Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2011

Liliany Obando lleva 3 aos encerrada por un montaje judicial plagado de ilegalidades
De la Operacin Fnix a la "FARC-Poltica": Memorias breves de un injusto encierro

Liliany Obando
Traspasa los Muros



Todo preso poltico debe agradecer

a sus carceleros que le confirmen,

en los hechos y sobre su persona

la validez de sus convicciones,

la razn de sus pasos.

Nunca un hombre

est ms seguro de lo que hace,

que cuando un dolor prolongado

no logra quitarle el aliento

y derrotarlo

("Primavera con una esquina rota", Mario Benedetti).

Hoy se cumplen 36 meses desde cuando fui confinada en una prisin detenida preventivamente mientras se me someta a una investigacin judicial que an no termina.

Soy una mujer ms entre los ms de 7.500 [email protected] pol[email protected] [email protected] quienes padecemos y resistimos con dignidad la dureza de un sistema judicial, penitenciario y carcelario y de un Estado que nos niega y nos descalifica tildndonos de terroristas y que en prisin busca anularnos como personas y quebrarnos como luchadores sociales y polticos.

El preludio de esta pesadilla personal tuvo lugar la madrugada del 1 de marzo de 2008, cuando bajo las ordenes del entonces presidente Uribe; del Ministro de Defensa Juan Manuel Santos y del generalato de la Fuerzas Armadas de Colombia se ejecutaba la Operacin Fnix en territorio ecuatoriano.

La Operacin Fnix: Sin verdad no hay retorno de las cenizas

La Operacin Fnix en la que participaron conjuntamente fuerzas Especiales del Ejrcito, la Polica y la Fuerza Area Colombiana, con la posible coadyuvancia de un tercer pas2, Sera desde entonces motivo de una dura polmica. Por una parte, estn quienes desde el lado del Estado consideran esta operacin como una proeza de los Hroes de la patria que arrojo como resultado la eliminacin de un importante enemigo interno no importa los costos polticos, diplomticos y jurdicos para el pas; al fin y al cabo, -el fin justifica los medios-.

Por otra parte estn quienes creen que la operacin Fnix constituy un exceso guerrerista que devino en la flagrante violacin de una serie de principios de la legislacin nacional e internacional, entre ellos el de la integridad territorial y soberana de otro pas Ecuador-; el de la autodeterminacin de los pueblos; de tratados y convenios bilaterales y multilaterales en materia de cooperacin judicial y penal3. En lo nacional dicha accin que fue contraria a lo preceptuado en la Constitucin Poltica y en la legislacin penal. Pero tambin result contraria a las reglas de la guerra, si, porque hasta la guerra tiene lmites y existe un cdigo de honor del guerrero, segn el cual NO TODO VALE.

El objetivo militar de la Operacin Fnix

En materia militar, con la Operacin Fnix se buscaba dar de baja a quien era considerado como un Objetivo de alto valor. La inteligencia militar haba ubicado en la frontera colombo-ecuatoriana, ms exactamente en Angosturas, provincia de Sucumbos- Ecuador un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-FARC, en el que se encontrara dicho objetivo: el jefe insurgente e integrante del secretariado de las FARC, Ral Reyes.

La Operacin Fnix tuvo lugar entonces: Primero vino una fase de ablandamiento del terreno. No import que ese objetivo estuviera por fuera de la frontera colombiana ni que no mediara autorizacin del gobierno ecuatoriano en cabeza del presidente Rafael Correa ni de las autoridades judiciales de ese pas para realizar dicha incursin.

La Fuerza Area Colombiana bombarde, con todo su poder de fuego, el campamento ubicado en Ecuador, luego vino el desembarco areo de los miembros de las fuerzas Especiales de la Polica y el ejrcito colombianos para inspeccionar y copar el rea bombardeada, corroborar la baja de su objetivo de alto valor e incautar selectivamente, de nuevo, sin autorizacin de autoridad judicial competente de Ecuador ni de Colombia evidencia material, alterando la escena de los hechos.

En la Operacin Fnix murieron violentamente el jefe guerrillero de las FARC, Ral Reyes y al menos otras 24 personas entre civiles y combatientes rebeldes. Entre los civiles murieron 4 estudiantes mexicanos4 y un ciudadano ecuatoriano5. Entre los sobrevivientes conocidos se encontraron una estudiante mexicana y dos guerrilleras heridas6.

Dos de los cuerpos, los de inters para las fuerzas armadas colombianas, el de Ral Reyes y el de quien crean era el guerrillero Julin Conrado fueron sustrados ilegalmente del lugar y transportados a Colombia sin cumplir los protocolos establecidos para el levantamiento de los occisos. Sus imgenes-el trofeo de guerra- fueron presentadas de forma grotesca en los medios de comunicacin.

Aun hoy se desconoce la causa real de la muerte del jefe de las FARC, Ral Reyes. Su cuerpo nunca fue entregado a sus familiares. Hoy se encuentra entre los ms de 50.000 desaparecidos en Colombia.

El otro cuerpo, result ser el del ciudadano ecuatoriano Franklin Guillermo Aisalla Molina y no del guerrillero Julin Conrado, este una vez identificado fue repatriado a Ecuador. Hoy cursa ante la Comisin Interamericana de Derechos Humanos una demanda contra el Estado colombiano interpuesta por el gobierno ecuatoriano por el homicidio -ejecucin extrajudicial- de este ciudadano ecuatoriano7.

La denominada "FARC-Poltica"

El otro componente de la Operacin Fnix tomo forma en el plano poltico y jurdico. En el 2008 el escndalo de la PARAPOLITICA, que comprometa a un gran nmero de miembros de la clase poltica, en su mayora asociados al gobierno Uribe, estaba en un punto de clmax. Para tender una cortina de humo sobre este asunto, el gobierno fabrico lo que denominara como FARC-POLITICA, basada en la supuesta evidencia material (computadores, discos duros extrables y usbs) ilegalmente obtenida por miembros de las fuerzas armadas que intervinieron en la incursin en el campamento de Ral Reyes en Ecuador.

Dicha evidencia material fue recolectada de forma arbitraria e ilegal por personal militar, y de polica, quienes, contrario a lo que afirman algunos funcionarios del anterior y actual gobierno, no contaban con funciones de polica judicial. Esta fue sustrada de facto, en territorio de otro pas y sin la autorizacin expresa de autoridad judicial del Ecuador, afectando la escena de los hechos y violando los protocolos internacionales en materia de recoleccin de materiales probatorios en territorio extranjero.

Fue el entonces mayor de la polica Camilo Ernesto lvarez ochoa8, como comandante del Grupo Contra Objetivos de Alto Valor-comando de Operaciones especiales-COPES- uno de quienes recolectaron la evidencia material, la sustrajo ilegalmente y en calidad de primer respondiente de la cadena de custodia transport dicho material hacia territorio colombiano.

Ya en Colombia, en el municipio de Puerto Ass, Putumayo, el mismo 1 de marzo de 2008, el mayor lvarez hizo entrega del material probatorio al entonces capitn de la polica (DIJIN) Ronald Hayden Coy Ortiz, quien a partir de ese momento y hasta el 3 de marzo, fungira como el segundo respondiente de ese material informtico y su cadena de custodia.

El capitn Coy, sin ser perito informtico, del 1 al 3 de marzo de 2008, manipulo dicha evidencia fsica sin cumplir con los protocolos establecidos para el tratamiento de la misma. Sin que personal especializado en informtica hubiere creado la copia espejo, necesaria para el anlisis de la informacin, accedi directamente a los archivos, de los cuales posteriormente en declaracin juramentada dijo que no se trataban de correos electrnicos sino de archivos WORD (documento).9 adicionalmente abri, ley y copio en su computador personal dichos archivos. Y no conforme con ello, entrego copias de los mismos, por considerarlos de importancia para la Seguridad Nacional al Ministerio de Defensa Colombiano, todo esto sin que mediara orden de autoridad competente alguna.

El Ministerio de Defensa colombiano, a su vez filtr a los medios algunos de estos documentos, escogidos selectivamente, violando as la reserva sumarial de la supuesta prueba reina que usaran en la denominada FARC-POLITICA.

Solo hasta el 3 de marzo de 2008, el capitn Coy hizo entrega de la evidencia, en la ciudad de Bogot, al mayor Freddy Bautista Garca, de la polica Nacional, entonces al frente del Grupo de Delitos Informticos de la DIJIN. Fue el mayor Bautista quien despus de procesar con su equipo de peritos dicha evidencia fsica y crear por primera vez la copia espejo de la misma, sugiri que la INTERPOL10 certificara dicho procedimiento para validar esa prueba.

El inicio de una pesadilla que no termina

Todava con el furor de la Operacin Fnix que se rebelaba en sus rostros iluminados, en el mes de mayo de 2008, el entonces fiscal General de la Nacin Mario Iguarn, junto al Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, aparecieron ante los medios de comunicacin para anunciar pblicamente la apertura de una investigacin judicial contra [email protected] [email protected] [email protected] y [email protected] dentro de la llamada FARC-POLITICA, proceso construido sobre la base de la informacin supuestamente obtenida de los elementos informticos de Ral Reyes en la Operacin Fnix.

Para mi sorpresa, escuche en boca del fiscal Iguarn mi nombre, que apareca junto al de connotadas personalidades de la vida poltica, acadmica y periodstica; entre ellos se mencionaba a [email protected] [email protected] del Polo Democrtico Alternativo, Gloria Ins Ramrez y Wilson Borja; a la entonces senadora del Partido Liberal Piedad Crdoba; al ex ministro lvaro Leyva Duran; a los periodistas Carlos Lozano Guillen, William Parra y Lzaro Viveros; al acadmico estadounidense James Jones y al parlamentario venezolano Amlcar Figueroa. Con el tiempo esta lista se ira ampliando con nuevos nombres. El factor comn entre quienes fuimos incluidos en esta lnea es el compromiso asumido desde los diferentes espacios de trabajo de cada un@, alg[email protected] de [email protected] desde la oposicin poltica, con la defensa de los derechos humanos, la bsqueda de escenarios de paz y de acuerdo humanitarios.

Despus de esa alocucinvinieron momentos de zozobra para m y mi familia. Mi vida que hasta entonces transcurra entre mi trabajo profesional como sociloga; mi compromiso con la defensa de los derechos humanos, de las mujeres y laborales; mi militancia en la izquierda como opcin politica11;mi actividad acadmica en la maestra en Estudios Polticos en la Universidad Nacional de Colombia (estaba preparando min tesis de grado), y la crianza de mis [email protected](4 y 15 aos) como madre cabeza de familia, cambi radicalmente, aunque no en lo fundamental.

Ante el inminente proceso judicial me dispuse a buscar ayuda legal para asumir mi defensa.

El 8 de agosto de 2008, mientras lea noticias en internet hubo una que ocupo toda mi atencin, se trataba de la orden de captura en mi contra. Horas ms tarde era allanada mi residencia y yo era conducida a los calabozos de la DIJIN y de ah a la reclusin de Mujeres de Bogot, en donde permanezco aun, 36 meses despus, en calidad de SINDICADA a la espera de que se haga justicia en mi caso y en un claro abuso de la detencin preventiva.

En el operativo de allanamiento participaron fuerzas policiales (DIJIN) fuertemente armados, quienes lograron Intimidar a mi anciana madre y a mis pequeos hijos. En el lugar se incautaron documentos de tenencia legal, incluso algunos de mi madre e [email protected], que figuran entre las pruebas en mi contra.

Al frente del operativo de allanamiento y captura se encontraba el capitn de la DIJIN, Ronald Hayden Coy Ortiz, el mismo que particip en la Operacin Fnix. Este me deca con sorna entre muchas otras cosas que me hara famosa, nacional e internacionalmente-, mientras otro de los policas filmaba todo a m alrededor, incluso a mi familia y a m en todos los planos. Hubo un instante que me causo curiosidad, cuando el camargrafago de la polica fue despachado con tono de urgencia del lugar. A los pocos minutos an sin que el allanamiento hubiera terminado, eran transmitidas las imgenes del operativo en televisin, mientras los policas hacan una pausa para ver el espectculo meditico con el pecho henchido por el positivo.

Con mi detencin se iniciaba el proceso de la FARC-POLITCA. Un proceso poltico ms que jurdico, que hoy parece languidecer dada la arbitrariedad e ilegalidad sobre la que fue construido.

El 11 de agoto de 2008, estando an aislada en los calabozos de la DIJIN, fui conducida al Bunker de la Fiscala para rendir indagatoria ante la fiscal 19 anti-terrorismo, Nancy Esperanza Pardo Bonilla. Hasta entonces me enterara de las razones por las que me encontraba vinculada al proceso de las FARC-POLITICA y de los cargos que se me imputaban.

Antes de regresar al Bunker de la Fiscala [email protected] periodistas trataron de obtener de m alguna declaracin. Qued grabada en mi memoria la primera pregunta que me hacia una periodista Es cierto que usted era la amante de Ral Reyes? la mir y le respond Eso no es verdad y con este tipo de calumnias mal intencionadas vulneran mi dignidad como mujer y como ser humano. En realidad no s qu me ofenda ms, si el ser sometida pblicamente a una falsedad que dejaba una marca perenne sobre mi honra, o el saber que estaba siendo usada como carne de can por quienes desde la `inteligencia militar` slo queran desdibujar la imagen del jefe insurgente.

Ya en la indagatoria la Fiscal me imput los cargos de Rebelin y Administracin de Recursos con fines Terroristas, cargos soportados en la supuesta informacin obtenida en los dispositivos informticos del abatido jefe de las FARC, Ral Reyes. Cargos que no acept, sometindome conscientemente a un proceso de juicio para demostrar mi inocencia. La Fiscal decidi entonces dictar medida de aseguramiento en mi contra en establecimiento carcelario. Fue la primera vez que se me neg el beneficio de la detencin domiciliaria a pesar de haber demostrado plenamente mi condicin de madre cabeza de familia. Luego se me negara dicho beneficio en 9 ocasiones ms por considerrseme un peligro para la sociedad, cosa que no ocurre con [email protected] delincuentes de cuello blanco, a quienes se les otorga sin ninguna traba este beneficio.

El 14 de agostos de 2008 fui entonces remitida a la reclusin de mujeres de Bogot Buen Pastor al pabelln 6, que es el pabelln en el que se encuentran, por calificacin de internas la mayor parte de las mujeres presas polticas de la reclusin. Me convert entonces en la primera colombiana y la nica mujer privada de su libertad por la denominada FARC-POLTICA.

De otras ilegalidades procesales

Desde el mismo momento en que fui vinculada con pruebas ilegales al proceso judicial de la FARC-POTICA se me someti a una exposicin meditica en donde se me atribuyeron desde tener lazos afectivos con el abatido jefe de las FARC, Ral Reyes, hasta de una serie de responsabilidades que nunca he tenido. Dicha situacin no slo afect mi honra y mi buen nombre sino que adems ha desencadenado un sinnmero de tratos degradantes, ofensas e incluso amenazas de muerte en mi contra con los consecuentes problemas de seguridad para m y mi familia.

En la reclusin [email protected] [email protected] pol[email protected] debemos cargar con el estigma del `delito` que se nos endilga: REBELIN y se nos hace un `perfil` de alta peligrosidad, pues seguimos siendo [email protected] el `enemigo interno`, slo que tras las rejas. Estas circunstancias ms mi continuado compromiso con la defensa de los derechos humanos, ahora de mis compa[email protected] en prisin, me ha valido el sealamiento y la continuada persecucin de parte del INPEC12.

Como resultado de dicho sealamiento, el pasado primero de junio de 2011 fui trasladada dentro de la misma reclusin del pabelln 6 al pabelln 7, donde me encuentro aislada del resto de mis compaeras prisioneras polticas y sometida a mayores medidas de seguridad.

Adems de haber sido vinculada a un proceso judicial con fundamento en pruebas ilegales, con la consecuente detencin arbitraria, el proceso en mi contra ha estado flagrado de irregularidades desde la etapa de instruccin hasta ahora:

- Fui imputada adems del delito de rebelin, que es un delito poltico y de la competencia de la justicia ordinaria, con el delito de administracin de recursos con fines terroristas, que es un delito no poltico y del resorte de la justicia especializada.

Ha sido una estrategia de [email protected] fiscales imputar a l@ opositores pol[email protected] delitos asociados al terrorismo, conjuntamente al delito de rebelin, esto con el fin de agravar la situacin jurdica con largas condenas , aumentar los tiempos requeridos para el desarrollo de los procesos y entrabar el accesos a beneficios jurdicos para imputados y condenados.

Por cuenta de esta estrategia me ha sido negada repetidamente la detencin domiciliaria, se me someti a detencin preventiva que es una medida extraordinaria-y se ha prolongado en el tiempo el desarrollo del proceso.

- Despus de que la fiscal 19 profiri la resolucin de acusacin en mi contra y quedo en firme, el 08 de abril de 2009 se inici la audiencia pblica y la audiencia preparatoria antes del juicio bajo la competencia del Juzgado Noveno Penal del Circuito Especializado de Bogot. Durante la audiencia preparatoria solicitamos con mi defensa el acceso a la totalidad de la prueba reina, es decir, de los archivos obtenidos en la Operacin Fnix, pero esta peticin nos fue negada. Tanto Juez como fiscal slo nos permitieron conocer resmenes de los archivos que se consideraban estaban directamente relacionadas conmigo. De esta forma se rompi la unidad procesal de [email protected] lo [email protected] al proceso de la FARC-POLTICA, para quienes la prueba reina son precisamente esos archivos obtenidos en la Operacin Fnix.

As, se nos impidi a [email protected] [email protected] de dicho proceso la posibilidad de asumir colectivamente la defensa. A cada uno de [email protected] se nos individualizo la investigacin y se nos permiti conocer slo fracciones de la prueba reina. De esta forma se afect seriamente la salvaguardia al debido proceso y a un juicio justo.

- Por estar sometida a la justicia especializada, los tiempos del proceso en la fase de audiencia pblica han sido largos y con interrupciones, a tal punto y cumplidos 24 meses desde el inicio de la audiencia publica y 32 meses de mi detencin preventiva, no se ha terminado esta etapa teniendo derecho a mi libertad por vencimiento de trminos.

El 11 de abril de 2011 solicitamos dicha libertad, pero el 13 de abril la Juez Novena Penal del Circuito Especializado la neg excusndose en que la audiencia pblica no se ha podido terminar por causas justas y razonables, debido a que la defensa haba solicitado la prctica de pruebas en el exterior y que por lo tanto se me estara garantizando el debido proceso.

Ante tal absurdo jurdico, a travs de la defensa interpusimos recursos de apelacin y Habeas Corpus13 para pedir la libertad por vencimiento de trminos, pero tanto el Tribunal Superior de Bogot, que tuvo conocimiento de la apelacin, como el juez de Habeas Corpus se negaron tambin a otorgarme la libertad inmediata.

- En mayo 18 de 2011, la Corte Suprema de Justicia, Sala Penal, profiri auto inhibitorio14 en el caso del ex congresista vinculado al proceso de la llamada FARC-POLITICA. Con este auto la Corte sentenci que las evidencias fsicas obtenidas en la Operacin Fnix y que han sido usadas como prueba en el caso del ex congresista Wilson Borja es decir la FARC-POLITICA son ilegales y que en derecho no pueden ser usadas ni en el caso de Borja ni en ningn otro proceso pues no tienen ninguna validez jurdica.

El 1 de agosto de 2011, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, de forma unnime ratifico la sentencia proferida el 18 de mayo de 2011 en la que se declara ilegal la evidencia material obtenida en la Operacin Fnix y la imposibilidad de que esta sea usada en cualquier proceso judicial como prueba.

Basados en ese fallo recuper la libertad el profesor Miguel ngel Beltrn en junio 3 de 2011. El profesor Beltrn tambin haba sido vinculado por el proceso de la FARC-POLITICA y permaneci 2 aos privado injustamente de la libertad. Tambin se fren la extradicin hacia Colombia del dirigente comunista Manuel Olate y se pudo esclarecer su situacin jurdica en su pas.

- Por su parte, mi defensor basado en el fallo de la Corte Suprema de Justicia solicit en el mes de julio de 2011 el Control de Legalidad ante la jueza 9 Penal del Circuito Especializado, Danae Hinestroza Rengifo y la solicitud de mi libertad por haber sido detenida arbitrariamente con fundamento en pruebas ilegales. La jueza de conocimiento una vez ms rechaz la solicitud de la defensa.

- El 01 de agosto de 2011 recurrimos a la accin de Habeas Corpus al considerar que no slo fui privada de mi libertad arbitraria e ilegalmente sino porque existe una prolongacin ilegal de dicha detencin. Soportamos nuestra solicitud en la providencia de la Corte Suprema de Justicia, Sala Penal, de mayo 18 de 2011 y su ratificacin del 1 de agosto de 2011 en la que se declara nula por carecer de validez jurdica la prueba obtenida ilegalmente en la Operacin Fnix que ha sido usada en mi contra.

Inexplicablemente el juez de Habeas Corpus, el juez 30 Laboral del Circuito de Bogot, Alfonso Mario Araujo Monroi quien niega por improcedente nuestra peticin fundado en espurios argumentos jurdicos.

Es evidente que durante estos 36 meses mi detencin preventiva en establecimiento carcelario ha vulnerado innumerables derechos: a la presuncin de inocencia, al debido proceso, a la legtima defensa, a las garantas procesales, y a mi libertad causndome daos irreparables en lo material y en lo moral. Por tal motivo a travs de mi defensa hemos solicitado Medidas Cautelares de proteccin a la Comisin Interamericana de Derechos Humanos.

Lo cierto es que a tres aos de la cuestionada Operacin Fnix, el monstruo de la FARC-POLITICA languidece. Por fortuna ya muchas de las personas injustamente vinculadas a este proceso han sido inhibidas o absueltas. An continuamos privados de nuestra libertad Joaqun Becerra y yo.

Entre tanto mis das siguen transcurriendo en una celda de alta seguridad aislada del resto de mis compaeras prisioneras polticas pero con la dignidad, la moral y la frente en alto.

Seguiremos luchando por la libertad de [email protected] [email protected] [email protected] pol[email protected] [email protected]

Algn da ser posible y podr de nuevo en libertad continuar trabajando por una patria verdadera, democrtica, con inclusin poltica, con justicia social y paz.

Estos 36 meses de injusto encarcelamiento han sido menos tortuosos gracias a la invaluable solidaridad y a las expresiones de cario de muchos y muchas compaeros y de muchas otras personas, que aun sin conocerlos se han sensibilizado con mi caso y el de los ms de 7500 [email protected] pol[email protected] [email protected]

A [email protected] [email protected], a las organizaciones sindicales, de derechos humanos, activistas por la paz y la justicia social, a los medios de comunicacin alternativos, a los partidos polticos de oposicin a los abogados demcratas, y a [email protected] parlamentarios que han confluido desde distintas latitudes del globo, en la campaa por la libertad de [email protected] y [email protected] pol[email protected] [email protected], mi gratitud y afecto.

Quiero agradecer especialmente a [email protected] compaeros de la Red Internacional de Solidaridad Con los [email protected] [email protected] [email protected](INSPP, sigla en ingles); de la Campaa de Solidaridad por los [email protected] Pol[email protected] en Canad, de Justicia por Colombia en el Reino Unido; de los circulos de Solidaridad por Colombia y de Paz y Justica por Colombia en Australia; de la Alianza por La Justicia Global en Estados Unidos; de la Campaa de Solidaridad por [email protected] [email protected] pol[email protected] [email protected] Creando Puentes Solidarios, en Cuba; de la Agencia Bolivariana de Asuntos Humanitarios Patria es Solidaridad, en Venezuela; de la Campaa por la Libertad de los [email protected] pol[email protected] [email protected] en Francia, de la campaa por la Libertad de los [email protected] pol[email protected] Traspasa los Muros, de la Fundacin Lazos de Dignidad, de la Brigada Jurdica Eduardo Umaa Mendoza, del Comit Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia.

A las y los abogados que han contribuido con mi defensa Eduardo Matyas Camargo, Gustavo Gallardo, Santiago Ortiz y July Henriquez.

A mi amigo y compaero Ral Arango, siempre solidario con las prisioneras polticas del Buen Pastor, a Niki, donde quiera que este.

A mi compaero y amigo Nstor Montilla, que siempre me acompa mientras estuvo vivo y aun me acompaa.

A mi pequea pero incondicional y amorosa familia.

A todas y todos muchas gracias y un abrazo fraterno.

LILIANY OBANDO

PRISIONERA POLITICA, SOBREVIVIENTE DEL GENOCIDIO CONTRA LA UNIN PATRIOTICA.

RECLUSIN DE MUJERES DE BOGOTA BUEN PASTOR. AGOSTO 8 DE 2011.

NOTAS:

1. Prisionera poltica sobreviviente del genocidio contra la unin patritica. Sociloga, defensora de derechos humanos, de las mujeres y laboral.

2. El gobierno de Ecuador sostiene que de acuerdo a los restos de las bombas encontradas en el campamento estas requieren para ser lanzadas una tecnologa avanzada que segn ellos no disponen la Fuerza Area de Colombia. Informe de la comisin de la OEA que visito Ecuador y Colombia. Vigsima quinta reunin de consulta de ministros de relaciones exteriores, 17 de marzo de 2008, Washington pg. 7

3. Colombia es Estado parte de la Organizacin de Estados Americanos OEA, como tal aprob la Convencin Interamericana sobre asistencia mutua en materia penal, suscrita en Nassau, Bahamas el 23 de mayo de 1992 y el protocolo facultativo relativo a la convencin interamericana sobre asistencia mutua en materia penal adoptado en Managua,Nicaragua el 11 de junio de 1998. la Ley 636 de 2001. Colombia tambin aprob el convenio de cooperacin judicial y de asistencia mutua en materia penal entre la repblica de Colombia y la repblica de Ecuador, suscrito en Santa Fe de Bogot, D.C, el 18 de diciembre de 1996. Ley 519 de 1999.

4. Vernica Natalia Vzquez Ramrez, Fernando Franco Delgado, Soren Ulises Avils, Juan Gonzales del Castillo, estudiantes de la universidad autnoma de Mxico UNAM.

5. Franklin Guillermo Aisalla Molina.

6. Martha Prez y Diana Gonzales, guerrilleras de las FARC y Lucia Morett lvarez, encontradas por militares ecuatorianos.

7. El Estado ecuatoriano acuso al Estado colombiano por el homicidio Ejecucin extrajudicial de Franklin Aisalla ante la Comisin Interamericana de Derechos Humanos. Segn el estado ecuatoriano Aisalla fue asesinado a golpes de fusil que le destrozaron el crneo.

8. Hoy cursa una investigacin en Ecuador contra altos mandos de las Fuerzas Armadas colombianas quienes participaron en la Operacin Fnix, entre ellos el entonces mayor de la polica Camilo Ernesto Alvares Ochoa, comandante del Grupo de Objetivos de Alto Valor el Comando de Operaciones Especiales COPES-

9. El entonces capitn de la DIJIN- Polica Nacional, Ronald Hayden Coy Ortiz quien fue custodio de las evidencias fsicas obtenidas en la Operacin Fnix declar bajo juramento que dichos archivos no eran correos electrnicos sino documentos Word

10. De acuerdo al informe de la INTERPOL sobre la validez de los procedimientos usados en el tratamiento de los dispositivos obtenidos en la Operacin Fnix del 1 al 3 de marzo de 2008 se manipularon unos 48.000 archivos sin el lleno de los protocolos establecidos para tal fin.

11. Un Estado que como el colombiano se autoproclama democrtico y de Estado Social de Derecho debe garantizar la inclusin y participacin de la oposicin poltica.

12. Instituto Penitenciario y carcelario.

13. Derecho fundamental y accin constitucional, artculo 30 de la Constitucin Nacional.

14. De acuerdo al artculo 327 del cdigo de procedimiento penal ley 600 de 2000 se torna imperativo emitir decisin inhibitoria, cuando el comportamiento no ha existido, es atpico, est acreditada un causal eximente de responsabilidad, o no es viable legalmente la accin penal pagina 3. Corte Suprema de Justicia, Sala de Casacin Penal, Bogot, D.C. mayo 18 de 2011


Fuente: http://www.traspasalosmuros.net/node/491



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter