Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-07-2011

Sobre el posible reconocimiento de un Estado palestino en las Naciones Unidas

Rashid Khalidi
Jadaliyya

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Existe mucho inters por lo que suceder respecto a Palestina en las Naciones Unidas en septiembre. Contrariamente a gran parte de lo que se ha escrito sobre el tema, no tiene que ver con declarar la condicin de Estado de Palestina. La OLP ya declar la independencia de Palestina en 1988. Como muchas cosas en la vida, es algo que solo se puede hacer una vez. Adems, ste ya proclamado Estado de Palestina no goz ni goza de soberana, jurisdiccin o control sobre el territorio que reivindica. Tampoco lo tiene la OLP, que proclam ese Estado, o la Autoridad Palestina. Esta ltima es una autoridad auto-gobernante interina (cuya existencia legal acab en 1999 segn los trminos de los Acuerdos de Oslo) y que en prctica est totalmente bajo la autoridad de Israel.

Israel es la nica entidad con alguno de los atributos de soberana en alguna parte del territorio de la antigua Palestina del Mandato, aunque no tiene derechos soberanos internacionalmente reconocidos en los territorios ocupados o en alguna parte de Jerusaln, Este u Oeste. Israel tiene la jurisdiccin de facto y el control sobre los territorios ocupados, segn la Cuarta Convencin de Ginebra (que pasa por alto constantemente). Esta jurisdiccin y control estn sometidos solo a las provisiones de acuerdos con la OLP, que Israel ha violado rutinariamente, de manera que en la prctica no constituyen limitaciones serias sobre su libertad de accin. Es vital subrayar estos puntos, porque significan que no importa qu suceda en la ONU en septiembre, el Estado de Palestina no es ahora y no ser pronto un verdadero Estado en ningn sentido significativo de esa palabra.

Si es as, cules son realmente los posibles resultados de las maniobras diplomticas en las que la OLP/AP est involucrada actualmente? Palestina solicitara presumiblemente la membresa en la ONU como Estado bajo ocupacin dentro de ciertas fronteras, especficamente las lneas del armisticio de 1949 que fueron vigentes hasta el 5 de junio de 1967. Aunque todava la potencia ocupante le niega la soberana,desde 1988 el Estado putativo de Palestina ha llegado a cumplir ms requerimientos de la condicin de Estado segn el derecho internacional tal como fueron establecidos en la Convencin de Montevideo de 1933. Especficamente, tiene una poblacin permanente; un territorio definido dentro de las lneas de 1967; un gobierno en la forma de la AP; y la capacidad de tener relaciones con otros Estados, especficamente los 120 Estados que ya reconocen el Estado de Palestina, y otros quince que tienen relaciones diplomticas con la OLP.

Sin embargo, antes de que la Asamblea General pueda votar sobre la solicitud de membresa plena de un Estado en las Naciones Unidas, donde debe obtener una mayora de 2/3 de los votos de los Estados miembros (que actualmente son 192), tiene que pasar por el Consejo de Seguridad. Ese camino parece estar bloqueado, ya que es seguro que el gobierno de Obama opondr su veto a una solicitud semejante a menos de catorce meses de una eleccin presidencial, no importa cules sean los mritos del caso (en lo que respecta a Palestina, los mritos del caso han importado poco a los responsables polticos de EE.UU. desde 1947). Se ha mencionado el uso del mecanismo de Unidos por la Paz desarrollado en la poca de la Guerra de Corea, por el cual una resolucin puede enviarse a la Asamblea General para soslayar una obstruccin que amenaza la paz mundial en el Consejo de Seguridad. Otra idea ha sido tratar la membresa de Palestina como un asunto de procedimiento (en el cual no hay veto).

Ninguna parece una alternativa seria. Ningn Estado ha sido admitido a la ONU de esa manera, y en todo caso puede no haber una mayora en el Consejo de Seguridad (se requieren 9 votos sin considerar el veto).

Por lo tanto, presumiblemente incluso si la OLP sigue este camino, no lograr obtener la plena membresa de la ONU por la obstruccin en el Consejo de Seguridad por parte de EE.UU., y posiblemente de sus aliados britnico y francs. Despus de eso, la OLP tendr que hacer otra cosa, una vez que la solicitud del Estado de Palestina para plena membresa de la ONU haya sido vetada, si llega a haber una votacin. Esto nos lleva a la pregunta de cul es el objetivo de este ejercicio para comenzar. Si simplemente quiere producir otra resolucin inoperativa y sin fuerza ejecutoria de la Asamblea General sobre la conveniencia de la independencia de un Estado palestino, y de su membresa en las Naciones Unidas, eso ciertamente se puede lograr. Incluso podra ser posible que se acepte un Estado palestino como Estado observador en las Naciones Unidas, lo que solo requiere una simple mayora en la Asamblea General.

Sin embargo haytemas urgentes que por lo menos requieren consideracin, como las resoluciones de la Asamblea General, como la incesante expansin de los asentamientos israeles en los territorios ocupados y la peligrosa situacin en deterioro de Jerusaln. La Ciudad Santa es el escenario de una amenazadora y acelerada actividad de asentamientos en los vecindarios rabes de Shaykh Jarrah, Silwan, y Abu Dis; inquietantes excavaciones subterrneas y nueva construccin en la Ciudad Vieja cerca de Haram al-Sharif, incluso en la puerta Bab al-Maghariba al Haram; y ms usurpaciones en el ms antiguo cementerio musulmn de la ciudad, el Cementerio Mamilla, donde se acaba de otorgar permiso para la construccin de un gran Centro de Dignidad Humana/Museo de Tolerancia sobre tumbas que se remontanpor lo menos al Siglo XI, y donde los bulldozer de la Municipalidad de Jerusaln estaban destruyendo an ms lpidas funerarias antiguas el 25 y 26 de junio de 2011.

La obtencin de resoluciones de la Asamblea General con grandes mayoras sobre todos estos temas, incluyendo a pases europeos y otros que normalmente apoyan a Israel, sera ciertamente un objetivo valioso. Sin embargo, si el objetivo es hacer ms que eso, entonces la membresa de Palestina en las Naciones Unidas y los otros dos temas deberan sugerirse para que se consideren no solo por la Asamblea General sino tambin por el Consejo de Seguridad, a pesar del hecho de que enfrentaran un inevitable veto de EE.UU. De ser as, si el objetivo es declarar finalmente la independencia de un proceso de paz en bancarrota dominado por estadounidenses e israeles, lleva un nombre grotescamente equivocado. Lejos de llevar a la paz, ha producido veinte de aos de un proceso de profundizacin de la ocupacin y de la colonizacin y de postergacin de la resolucin de los problemas cruciales de Jerusaln y los refugiados, mientras habilitaba a Israel para que hiciera todo lo posible por establecer un statu quo que pasa por alto su justa resolucin.

Si este tipo de declaracin de independencia es el objetivo bsico, el logro de una mayora en el Consejo de Seguridad con resoluciones cuidadosamente formuladas, y que se compela a EE.UU. a vetarlas tiene mucho sentido. Es seguro que semejantes vetos daaran considerablemente a EE.UU. en el mundo rabe, incluso ante algunos cercanos aliados de EE.UU. (al respecto vale la pena notar la reciente opinin editorial del prncipe saud Turki al-Faisal que fue muy crtica de la poltica de EE.UU. respecto a Palestina). Es seguro que EE.UU. utilizar toda su considerable influencia para evitar que se presenten resoluciones semejantes al Consejo, precisamente por este motivo. Pero es precisamente el motivo por el cual ese camino debe considerarse seriamente, porque aclarara la situacin y finalmente hara pagar un pequeo precio por la desvergonzada alcahuetera de EE.UU. a favor de Israel.

Ciertamente habr desventajas en una estrategia semejante. Es seguro que el gobierno de Obama tomar represalias contra palestinos y rabes por tener la temeridad de seguir un camino independiente. Sin duda el Congreso de EE.EE. ir ms lejos que el gobierno en su expresin de indignacin y sus exigencias de castigo. Israel empezar su venganza usual por cualquier medida que no sea de su gusto con ms hechos sobre el terreno y la imposicin de castigos a la Autoridad Palestina. En lugar de que este castigo provoque lamentos y desesperacin, podra ser la ocasin para una mayor solidaridad rabe y palestina y ms sacrificios como reaccin a las sanciones materiales que seguramente se impondrn.

Esto incluso podra presentar la ocasin para el comienzo del primer intento serio desde la Declaracin Balfour a fin de explicar la causa palestina plena y apropiadamente a todo el mundo. Esto debe tener lugar no en trminos de las arcanas e incomprensibles minucias legales delllamado proceso de paz, sino mediante la presentacin de los componentes bsicos de la causa palestina, reforzada por el derecho internacional, los que deba ocultar este proceso, ingeniosamente concebido. Son: la necesidad de buscar justicia para las vctimas de la limpieza tnica de hace 63 aos garantizando los derechos inalienables de los refugiados; la necesidad de que Jerusaln est libre del control discriminatorio y exclusivo de un avasallador Estado israel y que la ciudad pertenezca a todos los que viven y oran en ella y la ven cmo su capital; la necesidad de un fin definitivo de la ocupacin y colonizacin en los territorios ocupados que ahora llegan a su ao nmero 45; y el logro de la tan postergada autodeterminacin del pueblo palestino.

Rashid Khalidi es profesor de Estudios rabes en el Departamento de Historia en la Universidad Columbia. Es autor de seis libros, que incluyen: Sowing Crisis: American Dominance and the Cold War in the Middle East (2009); The Iron Cage: The Story of the Palestinian Struggle for Statehood (2006); Resurrecting Empire: Western Footprints and Americas Perilous Path in the Middle East (2004); y Palestinian Identity: The Construction of Modern National Consciousness (1997; reeditado 2010), y de ms de cien artculos sobre historia de Medio Oriente.

Fuente: http://www.jadaliyya.com/pages/index/2002/on-the-possible-recognition-of-a-palestinian-state

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter