevistas con alumnos, labor tutorial, etc. Sera lo mismo que decir que el trabajo de un periodista es nicamente el tiempo en el que se tarda materialmente en escribir un artculo.

  1. La consecuencia directa del aumento de jornada lectiva es la supresin masiva de puestos de trabajo, porque no se trata de aumentar la jornada con los mismos profesores del curso pasado para mejorar la calidad. La destruccin de empleo se ha reflejado en los cupos enviados por la administracin educativa a los centros: recortes de entre el 10 y el 12% de las plantillas, lo que supone un volumen agregado de 2.500 a 3.000 docentes menos en secundaria. Una autntica y brutal reestructuracin de plantillas que afectar al funcionariado interino con el despido y a otros funcionarios de carrera que se vern desplazados de sus actuales destinos. Es un autntico Expediente de Regulacin de Empleo, con rescisiones de contratos, que no se ha negociado con nadie.

Los compaeros/as interinos ya han sufrido un recorte de empleo de un volumen similar el curso anterior y han pasado de tener vacantes anuales a cubrir sustituciones de semanas, de cobrar las vacaciones a no cobrarlas y de tener trabajo a muchos no tenerlo. La situacin para ellos se agrava en el marco del cerrojazo que se va a producir los prximos aos como consecuencia de la finalizacin de las jubilaciones LOE a los 60 aos y de la inseguridad que se ha generado sobre la convocatoria o no de oposiciones, las limitaciones de la tasa de reposicin y los cambios en el sistema de acceso.

  1. Una de las medidas ms grave es el proceso de degradacin hasta hacer desaparecer la funcin tutorial. Primero quitaron las tutoras en bachillerato, el curso pasado redujeron una hora en la ESO y ahora las consideran no lectivas para el tutor, pero s lectivas para el alumnado que en la hora de tutora recibirn refuerzo de Lengua, Matemticas e Ingls por quin?. Es una medida disparatada e ilegal, que contraviene los principios de jerarqua normativa, que deja sin efecto los Planes de Accin Tutorial a pesar de su carcter prescriptivo y que cuestiona el papel de los departamentos de Orientacin.

La desaparicin prctica de la tutora no es slo por una visin tecnocrtica, lo hacen tambin por razones ideolgicas. Piensan que lo mejor es dedicar el tiempo de la tutora a dar materia: instruir en vez de educar; no les gustan algunas de las actividades que se suelen realizar en las tutoras; saben que es una funcin que marca la diferencia con los privados y concertados en favor de la pblica. Se niegan a entender que en la ESO se educa y no slo se ensea, que es fundamental la tutora para que crezcan como personas, que los resultados acadmicos dependen tambin del nivel de convivencia en el centro y sta a su vez de los valores que se trabajan, mucho de ellos en las tutoras.

Olvidan que es bsica para conocer al alumnado, integrarlo y atenderlo, desarrollar su participacin, su motivacin y su autoestima, generar dinmicas de grupo positivas, trabajar la convivencia y la resolucin de conflictos, organizar la clase, relacionarse con las familias, realizar los viajes de fin de curso y las extraescolares, abrir la educacin a la sociedad con la entrada de otros agentes y expertos educativos y, en definitiva, para mejora la calidad y hacer escuela pblica.

Ms ideologa: suprimen las tutoras pero mantienen las horas de Medidas de Atencin al Estudio, que son la alternativa obligada a la existencia de la religin catlica en las escuelas pblicas, sin que se puedan utilizar para ningn tipo de refuerzo curricular.

Otro ejemplo. En la Orden 2458-01/2011 (BOCM 24 de junio de 2011) que establece los mdulos de financiacin aplicables a los contratos de gestin de servicios pblicos educativos en escuelas infantiles y casas de nios, se reducen los mdulos econmicos para el curso prximo y para ello se suprimen las actuaciones para las familias de los alumnos en horario de tarde. Ms ideologa firmada por la consejera Figar: parece que no les gusta la participacin de los padres y unas casas de nios pblicas ms abiertas.

Es resumen, es una barbaridad dejar sin asistencia al alumnado de la ESO, desde 12 a 16 aos, en lo que podramos llamar el desfiladero de la adolescencia, que como bien saben las familias son aos decisivos en la formacin y crecimiento de los jvenes y donde se juegan el fracaso escolar y su formacin integral como personas. Llevo catorce aos consecutivos siendo tutor en secundaria y s de lo que hablo y, tambin, de lo positivamente que valoran las familias y los centros el buen trabajo tutorial. Espero que las asociaciones de AMPAS pongan el grito en el cielo y se movilicen contra esta medida.

  1. Ataque a la calidad de la enseanza pblica, porque la escasez del cupo de profesores impedir bajar la ratio de alumnos organizando desdobles y grupos flexibles en asignaturas instrumentales como Lengua y Matemticas o en Ingls, tener apoyos, recuperacin de pendientes, laboratorios en ciencias, etc.

Porque bajar la calidad del profesorado cuando para completar horarios se amplan las materias afines y tengan que dar otras materias no propias de su especialidad; por ejemplo clases de ingls los de filosofa, clases de tecnologa los de plstica, clases de lengua los de francs y todos son situaciones reales que conozco directamente. Porque tendrn menos horas para preparar su clases, para corregir con prontitud, para atender a los alumnos y explicarles lo que no entienden, para entrevistas, control del absentismo, llamada las familias, etc. Porque seguir golpeando a uno de los colectivos ms afectado en los ltimos aos: los profesores de atencin a la diversidad (compensatoria, trabajo social, orientacin, etc.)

Pero sobre todo supone una estocada a la educacin pblica porque desmotiva e intenta desmoralizar al profesorado, que es un factor fundamental en el proceso de enseanza-aprendizaje. Las medidas son propias de una mentalidad de contable neoliberal y son exactamente lo contrario al reconocimiento social de profesorado con el que se llenan la boca todos los partidos polticos en campaa electoral. Lo nico cierto es que en Madrid se destruye empleo, aumenta su inseguridad, sube la jornada, se bajan las retribuciones y se selecciona negativamente el alumnado de la enseanza pblica al escolarizarse de forma desequilibrada los alumnos con necesidades de compensacin educativa entre la doble red con financiacin pblica.

Lo curioso de la situacin es que era la crnica de una agresin anunciada. Ya haban suprimido las tutoras con carcter lectivo en bachillerato, ya se haban perdido muchos empleos el curso pasado al elevarse la jornada en ciclos formativos y a 19 horas a bastantes profesores; apenas se haba aplicado la reduccin de jornada a los mayores de 55 aos; se haban degradado las condiciones de trabajo y retributivas de los interinos; se redujeron los recursos para la atencin a la diversidad.

Pero no hubo respuesta suficiente y toda agresin no contestada se considera debilidad e invita a nuevos ataques. Lo mismo que todo recorte de derechos sin movilizacin se consolida y se puede perder para siempre, con la excusa de la crisis, sin que se recuperen aunque algn da sta se supere.

Qu hacer ante esta situacin? Todo menos desmoralizarse, todo menos acabar instalados en la queja y en la impotencia en las salas de profesores. Que no nos quiten la motivacin y el compromiso con la educacin pblica. Tampoco limitarnos al regateo (en el que nos quiere meter la consejera) sobre los flecos, de tal manera que en vez de recortar diez profesores en un centro al final solo sean 7 u 8 y parezca que encima ha sido un triunfo. Se trata de plantar cara a los recortes en vez de estar quejndonos todo el ao.

Porque en la educacin no se puede aplicar aquella mxima de nos engaarn en el sueldo, pero no en el trabajo, dicha al tiempo de encender un cigarro y tomarse una larga pausa. Los alumnos son personas, no ladrillos ni papeles y tendremos que seguir haciendo bien, con profesionalidad, nuestra tarea. Nuestro malestar debe de volcarse hacia los responsables del mismo, nunca deben de pagarlo el alumnado ni sus familias. Pero slo estaremos tranquilos con nosotros mismos si hemos hecho todo lo que est en nuestras manos por combatir las agresiones, por protestar el mximo posible, por animar a otros compaeros a hacerlo. Protesta y oficio, es nuestro derecho y nuestra obligacin.

Han tomado las medidas con la alevosa propia de otros tiempos, cuando no hay capacidad de respuesta. La reunin de directores se qued en el rechazo y en la exigencia a la administracin de que revise las instrucciones y el cupo, pero muchos lo firmarn una semana despus haciendo constar los planes y proyectos que no se pueden desarrollar por la escasez de medios. Los sindicatos (no todos) tambin han expresado su desacuerdo y han anunciado algunas medidas legales y ya veremos qu movilizaciones.

Creo que se debe de producir un movimiento de base en defensa de la escuela pblica que responda a las agresiones. Algo as como el movimiento que pusimos en pie en Vallecas el curso pasado de Vallecas no se calla. Se puede demostrar que la educacin pblica, es mejor, con ms calidad, con un profesorado ms seleccionado y con ms democracia en el funcionamiento de los centros que en la privada. Por eso y porque es de todos los ciudadanos hay que defenderla. No debe estar sometido a un rgimen de control privado que tiene la bsqueda de beneficios econmicos como algo consustancial a su carcter. Lo pblico debe de permitir centrarse en el bienestar social y en el caso de la educacin en asegurar el acceso a ella de todas las personas y formar a ciudadanos preparados, crticos y participativos.

A la espera de la propuesta de movilizacin y de huelga que debern realizar los sindicatos, creo que podran desarrollarse acciones como las que siguen, la mayora debatidas en mi instituto estos das y llevadas a la asamblea de educacin del movimiento 15-M:

  1. Negativa del profesorado a asumir las jefaturas de departamento y las tutoras por no poderse realizar en condiciones dignas al no disponer de tiempo especfico para ejercerlas por no reconocerse su carcter lectivo: Estas decisiones individuales y colectivas deberan adoptarse en las reuniones de los departamentos que se celebrarn tras los claustros de principio de septiembre para distribuir los horarios.

  2. Convocar a las familias de cada centro a asambleas para explicar la nueva situacin, cmo les afectar a sus hijos y a ellos, y debatir iniciativas movilizadoras.

  3. Constitucin de los claustros en sesin permanente en los centros protestando por las medidas y su conversin en encierros con la participacin de toda la comunidad educativa, que enlazara con la siguiente propuesta:

  4. Realizar una gran Jornada de Protesta contra los Recortes y en Defensa de la Escuela Pblica el 14 de septiembre, da del comienzo de curso, para expresar que as no es posible comenzar un ao lectivo con garantas de calidad y de xito escolar. Con mucho color verde de las camisetas Escuela Pblica de [email protected] y para [email protected]

  5. Llenar la Puerta del Sol (donde se encuentra la sede del gobierno de Esperanza Aguirre, responsable primera de la agresin) de manifestantes el 15-S en defensa de la enseanza pblica y de todo lo pblico.

El profesorado, las familias y el alumnado, los sindicatos, la asociacin de directores, las plataformas por la escuela pblica y el movimiento 15-M. tienen el reto de levantar la bandera de la defensa de lo pblico y aplicar una estrategia de resistencia contra las polticas conservadoras. Hay que pelear por una educacin pblica digna y de calidad, porque hay que considerar la escuela como el lugar de encuentro de la comunidad educativa, con multitud de voces e intereses, lugar de plasmacin de pensamientos, de ideas y de sueos. Desde abajo seguimos creyendo en lo que hacemos y seguimos trabajando para mejorar, pese a las dificultades. Es demasiado importante lo que est en juego para dedicarnos a llorar por los rincones.

Agustn Moreno. Profesor de Secundaria. Vallecas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter