Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2011

Las preguntas de un creyente que reivindica el estado laico

Luis ngel Aguilar Montero
Rebelin


*Por qu los obispos pueden manifestarse contra las leyes de un gobierno democrtico, y la ciudadana no puede hacerlo para pedir que su Estado, constitucionalmente aconfesional, no financie fastos religiosos?

*Por qu se vende como manifestacin antipapa, lo que solo es una muestra ciudadana de denuncia contra la irreal confesionalidad del Estado y para no se pague esta farsa con dinero pblico?

*Por qu se niega una manifestacin pacfica, si su recorrido casi no obstaculiza la ciudad y no interfiere para nada con ningn acto programado para la JMJ, la cual s que supondr el cierre del centro de Madrid durante toda una semana?

*Por qu el gobierno declara esta Jornada acontecimiento de excepcional inters pblico y facilita as las descomunales desgravaciones a la mayora de las empresas del IBEX, esas que tienen sus cuentas en los parasos fiscales y a las que se les facilita un blanqueo rentable?

*Por qu tantos regalos, facilidades, y bonos-descuentos a los peregrinos, que suelen tener con qu hacer turismo religioso, y tantas penalidades, leyes injustas, desamparo y subidas de IVAs y transportes para los que menos tienen ac como los parados, inmigrantes o estudiantes?

*Por qu con la que est cayendo en Somalia, no viaja el Papa all y, con su visita a los mas pobres, cuestiona la locura de un capitalismo perverso, generador de esta crisis sistmica y cuyos mercados son los que le co-financian este viaje en loor de multitudes?

Y SI, DE MIS IMPUESTOS, AL PAPA CERO

Pues s se[email protected], yo tambin suscribo este lema, como miles de creyentes de los que pertenecemos a las distintas Iglesias de Base de este pas (y de Europa), a cientos de pequeas Comunidades Cristianas y a ese gran movimiento que es Redes Cristianas en Espaa.

A nosotras y a nosotros, creyentes en Jess de Nazaret, nos duele, nos interpela, nos avergenza, y nos humilla ante los nuestros, toda esta farsa.

Tambin con todos ellos rechazo ese recorrido alternativo exiliado a Lavapis con el que pretenden cambiar, desde la Delegacin del Gobierno, la manifestacin prevista para el prximo martes da 17. Porque desde Tirso de Molina a Sol, en un agosto madrileo, un acto pacfico, ldico, cvico y democrtico como el previsto, ni causa grandes problemas a la poblacin, ni interfiere en absoluto con ningn acto oficial, ni oficioso de la JMJ, la cual s que perjudicar a miles de madrileos durante toda una semana.

Porque no es de recibo que se despoje a la ciudadana de sus derechos (como lo es el de la manifestacin pacfica), y que por contra se concedan toda suerte de prerrogativas a una cuestionada Jornada Mundial de la Juventud, para la que no se ahorrar medio alguno ya sea en subvenciones, cesiones, bonos transporte, locales, edificios, infraestructuras y gastos en general.

En definitiva, uno que ya suscribi el documento As no queremos que vengas y que ya expuso sus razones ms personales desde el punto de vista cristiano para explicarlo, hoy nuevamente, en esta privilegiada tercera venida a Espaa, no puede por menos que rechazar una visita desde un punto de vista ms laico, por al menos tres razones:

  1. Porque el Papa viene como monarca absoluto de un Estado que ni ha suscrito la Declaracin Universal de los DDHH, ni respeta los derechos mas elementales al interior de su iglesia (papel de la mujer, celibato opcional, respeto a telogos, democracia, horizontalidad, etc.),

  2. Porque para montar este tinglado, se ha dejado mal aconsejar por un megalmano arzobispo, el Sr Rouco Varela, que le ha hecho asociarse y dejarse amparar por la gran banca, las multinacionales y los ms poderosos de la tierra, que son precisamente, quienes han generado la crisis que est haciendo sufrir a tanta gente, quienes estn esquilmando los recursos naturales del Tercer Mundo y quienes estn arruinando el Planeta, y

  3. Porque estoy seguro que Benedicto XVI no viene a renunciar a los privilegios que tiene su Iglesia en este pas, sino antes al contrario, a afianzar ms su posicin de poder e ingerencia en una sociedad que ya hace tiempo dejo de ser nacional-catlica, y que esta trasnochada Jerarqua no quiere reconocer.

Luis ngel Aguilar Montero es miembro de las Comunidades Cristianas Populares de Espaa (CCP) y del colectivo europeo de Comunidades Cristianas de Base (CCB)

Blog del autor: http://luisangelaguilar.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter