Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-08-2011

La nueva legislacin israel que prohbe el apoyo a los movimientos de boicot va an ms lejos en la limitacin de los derechos de los palestinos
Adis a la ltima mscara de democracia

Omar Barghouti
Al-Jazeera

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Sin duda alguna debera postergar la presentacin de su libro en Jerusaln, me advirti un amigo quien pensaba que el evento planificado para presentar mi libro recientemente publicado sobre el movimiento dirigido por los palestinos por el boicot,desinversin y sanciones (BDS) contra Israel podra ser demasiado arriesgado a la luz de la ley recientemente aprobada en Israel que prohbe efectivamente el apoyo al floreciente movimiento de boicot. En el repleto caf-librera en Jerusaln Este ocupado, el jueves pasado, sin embargo, el ambiente entusiasta y la atmsfera con su perfume a caf italiano eran casi jubilosos, como si se lanzara un desafo colectivo a la ltima medida draconiana de Israel.

Ha surgido mucha controversia desde la legislacin aprobada por el parlamento israel que criminalizara efectivamente el apoyo a cualquier boicot contra Israel y sus instituciones, bajo amenaza de fuertes multas y cosas an peores, sin necesidad de probar la culpa. Docenas de organizaciones de la sociedad civil israel y destacados expertos legales, incluidos muchos que se oponen al boicot, se han declarado resultamente contra esta ley excepcionalmente autoritaria por diversos motivos, que van desde los que estn ms basados en principios a los que son directamente pragmticos.

Perspectiva palestina

En la mayor parte del debate falta la perspectiva palestina, que es sin duda la ms relevante, ya que esta ley se debe totalmente al espectacular crecimiento en los ltimos aos del movimiento global de boicot, desinversin y sanciones (BDS) contra Israel, que fse lanz en 2005dirigido por la mayor coalicin de la sociedad civil palestina: partidos, sindicatos, y ONG: el Comit Nacional de Boicot (BNC).

Mientras se expresaba alarma ante este ltimo intento represivo de Israel para aplastar la resistencia pacfica palestina y su apoyo entre israeles de conciencia, una declaracin del BNC transmiti confianza en que esta ley reforzar la magnitud de BDS an ms rpido entre comunidades liberales en todo el mundo. Hind Awwad, coordinador del BNC, reaccion: Esta nueva legislacin, que viola el derecho internacional, es una prueba del xito del rpido crecimiento del movimiento BDS global y de que las lites polticas israeles han comprendido que el Estado se est convirtiendo en un paria mundial como ocurri en su poca a Sudfrica.

Eilat Maoz, coordinadora de la Coalicin de Mujeres por la Paz, una conocida alianza feminista israel que apoya el BDS, fue citada por Maariv (en hebreo) cuando dijo: Un gobierno ilegtimo aprueba una ley ilegtima para proteger una ocupacin ilegtima, mientras se queja deque lo sealen como ilegtimo. Seguiremos boicoteando, protestando, manifestando y resistiendo a la ocupacin, y llamamos a todos los dems a que hagan lo mismo.

La dirigencia palestina de BDS apoy a sus socios israeles al decir: Somos solidarios con todos los ciudadanos y organizaciones israeles de principios, que son el objetivo primordial de esta ley y que podran ser multados e incluso encarcelados por ejercer su derecho fundamental a pronunciarse y a actuar de modo no violento para que su Estado cumplael derecho internacional.

Condena internacional

Amnista Internacional conden la nueva ley israel, y dijo que tendr un efecto escalofriante sobre la libertad de expresin. Miembros del parlamento europeo expresaron preocupaciones semejantes, mientras la propia UE, generalmente sumisa a los intereses israeles-estadounidenses, expres alarma ante las implicaciones de la ley en los derechos bsicos. Incluso un editorial del New York Times la critic por antidemocrtica. Todo esto agravar an ms la ya baja reputacin de Israel ante la opinin pblica internacional.

Es como si Israel hubiera apretado el botn de avance rpido en el proceso de cavar la tumba de sus propias polticas de ocupacin y apartheid.

Al aprobar esta ley excepcionalmente draconiana que asfixia flagrantemente la libre expresin, Israel parece dispuesto a sacrificar una de sus ltimas mscaras de democracia a fin de aplastar, con un puo de hierro, el movimiento BDS. Esto suministra an ms evidencia irrefutable del nivel de pnico que sufre el establishment israel ante la dramtica expansin del movimiento con su simple pero convincente consigna de Libertad, Justicia, Igualdad. Tambin prueba, una vez ms, la futilidad de todas las dems armas repulsivas del masivo arsenal israel de intimidacin, calumnias yamenazas en el combate contra BDS que, como un movimiento no violento y de consecuencia moral, ha llevado a Israel a un campo de batalla en el cual incluso sus amenazantes armas nucleares se consideran ineficaces.

Justificacin israel

El intento del establishment israel de justificar su represiva nueva ley bajo la rbrica de contrarrestar un movimiento decidido a deslegitimizarlo y a cuestionar su propia existencia no ha logrado convencer a una parte significativa de la opinin pblica mundial. La mayora de los observadores no pueden dejar de preguntar, por qu el boicot contra el apartheid en Sudfrica no se consider una amenaza a la existencia del Estado? Tambin, deslegitimiz a los blancos o termin con su existencia el fin de la segregacin en los Estados del sur de EE.UU.? En la realidad las nicas cosas deslegitimizadas por la justicia y la igualdad son la injusticia y la desigualdad.

De la misma manera, el BDS apunta a deslegitimizar la ocupacin y las polticas y estructuras coloniales de Israel. Parece que muchos en la sociedad civil internacional se orientan gradualmente en la direccin de apoyar el movimiento y acercar el momento sudafricano de Israel.

En cuanto a los que dicen que esta ley corromper la democracia de Israel, uno solo se puede preguntar si un Estado que tiene docenas de leyes que discriminan a sus ciudadanos no judos basndose nicamente en su identidad religiosa/tnica puede llamarse democrtico. Puede un Estado involucrado en la ocupacin, desplazamiento forzoso, asedio y negacin de los derechos bsicos de los refugiados considerarse democrtico? El destacado historiador israel Ilan Pappe califica a Israel de democracia de Herrenvolk, solo para los amos.

Finalmente, la afirmacin de Israel de que el BDS va de alguna manera contra los judos es mejor refutada por Avraham Burg, ex presidente de la Agencia Juda y durante muchos aos presidente de la Knset [parlamento] israel, donde esta reciente legislacin solo subraya el papel crucial que ha jugado slidamente en el mantenimiento de la opresin colonial israel.

Burg dice:

Israel barre toda la crtica en su contra, justificada e injustificada, bajo la misma alfombra antisemita. En realidad somos nosotros los que estamos mezclando repetidamente la crtica apropiada a Israel con el antisemitismo. La razn es el intento de evitar a cualquier precio que haya que enfrentar la situacin y tomar duras decisiones existenciales: la ocupacin, las injusticias, la discriminacin la persecucin de la minora no juda en nuestro medio No hay ningn otro pas en el mundo occidental del cual la comunidad internacional haya estado dispuesta a aceptar actos de violencia estatal durante cinco dcadas, fuera de Israel Y no queda en el mundo ningn otro colonialista aparte de la nica democracia en Medio Oriente. El mundo sigue aceptando todo esto, pero no por mucho tiempo, pronto se acabar.

Si los activistas palestinos aprendieron algo de la lucha sudafricana es que el momento ms oscuro es el que precede al alba. De una manera irnica, esta nueva ley israel puede ser un presagio de ese momento ms oscuro, sin mscaras o fingimiento, y luego veremos la luz de la libertad y la justicia.

Omar Barghouti es activista por los derechos humanos, miembro fundador del movimiento global de boicot contra Israel, dirigido por palestinos, y autor de Boycott, Divestment, Sanctions (BDS): The Global Struggle for Palestinian Rights.

Fuente: http://english.aljazeera.net/indepth/opinion/2011/08/20118173637829317.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter