Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-08-2011

A propsito de una entrevista al presidente del Estado Plurinacional
El proyecto Tipnis segn Evo

Carlos Crespo Flores
Bolpress


Una entrevista concedida por el presidente Evo Morales a Claudia Benavente de La Razn (LR, 6/VIII/2011) permite visualizar varios olvidos e imprecisiones conceptuales que se estn repitiendo en el caso TIPNIS. Para animar el necesario debate pblico sealar algunos de estos.

 

1. El presidente ha lamentado que algunos hermanos conviertan en negocio su movilizacin y compara con los sindicatos cocaleros, de los cuales es su presidente por casi 20 aos: Ah, mi gran satisfaccin son las Seis Federaciones del Trpico cochabambino; nunca han dependido de las organizaciones no gubernamentales (ONG), de partidos, ni de empresarios. Nuestra lucha siempre fue autofinanciada. Dicen que la historia la escriben los vencedores, pero existe la memoria. A lo largo de la vida sindical del actual mandatario la relacin con las ONGs ha sido importante. En la dcada del 80 se estructur el Equipo Tcnico Campesino (ETC), conformado por un grupo de intelectuales y tcnicos que entonces trabajaban en ONGs del Departamento de Cochabamba, quienes hicieron una alianza para apoyar la lucha cocalera; entre ellas CIDRE, CINEP, CEDIB, CERES, que pusieron dinero y personal para, no solo apoyar la formulacin de un plan de desarrollo del trpico alternativo a la propuesta del gobierno de entonces y USAID, sino tambin asesorar polticamente en la coyuntura al lder mximo y su directiva. Estas ONGs estaban relacionadas con partidos polticos de entonces, como el MIR y el FRI.

 

2. El presidente en sus palabras: Yo he llegado a la conclusin de que cualquier proyecto de exploracin, construccin o electrificacin, tiene un efecto ecolgico. Las consultas son para ver cmo hacemos que el efecto no sea mayor; y luego: De manera general, seamos sinceros, en cualquier proyecto, lo que hay que evitar es que tenga mayores efectos.

 

Todo este tiempo, y sintetizada tambin en la entrevista, el presidente nos est diciendo que las mega obras son necesarias para el progreso del pas, y mecanismos como la consulta pblica buscan minimizar, reducir los impactos y otorgar compensaciones a los pueblos afectados. La autoridad mxima del pas repite a los organismos internacionales, las corporaciones y los pases industrializados que ven en nuestros territorios cotos de caza para satisfacer la insaciable demanda de la mquina engullidora que es el capitalismo global. Mientras, los indgenas del TIPNIS estn afirmando que la consulta pblica es una herramienta precautoria, que permite tomar decisiones estratgicas previas a la construccin de cualquiera de estos proyectos, incluyendo su suspensin si existen evidencias suficientes para ello, como en este caso.1

 

3. Para el presidente, los sindicatos han logrado parar los asentamientos: Valga la ocasin para aclarar: en 1988, ya un 7% y 8% del Parque tena asentamientos; el gobierno de Vctor Paz Estenssoro los sac a todos. Al gobierno de Jaime Paz Zamora se le plante que las federaciones controlramos que nadie ms entrara al Parque. Desde entonces, nadie ms se ha asentado. Pero, las evidencias son distintas a la apreciacin presidencial: solo el 2006 se registraron 1.451 hectreas de coca (ilegales) y que en esas zonas ya habitan unas 2.5000 familias (LR 8/VIII/2011). Un estudio del PIEB ha mostrado que entre 1976 al 2007 se perdieron aproximadamente 50.000 hectreas de bosque primario por la conversin en suelos agrcolas, particularmente en la parte sur, cerca de municipios cocaleros como Villa Tunari (Pgina 7, 30/VI/2011). Hoy, los asentamientos cocaleros se han ampliado, como ha denunciado el hoy expresidente de la subcentral TIPNIS, Adolfo Moye (LT, 14/VI/2011).

 

 

4. Antes de eso, en 1930, el gran gamonal del Estao Simn I. Patio ya haba proyectado un tren Cochabamba-Trinidad. La prueba es Puerto Patio; hasta ese punto pudieron avanzar los tcnicos de Patio, pero regresaron. Es un proyecto que ya tiene tiempo; data del auge del estaoAdems, las instituciones del departamento de Cochabamba sacaron el ao pasado una solicitada en el diario Los Tiempos diciendo que hemos esperado este camino desde el ao 1826. La idea de un camino que integre Cochabamba Trinidad es una idea civilizatoria antigua de las elites cochabambinas, Patio fue uno ms. Para todos ellos el tema era que hacer con los indgenas? Ha sido la pregunta y obstculo a este proyecto; hoy otra vez se plantea el dilema.

 

5. Las consultas se van a hacer, pero revisemos los acuerdos internacionales o la misma Constitucin; las consultas no son vinculantes. No nos engaemos, son para que haya menos contaminacin por un proyecto, pero no son para que las empresas que buscan petrleo, o el Estado, sean chantajeados o extorsionados. Y luego les ponen 15 20 millones y ya. Una de las crticas realizadas al sistema de evaluacin de impacto ambiental boliviano establecido por proceso neoliberal es que se ha convertido en un formalismo burocrtico antes que un instrumento de gestin ambiental, esto es de toma de decisiones previa a la implementacin de una obra. La licencia ambiental es un requisito formal, as como lo es pagar impuestos. Hoy, la consulta pblica tal como es interpretada por el gobierno, al no ser vinculante, esto es ser instrumento precautorio, se convierte en un formalismo ms para habilitar la construccin de la carretera. Ingenuamente se crey que el proceso de cambio iba a modificar esta situacin, pero es ms de lo mismo.

 

6. En qu parte del mundo nunca ha pasado una carretera por un parque nacional? Evidentemente, eso se tiene que hacer con normas. Otra imprecisin del presidente, los parques nacionales son reas protegidas donde en su zona ncleo estn prohibidas todo tipo de actividades econmicas, mucho menos construir carreteras como en el caso del TIPNIS. Por ello, es optimista considerar la propuesta de los liderazgos cocaleros, que en esos 60 kilmetros del TIPNIS, por medio de una ley, se prohba que haya nuevos asentamientos en la ruta. Gobiernos neoliberales no lo detuvieron y uno pro cocalero por que lo hara? As como la ley Marcelo Quiroga Santa Cruz solo ha servido para que la corrupcin se transforme, una ley de proteccin para el TIPNIS no detendr la incursin cocalera al territorio indgena.

 

7. Estoy sorprendido; queremos conversar, pero nos quieren chantajear. En su ltima marcha, la CIDOBdeca que si le dbamos la ABT (Autoridad de Fiscalizacin de Bosques y Tierras) dejaban de marchar. La ABT es la autoridad responsable de la madera. Nos plantearon que todos los parques y reservas pasen a manos de la CIDOB. El presidente se sorprende cuando en otros ministerios el cuoteo ha sido prctica comn: el ministerio del agua para El Alto, el ministerio de minera para las cooperativas mineras, desarrollo rural para los campesinos, el viceministerio de defensa social de los cocaleros Pero, ms all de ello, la sorpresa en realidad es porqu hasta el momento los indgenas no han chantajeado, demandando compensaciones a cambio de la carretera, para que les pongan 15 o 20 millones y ya, como en otros casos, particularmente hidrocarburos (el ltimo en el Itikaguasu guaran). Las comunidades del TIPNIS no quieren dinero, simplemente no desean una carretera que destruir irreversiblemente su hbitat.

 

8. Tambin, varias ONG sacaron un documento que dice: Amazona sin petrleo. Mi respuesta fue que entonces tambin podramos tapar los pozos del Chaco boliviano, y de qu va a vivir Bolivia?.

 

El presidente conoce el proyecto del parque nacional Yasuni en el Ecuador, donde las organizaciones indgenas y ecologistas han propuesto sellar los pozos petroleros encontrados en este parque nacional y territorio indgena, como aporte efectivo a la reduccin de gases de efecto invernadero, alternativo a enfoques mercantilistas de la naturaleza como los mercados de carbono, a cambio del cual se demanda a la comunidad internacional que pague a este pas el 50% de lo que iban a ganar explotando hidrocarburos, por el lapso de 13-15 aos (tiempo de duracin de los campos). Este tipo de medidas se esperaba del proceso de cambio en el tema ambiental y RRNN, por ejemplo, pero ni siquiera es considerado por el gobierno, e iluminados por el mantra del salto industrial, se limitan a repetir frmulas mercantilistas y estadocntricas de la naturaleza y sus servicios.

 

9. Y la sorpresa del presidente Morales continua: Digo yo, cmo mis hermanos pueden oponerse a que se explore en busca de ms petrleo, a que haya integracin con caminos o a que se construyan hidroelctricas? Otro olvido del presidente: en todos estos aos, primero como lder cocalero y luego presidente de la repblica, ha conocido internacionalmente las luchas indgenas en Amrica Latina y el mundo contra los efectos perversos de la explotacin de RRNN en estos territorios, hasta se ha solidarizado con ellos. El presidente se pregunta, igual que modernizadores a ultranza previos, por que los indgenas se niegan a ser modernos? Cornelius Castoriadis deca que los pases en vas de desarrollo estaban llenos de hombres que personalmente no se encontraban en vas de desarrollo (Castoriadis, 1984:7)2, es decir no eran modernos. La modernizacin que se oferta con la carretera simplemente destruir pueblos y sociedades, formas de vida; los indgenas han decidido no asumir los costos del progreso, por eso la batalla final por el TIPNIS.

 

10. Si yo fuera dirigente indgena de la zona, realmente aprovechara el camino para desarrollar el turismo ecolgico. Hablando en lenguaje del FODA, tan caro a los planificadores del gobierno, el presidente esta pidiendo que los indgenas vean la carretera como una oportunidad antes que una amenaza, la posibilidad de engancharse a la locomotora del progreso cuyo fogonero es el presidente Evo Morales. Por ello, estos, como los nios deben ser educados y guiados y sus jovencitas ser enamoradas para que acepten la carretera.

 

A fines de junio, los ecologistas lograron detener la construccin de una carretera que parta en dos el famoso parque nacional Serenguet, en Tanzania; podrn los indgenas del TIPNIS detener los bulldozers? Tienen todo en contra, estado, corporaciones, cooperacin internacional, organizaciones sociales funcionales al gobierno, cocaleros, pero no se confen

 

 

Cochabamba, agosto 2011

1 El principio precautorio afirma que mientras no se cuente con informacin suficiente sobre los impactos de una actividad humana sobre la naturaleza y mientras sus poblaciones no estn informadas adecuadamente y estn de acuerdo con los alcances de estos impactos, esta no se la debe realizar.

2 Castoriadis, Cornelius (1984) Reflexiones sobre el Desarrollo y la Racionalidad. Buenos Aires: Antropos.32 pp.

www.bolpress.com




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter