Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-07-2011

Sobre la serie de Televisin Espaola "Plaza de Espaa"
De la presunta comicidad al insulto gratuito

Carlos Tena
Rebelin


Hay veces que lamento no tener dinero para hacer una serie televisiva a lo Monte Pyhton, o sea radicalmente distinta a "Plaza de Espaa", con un guin mucho ms satnico, que comenzara por ejemplo con un General Franco, vestido de Papa, hablando en alemn, con acento gallego, completamente borracho.

Funde la imagen con Jos Antonio Primo de Rivera (todo inteligencia) arrojndose desde una terraza con un paraguas al grito de "Hitler es grande!" y el Papa Po XII, en sospechosa actitud sobre un monaguillo con cara resignada, va moviendo el bculo a los acordes de la Marcha Fnebre de Chopin, mientras imparte con la mano derecha la bendicin Urbi et Orbi, hasta que una monja le llama la atencin.

En ese momento, la cmara se centra en los ojos desorbitados del pontfice, recogiendo en primer plano el orgasmo divino, en tanto Sor Esperma de la Cruz grita "Peccato, grande peccato, ma che belloooo"...

Le seguira una escena terrible. Tiene lugar en Roma, donde Mussolini muestra sus pistolas a un principito llamado Juan Carlos de Borbn, nacido en la capital italiana durante el destierro de sus abuelos, sus padres y un hermano ms pequeo, tras una votacin multitudinaria que reinstaura la Repblica espaola, en detrimento de ese rgimen criminal que es la monarqua, mientras El Rey Vctor Manuel III les consuela ensendoles cromos de seoras desnudas.
El principito, que tan slo tiene 6 aos, alucina con las seoras, pero sobre todo con las armas y pide permiso al Duce para ensayar, dirigiendo su mirada hacia la calle, en donde pasea tranquilamente su hermanito Alfonso, cuatro aos ms joven que l, de la mano de su padre Don Juan de Borbn. La mirada de Juan Carlos es aviesa, rencorosa, como si profesara una tirria tremenda por aquel nio. Dispara, pero mata a un taxista. Mussolini le quita la pistola, le da una bofetada y se va corriendo porque ha quedado para bailar el mambo con Clara Petacci, antes de que finalice la II Guerra Mundial.

Otra escena podra mostrar un aquelarre comunista en el que La Pasionaria y Carrillo se comen crudos a dos curas, entre las risotadas del general Mola, que desde el cielo pide la muerte de Franco, ya que este le haba colocado una bomba en el avin en el que exhal su ltimo suspiro.

A lado, el General Yage dispara a una imagen de Agustina de Aragn, mientras Manolete desde el cielo, brinda un toro al General Queipo de Llano, muy ocupado violando a varias falangistas que se han adueado de una biblioteca pblica, donde tras quemar todos los libros, fundan un lupanar dedicado a la Virgen de la Macarena.

"Plaza de Espaa", resulta una serie que quiere ser "La Vaquilla" de Berlanga y Azcona (lo peor que hicieron ambos en democracia, junto a "Moros y cristianos"), pero se queda en algo parecido a las pelculas de Jos Luis Sanz de Heredia con toques bastos de Santiago Segura, pero en pattico; quiero decir, el guin es tan rebuscado en lo cmico, que resulta dramticamente aburrido, no logrando arrancar risas sino protestas por un dinero tan infantilmente dilapidado.

Las rdenes de Gonzlez Sinde, a su vez recibidas desde La Zarzuela, son claras. Hay que violentar la historia como sea.

Y lo hacen, emitiendo esta bazofia, algo peor incluso que "Cuntame"; negando la apertura de fosas donde se hacinan decenas de miles de fusilados por los graciosos franquistas; rechazando una revisin de la ley de Amnista, que protege a aquellos criminales tan simpticos; contraponiendo al renacido movimiento republicano unos personajes lamentables, por rojos y estpidos, olvidando los fusilamientos, las ejecuciones sin juicio previo, las torturas y los nios robados por los rebeldes, desde 1940 hasta hace un par de das.

Todo ello es mejor tomarlo a broma, para que el Rey vea que los espaoles pueden cachondearse de aquella tragedia, cuando an los cadveres de la comedia "La guerra ha terminado" siguen pidiendo justicia, identificacin y reparacin, exigiendo que los vencedores pidan perdn por sus crmenes. Cosa que el Rey, en nombre de su antecesor, an no ha hecho.

Siendo ms sibilino, me gustara ver la cara de los jefes de la RTVE ante una serie que, en vena cmica, tratara sobre la historia de las primeras vctimas de ETA.

El nico captulo comenzara con unos cuantos guardias civiles en plan Zombi, bailando un zortziko junto a la Virgen del Pilar, animados por el Almirante Carrero Blanco, vestido de Bonzo, mientras todo el pueblo vasco brinda por el infierno merecido de un tal Melitn. Cmo lo ven?...

Para los directivos de RTVE no tendra gracia, tal vez porque lo imaginado parece ms real que su "Plaza de Espaa".
Y no har nunca esa serie no porque carezca de medios econmicos, sino porque creo en el humor, la irona y el sarcasmo, pero jams hara escarnio de unos acontecimientos que an duelen a millones de personas.

Acaso han pensado los autores del bodrio, en hacer algo similar con el Holocausto nazi?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter