Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-08-2011

En medio de la madriguera del Capital (eternamente) moribundo

Jon E. Illescas Martnez (Jon Juanma)
Rebelin


El protofascismo crece por doquier. El Capital tiene que garantizar su reproduccin ampliada y clama por la destruccin de annimas vidas, para ajustar la economa de Monopoly de todos los aos de alegre consumo a la economa real de siempre: la de de callos, polvo y lumbago. El centro de sistema se desplaza y los papeles del teatro capitalista se redistribuyen tiznando las pieles claras y destiendo, no sin sobresaltos, las oscuras. Mientras tanto, un Planeta cada vez ms enfermo (para nosotrxs) agoniza sin respetar aduanas ni certificados de residencia... Por su parte, la Izquierda Anticapitalista, a penas balbuceante, regocijante en su propia incapacidad estructural para romper esquemas, crnicamente impotente entre el largo trecho que separa sus palabras y sus actos, sectaria en su podredumbre creativa y esquelticamente magra en su capacidad de confiar en todxs aquellxs que llama compaerxs, da palos de ciego preocupada por salvar los pocos muebles que le quedan y no perderse el cigarrillo de despus de. Siempre despus, el sudor ajeno puede esperar. El humo cancergeno de la nicotina se sabe ortodoxo y elitista, de vanguardia de saln, entremezclado con polvo aejo de castigados manuales soviticos. En esos mismos momentos, una parte del pueblo honesto sale a la calle, se juega el propio pellejo, pero la Izquierda (o lo que queda de ella) no hizo los deberes y son muchos menos los que salen que los muchos que debieran ser por tanto. Tiempos malos para la lrica... Qu decir? Por supuesto, faltara ms: camaradas, las condiciones objetivas no estaban dadas debido a... compaeros, hemos negociado lo posible para frenar el avance de la derecha...ciudadanos, los recortes sern dolorosos pero la nacin nos pide sacrificios que...

Mientras tanto las mscaras de las democracias saltan a pedazos, con tal mpetu, que incluso algunos actores y actrices de prestigio, como jueces, cirujanos e ingenieros, se espantan al cerciorarse que el suelo que hasta ahora pisaban era de juguete y las paredes sobre las que se crean protegidos, slo decorados de cartn-piedra. Extrados del mundo del cine B.

A una parte importante de la poblacin mundial le esperan aos terrorficos. As de claro. Nada nuevo en la historia del capitalismo, llena de barro y sangre a raudales. La diferencia es que ahora lxs vctimas no sern ellxs, seremos nosotrxs. Ese nosotrxs que no pocos no fueron y ese ellxs que mayoritariamente tampoco.

Suena el despertador y a nadie le gusta la idea, lgicamente. Para algunos lleg la hora de intentar ser mujeres y hombres de dignidad. Pero no se preocupe que la Historia siempre guarda no pocas pginas en blanco para aquellxs que prefieren seguir siendo nixs, pasando el tiempo con juegos de infantes consentidos, apuntndose directamente a la sien con armas que no abarcan sus temblorosas manos, a punto de explotar... como lo harn sus cuerpos de retoos con nombre, pero sin conciencia, esparcidos por las antiguas calles abandonadas a la impotencia de los anhelos colectivos denigrados, humillados, marginados, descuartizados, barridos, olvidados.

-Sancho, por Dios, querido Sancho, escuche!, Que ya hace das no veo molinos de viento! Deje de jugar con el consolador a pilas pues ya la gran mayora advirti que con lo que usted andaba de menesteres no era ni bella ni doncella. -Entiendo querido Seor, pero con su permiso y su alta sapiencia le pido deje de tratarme como escudero, o de un certero golpe le aseguro le estropear su hidalgo bigote caballeresco. Pues si bien acierta al afirmar que lo que tengo entre las piernas no es la hermana bastarda y picaresca de su amada Dulcinea, no olvide por el sagrado amor al Altsimo que al menos tiene forma de mueca. Y al fin y al cabo recuerde que no moramos ms en la Castilla vieja sino en el bazar chino de la esquina y el shopping de las afueras.- Le dijo el borracho, obrero y desempleado, en la esquina del bar, al nuevo billete de 100 pesetas que el gobierno haba estrenado con el perfil del Quijote diseado por un tal Barcel. Papel homologado que en el suelo se hallaba ligeramente arrugado, esperando sediento el dulce beso de un sorprendentemente extenso charco de orina.

Y los molinos de viento segaron el aroma de ilusiones y los hombres y mujeres apenadxs, en lugar de plantar nuevas semillas de donde nacieran nuevas flores, prefirieron dejar de respirar, poco a poco, sin grandes sobresaltos. Al fin y al acabo, haber hecho lo contrario hubiera sido imposible, o por lo menos mucho ms difcil. Mejor era esperar con cierta, pero sobrellevable angustia, la obstruccin de todos los orificios corporales. O mejor an, para los que se la pudieran pagar, conseguir la suave y novedosa inyeccin letal anunciada en las noticias del Messenger. Aquella que todos los muertos consultados aseguraban, no slo no dola, sino que dejaba una bonita y reluciente sonrisa, a prueba de gusanos, y heces.

Another chance? 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3...

*Jon Juanma es el pseudnimo de Jon E. Illescas Martnez.

Artculo finalizado el 3 de agosto de 2011.

Correo: [email protected]

Blog: http://jonjuanma.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter