Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2005

Evo Morales, lder cocalero del Movimiento al Socialismo
"Todava la clase dominante no entiende esta situacin, por eso sigue la lucha"

Diego A. Mondaca
Rebelin


Despus de las tres semanas de tensin poltica y social a consecuencia de las tentativas de renuncia del presidente Carlos D. Mesa, Bolivia form parte de los titulares mundiales no como un pas bloqueado, sino fundamentalmente como un pas que experimenta una peligrosa fragmentacin social, alentada por los discursos separatistas cruceos basados en ideologas racistas. Hay evidentemente en este nuevo milenio mensajes fascistas y racistas contra las mayoras nacionales. No vienen necesariamente del Comit Cvico Cruceo ni tampoco vienen de todo el sector oligrquico, sino sobre todo de un grupo oligrquico. Esa mafia poltica lo nico que quiere es seguir viviendo del estado, como parsito del estado, como parsito del pueblo. Son banqueros que quiebran sus bancos pero jams quiebra su economa; son terratenientes que solamente quieren tierras, no para trabajar sino para negociar. Esa gente cuando se siente afectada en sus intereses pues automticamente se vuelca con mensajes racistas de divisin. Estas actitudes conservadoras son las que paralizan hoy las actitudes altruistas, aunque parezca lo contrario bajo todos los disfraces de la modernidad. Aparentemente las ideas estaban mucho ms claras hace veinte o treinta aos. "Qu dijeron en Santa Cruz: antes de que nos gobierne un indio, mejor nos dividiremos!. No es una cuestin netamente poltica, sino una cuestin de transformacin del pas. Son los del sector conservador que condena al movimiento campesino, opina Evo Morales.

Y es que tambin la globalizacin y el sistema econmico neoliberal nos entrega a un fascismo mucho ms elaborado, que conserva elementos de aqul de Hitler o Mussolini y lo supera en ambicin, destruccin de la naturaleza y opresin de los pueblos, dado su ilimitado carcter global y su correspondencia con el desarrollo tecnolgico de la poca en que vivimos. ste es o pudiera ser un fascismo corporativo y fanticamente ideolgico, que se gesta en una sociedad dizque democrtica, pero que se comporta an peor que la peor de las totalitarias conocidas; una nacin multi-tnica aunque con espacios para el racismo y la xenofobia. La lucha contra el neoliberalismo es luchar contra el bloqueo econmico. La lucha contra el sistema capitalista, es lucha para que Bolivia se desbloquee. La lucha por recuperar nuestros recursos naturales, es luchar contra el bloqueo a la esperanza y al desarrollo econmico de nuestros pueblos. Entonces, quien bloquea el desarrollo del pueblo es el modelo econmico, es el sistema capitalista, especialmente el saqueo permanente de nuestros recursos naturales, sean estos minerales, forestales o como el tema de los hidrocarburos, apunta Evo Molares.

AGENDA DE OCTUBRE Y ACERCAMIENTOS FALLIDOS

Despus de la insurreccin de Octubre de 2003, las dos fuerzas opositoras mas importantes el MAS de Evo Morales y el MIP de Felipe Quispe y en general todo el movimiento social, hacen a Mesa el portador y ejecutor de la llamada agenda de octubre: nueva Ley de hidrocarburos, referndum sobre el gas y la asamblea constituyente. Pero poco a poco los movimientos sociales empiezan a desconfiar del gobierno de Carlos Mesa, en principio por los hombres que haba reunido en su gabinete. Sin embargo el MAS, decidido a conquistar las clases medias se convierte en un sostn del gobierno de Carlos Mesa. La idea central que posibilitaba este apoyo tenia que ver con la intencin del MAS de mostrarse polticamente razonable y creando espacios moderados. Lamentablemente ese acercamiento al gobierno de Mesa se va desgastando hasta que llega el 6 de marzo pasado, cuando el Presidente culpa a Evo Morales y al MAS de incentivar una inestabilidad poltica presionando al Congreso para aprobar una Ley nacionalista: Lo que plantea la Ley del seor Evo Morales, es una Ley que la comunidad internacional no acepta, y que las empresas trasnacionales van a llevar al arbitraje, acusa Carlos D. Mesa. En ese momento se da el quiebre total de las relaciones entre el Gobierno y el MAS, y Evo Morales contesta a Mesa: Mesa se ha revelado como un defensor de los poderes que siempre han estado en contra de Bolivia, ahora que lo tenemos claro no hay posibilidades de ningn dilogo. No puede insultar al pueblo y luego pedir dialogo, eso se acab.

LA PIEDRA DE TOQUE

Es claro, la piedra de toque de sta crisis es la Ley de hidrocarburos. Desde el referndum de julio que defini los puntos centrales de esa ley, el presidente Mesa y sus ministros han estado en constante ambivalencia. El resultado: una lenta y trabajosa aprobacin de la Ley que, ahora en la Cmara de Senadores, analizan 18 puntos concretos de la Ley de Hidrocarburos aprobada anteriormente en la Cmara de Diputados. Entre los 18 puntos que el Gobierno observa se encuentra el captulo relativo a los pueblos indgenas y propone la necesidad de flexibilizar el veto indgena para cualquier proyecto hidrocarburfero. No quieren que los pueblos indgenas decidan sobre un recurso natural. Y nosotros tenemos derecho a decidir sobre esos temas porque son nuestros recursos y son nuestras tierras. Y esta propuesta es parte de un acuerdo internacional con la OIT, asegura Morales, aadiendo: todava la clase dominante no entiende esta situacin, por eso sigue la lucha.

El tema de Hidrocarburos sin duda se ha convertido en la bandera de los movimientos sociales, siendo que no es la nica meta de reivindicacin. Evo Morales nos explica que las demandas son muchas e importantes, pero no se pueden tomar todas al mismo tiempo. Son procesos pues. Yo no estoy de acuerdo por ejemplo, en hacer un chorizo con montn de reivindicaciones que finalmente no resuelven nada. Hay que agarrar un tema hasta ganarlo. Y esa es nuestra experiencia. Queremos ganar la guerra del agua: ganamos en Cochabamba; queremos ganar la guerra de la Coca y la ganamos. Ahora viene el tema de los hidrocarburos, y habr tambin el tema de la libre contratacin, el tema de tierras, de los TLCs. Es un proceso que hay que avanzar paso a paso. 

AMENAZAS CONTINUAS

Los movimientos sociales han encontrado una representacin importante a travs del MAS y del MIP en un ambiente que por tradicin siempre les ha sido negado: Diputados y Senadores. Al constituirse como la primera fuerza poltica de Bolivia, el MAS de Evo Morales se convierte, para los sectores conservadores y el gobierno norteamericano, como una seria amenaza a la estabilidad democrtica boliviana y de la regin. Es el movimiento campesino el que ms practica la democracia. Qu es la democracia?: donde las mayoras gobiernen y no las minoras. Aqu en Bolivia son un puado de familias que gobiernan, que ganan las elecciones en base a prebendas, con compra de conciencias. Y el MAS apuesta por la conciencia antes que las prebendas, es por eso que somos la primera fuerza poltica.. Y aade Morales: Pensar la otra forma de lucha, que nos vamos a armar para acabar con este modelo, sera antidemocrtico. Nosotros no tenemos miedo a este modelo a este sistema, para combatirlo y tumbarlo desde adentro. La prueba es que cuando avanzamos reaccionan, eso nos consolida.

Las advertencias de la Casa Blanca, principalmente contra Venezuela y Bolivia son persistentes. Acompaadas por acusaciones como las del alto funcionario del Comando de las Fuerzas Armadas para el Cono Sur de Estados Unidos, Jimmy Hill, cuando acus a Morales de recibir ayuda financiera de Venezuela. En tanto que el peridico colombiano Semana aseguro que Rodrigo Granda tena el telfono de Evo Morales en una agenda que le fue decomisada tras su secuestro en Venezuela. A esto debemos sumar el uso de la lucha contra el narcotrfico como excusa para la intervencin militar dentro de la regin, cargada de acusaciones como las lanzadas el 8 de mayo de 2003 contra el MAS asegurando que este partido forma parte de una mafia cocalera. "A eso se debe tambin la presencia de los mercenarios de Colombia en Bolivia. Ya el ao pasado los hermanos indgenas del oriente denunciaron la presencia de mercenarios o sicarios armados para defender las tierras de los terratenientes. Ya no solamente estn organizados armndose, sino que contratan mercenarios expertos para atentar contra la vida de los dirigentes campesinos, advierte Morales.

LOS TLCs y ALCA

Tenemos que entender que la ratificacin del TLC es cuestin de tiempo debido a la inconveniente decisin de los gobiernos de la regin por negociar bilateralmente los temas ms vitales y sensibles. Los movimientos sociales comprenden eso, y es por ellos que en Per, Ecuador y Colombia se estn tomando acciones para comprometer a la poblacin civil en el debate. Mira, tiene que haber comercio. Un comercio de pueblo a pueblo, un comercio justo. Donde las mayoras se beneficien y no las transnacionales; el TLC y ALCA son proyectos para radicalizar el neoliberalismo, el capitalismo y por tanto no es ninguna solucin para la humanidad ni para los movimientos sociales.

La visin optimista de la globalizacin de los mercados se encuentra cuestionada y el pensamiento nico controvertido a consecuencia del fracaso de las polticas neoliberales y de las reacciones de resistencia que se producen en diferentes pases del mundo y particularmente en Amrica Latina. Es evidente que hay que tener comercio entre nuestros pases, pero un comercio que no sea asfixiante, un comercio en el que las partes comprometidas puedan ser beneficiaras de forma recproca. Y a estas iniciativas sociales que pretenden un ambiente mas justo son vctimas de una ofensiva verbal peligrosa de parte de las grandes potencias, hostigando a los movimientos sociales, aplicando el poder con la intencin de silenciar y ocultar lo que ocurre, imponiendo el silencio de la desmemoria. El principio y la prctica de la convivencia y la igualdad parecen tan distantes como para ser utpicos hasta el ridculo. Los movimientos sociales pretenden contribuir a un debate urgente sobre la situacin boliviana. Porque, a pesar de la globalizacin cruel, otro mundo es posible".



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter