Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2011

Programa, programa y programa

Manuel Marrero Morales
Rebelin


Estos das he recibido con gran ilusin la deseada noticia de que puede haber serias posibilidades de dar algunos pasos ms para avanzar en la unidad, electoral y por tanto programtica, de diversas fuerzas alternativas, que en Canarias, podran confluir de forma conjunta a las prximas elecciones "generalsimas" del 20- N .

De inmediato, me ha venido a la memora, la contundente repeticin del amigo Julio Anguita, programa, programa y programa , como respuesta a la famosa pinza que se le achacaba a la izquierda transformadora, que entonces representaba Izquierda Unida frente al PSOE de Felipe Gonzlez.

Efectivamente, programa, es decir, ideas crebles para plantear a una sociedad desencantada con la poltica al uso, con muchos de los polticos que, profesionalizados, han hecho del noble servicio pblico su modus vivendi.

Ideas, discutidas y acordadas desde un proceso de construccin colectiva, haciendo realidad la reclamacin de democracia parfticipativa, que el movimiento social asambleario, del que mucha gente formamos parte, viene reclamando desde las plazas y las manifestaciones que recorren nuestras calles.

Proceso que debe partir del convencimiento de que juntos sumamos no solo fuerzas sino tambin expectativas de que otra poltica es posible. Por tanto, proceso preado de generosidad por todas las partes para alcanzar los consensos necesarios, desde la decisin de primar lo mucho que nos une y dejar a un lado las pequeas diferencias. Y, como somos gentes de procesos y no de productos rgidos e inamovibles, debemos generar ideas sujetas a revisin y a modificaciones sobre la base dialctica de la transformacin social en beneficio de los intereses generales y no de espreos intereses particulares, que son los que imperan en muchas de las decisiones tomadas en los centros de poder.

Los lderes pasan, las ideas permanecen para hacernos avanzar hacia la utopa. La corresponsabilidad es una consecuencia de la implicacin de los participantes en la construccin de alternativas. Por tanto, el valor de lo colectivo es un elemento esencial en una democracia participativa, y el papel individual debe quedar sujeto al control democrtico del grupo.

Desde los movimientos alternativos, reivindicativos, autnomos y asamblearios tenemos que hacer entrar en valor todo lo de positivo que tenemos y ofrecerlo a la sociedad para invitar a la implicacin, la suma de ms ciudadanos y ciudadanas crticos en torno a ideas transformadoras; y a la par, ser capaces de reflexionar sobre los errores y, desde la autocrtica, corregirlos y hacer propuestas de mejora.

No es un objetivo prioritario del movimiento unitario el ejercicio del poder, sino el servir de contrapunto, de control y gestin democrticos, de construccin de alternativas, de aglutinacin social de ideas e intereses generales, que se debaten y se defienden de forma participactiva desde lo colectivo.

Por tanto, ante esta nueva posibilidad de seguir avanzando en la unidad de la izquierda ecosocialista y transformadora, slo caben grandes dosis de generosidad para ilusionar, participar, construir colectivamente, coordinar de forma colegiada, decidir asambleariamente y continuar avivando los procesos de participacin, autocrtica y corresponsabilidad.

Para decidir, tenemos que participar. Por tanto, manos a la obra.

Manuel Marrero Morales es miembro del Secretariado Nacional de Intersindical Canaria

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter