Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-08-2011

La revolucin BlackBerry

Mariano Blejman
Pgina 12


Mientras arda Londres, la importancia de BlackBerry para organizar los destrozos iba en aumento. Los jvenes usaron el sistema de mensaje de BlackBerry para coordinar esfuerzos, un sistema encriptado que hizo difcil la tarea de seguir las conversaciones por parte de los servicios de inteligencia. Sin embargo, la aparicin de este telfono inteligente como un nuevo actor poltico durante las revueltas de los jvenes enfurecidos da lugar a una serie de observaciones sobre los motivos tecnolgicos que lo llevaron a cumplir este rol. Esta vez, fue el sistema de mensajes de BlackBerry y no Twitter la manera en que se organizaron los saqueos, con llamados a la gente para encontrarse en determinados puntos de las ciudades a determinadas horas del da o la noche. Es que a veces la tecnologa se reinterpreta sin pedir permiso.

Veamos cmo sucedi: BlackBerry es la marca de un telfono celular inteligente creado por una empresa canadiense llamada RIM (Research In Motion). Desde el comienzo, BlackBerry apost fuertemente al sector corporativo y ofreci dos servicios que lo hicieron marcar una gran diferencia: las comunicaciones generadas desde y hacia BlackBerry viajan encriptadas, es decir, es prcticamente imposible saber de qu se est conversando en ellas desde afuera. El segundo aspecto es que como se trata de una red propia montada sobre Internet, BlackBerry puede comprimir esa informacin. Ese es el motivo por el cual en Argentina aquellos que usan BlackBerry son los nicos que pueden gozar en este momento de una tarifa plana: este telfono asegura que el flujo de datos ser mucho menor que el de por ejemplo un iPhone o un Android. La expansin del uso de telfonos inteligentes BlackBerry entre los jvenes ingleses tiene que ver con una fuerte poltica de bajos precios en ese pas y con la posibilidad de quienes usan estos telfonos para comunicarse ilimitadamente entre sus amigos. Esto es, bsicamente, lo que hacen los jvenes con sus telfonos: chatear, comunicarse, saber quin va con quin a qu lado, etctera. Segn un estudio de la semana pasada publicado por la consultora ofCom, mientras que el iPhone es en Inglaterra ms popular entre los 25 y 34 aos, BlackBerry es el elegido por el 37 por ciento de los jvenes de 12 a 24 aos, precisamente por el servicio de mensajes gratuito que ofrece.

Es decir: la estructura de comunicacin juvenil en Inglaterra sucede principalmente a travs del servicio de mensajes de BlackBerry y luego en un segundo nivel a travs de Twitter o Facebook. Pero mientras Twitter es abierta, sus comunicaciones pueden seguirse libremente y sus emisores pueden rastrearse con bastante facilidad, el sistema de mensajes de BlackBerry viaja encriptado: fue pensado inicialmente para que el sector corporativo pudiese sentirse seguro a la hora de negociar a travs de su telfono. Hace ya un tiempo, el gobierno de los Emiratos Arabes decidi suspender momentneamente el servicio de BlackBerry en un ambiente altamente corporativo, debido a que no poda monitorear sus comunicaciones. El lobby internacional y la disposicin de RIM a colaborar con las autoridades hizo que la medida se levantara.

Antes de seguir, digamos que el problema fundamental que azot a Inglaterra era la masa enardecida de jvenes marginales y postergados, que poco tiene que ver con los telfonos inteligentes. La mayora de las acciones fueron originadas inicialmente entre grupos de conocidos, algunas pandillas, y los estmulos a aparecer en lugares puntuales llegaron recin despus a travs de BlackBerry con un formato parecido a una noticia. Algo como parece que se estn juntando en tal lugar, informacin que recin despus lleg a Twitter y que estimul a que otros aparecieran.

En principio, el problema fundamental que encontr la polica ligado a BlackBerry era que su encriptacin no permita seguir las comunicaciones en tiempo real. Y era ms difcil saber quin las estaba emitiendo. As, BlackBerry se encuentra en una disyuntiva tica interesante que podra definir su imagen a futuro: declamar la imposibilidad de romper su sistema y defender as la privacidad de sus usuarios o colaborar con la polica londinense en identificarlos. Primero, intentaron cerrar el servicio de mensajes afectando a otros miles de usuarios, y luego declararon que iban a colaborar en la identificacin de todos aquellos usuarios que haban estado en los lugares de los disturbios. A los hackers de TriCk-TeaMpOisoN no les gust la idea y lo hicieron saber hackeando el blog oficial de BlackBerry. Ustedes no deben colaborar con la polica. Si lo hacen, mucha gente inocente que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado ser considerada culpable. Si piensan darle informacin de los chats, nombres de los usuarios o localizacin de GPS, van a arrepentirse: tenemos su base de usuarios. Nosotros condenamos los actos de vandalismo, pero las personas inocentes deben ser defendidas, declararon.

Sin embargo, el principal problema de seguridad de BlackBerry no est en la vocacin de servicios de sus dueos (que declararon colaborar con cualquier organismo de control del pas que lo necesite), sino en el sistema en s mismo. Segn un experto de seguridad consultado por este cronista, que tiene como trabajo hackear sistemas informticos, la mayor falla de seguridad de BlackBerry est en que el sistema de encriptacin es un software propietario, y no se puede saber exactamente lo que ese software est haciendo. El sitio Zdnet public ayer un artculo donde se informa un agujero de seguridad de los servidores de BlackBerry: stos se pueden hackear simplemente enviando un archivo con formato fotogrfico o un pdf a travs de su red. Aunque esa es una informacin demasiado nueva como para que la polica britnica la ponga en prctica, lo interesante del caso BlackBerry en Londres es la reutilizacin cultural de un soporte distribuido y encriptado pensado inicialmente para hacer negocios. Al fin y al cabo, tambin de eso se trataron estas revueltas inglesas.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-174294-2011-08-12.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter