Portada :: Europa :: Arde Londres, arde Pars
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-08-2011

Rebelin en Inglaterra

Kate Hardy y Jernimo Montero
Pgina 12


Hace unos aos, un historiador le pregunt a un trabajador polaco cmo se vivi la transicin del socialismo al capitalismo en su pas. La respuesta dej al historiador con la boca abierta: Antes no haba nada. En los comercios no podas elegir qu comprar porque haba pocas cosas; hoy, en el capitalismo, hay de todo... pero no pods comprar nada. Peor an, la propaganda vuelve todo necesario, y si no lo comprs, tendrs que sentarte y admirar a los pocos que pueden comprar y tener una vida digna.

Es sta una de las principales fuentes de violencia en el capitalismo. Los actuales disturbios en Londres y otras grandes ciudades britnicas, que este martes entraron en su tercera noche consecutiva, pueden ser vistos como consecuencias lgicas que trae la violencia del capitalismo y las crecientes desigualdades en la sociedad britnica.

Disturbios de este tipo tuvieron lugar en los ochenta en reas similares a las que hoy amanecen en llamas. Aqullos tambin surgieron en un contexto de recortes, si bien los actuales son mucho ms severos. Los disturbios de esta semana son similares a los de treinta aos atrs, porque los llevan adelante jvenes marginales de reas pobres de Londres. Sin embargo, existen grandes diferencias. Las protestas de los ochenta en Brixton, St Pauls y Toxteth (barrios urbanos pobres) tuvieron como desencadenante el racismo policial contra jvenes negros y negras de las villas. Las actuales, en cambio, se parecen ms a lo que el diario The Independent ha llamado la protesta va de shopping, con saqueadores probndose cosas de su talle y buscando la marca que les gusta.

Con el gobierno de coalicin buscando desmantelar servicios y privatizar completamente el Estado de Bienestar, y con creciente pobreza y desempleo, estos hechos deberan llevar a la clase poltica britnica a pensar en una manera de contener rebeliones de este tipo a travs de polticas ms progresistas. Sin embargo, es ms probable que la extrema derecha capitalice los resultados, e incluso se ha visto a ciudadanos comunes reclamando que el ejrcito participe en la represin.

Si bien las protestas parecen ser apolticas, algunos han llamado a los saqueos redistribucin directa del beneficio, mientras que dos jvenes le dijeron a un reportero que les estamos demostrando a los ricos que nosotras tambin hacemos lo que queremos. No obstante, mucha gente no logra conectar las extremas privaciones con las frustraciones (y deseos) de estos jvenes.

Las lecciones de estas protestas van mucho ms all de los barrios de Londres. Las verdaderas fuentes del resentimiento actual, es decir la desigualdad y la cultura del consumismo que genera necesidades pero dificulta la manera de satisfacerlas, no estn siendo atacadas. La negacin a redistribuir la riqueza, el deseo de reprimir la protesta y la despolitizacin estn destinados a perder la batalla. Y cada vez el fuego es mayor que el anterior.

Kate Hardy es Doctora en Geografa Humana, Universidad de Leeds (Reino Unido).

Jernimo Montero es Doctor en Geografa Humana, Universidad Academia de Humanismo Cristiano (Chile).

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/174204-55138-2011-08-11.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter