Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2011

Una acumulacin de dolor
Pakistn a los 64

Tariq Ali
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


La descompuesta situacin de Pakistn, incapaz de llegar al colapso total o de generar un rgimen que pudiera hacer avanzar al pas unos cuantos pasos, ha sido causa de depresin durante ms de una dcada. Las elites privilegiadas militar y civil- viven felizmente en su burbuja ejerciendo el poder militar, poltico, administrativo y judicial sobre todo el territorio.

Esto es, desde luego, lo que ocurre en la mayora de los pases, pero en Pakistn el contraste entre gobernantes y gobernados es tan descarnado que no hay nada que proteja a la dbil mayora de la rica y poderosa minora. Las redes de parentesco, al igual que la proteccin ofrecida por los gngsteres, algo pueden hacer pero pensar que esto puede sustituir al estado para poder satisfacer las necesidades de la vida agua, electricidad, harina subvencionada, sanidad, educacin- es una forma de utopa reaccionaria. El progreso, para que sea importante, tiene que ir en inters del colectivo como un todo. Jams ha sucedido esto en Pakistn.

El fallo no est ni en las estrellas ni en el pueblo, cuya tolerancia y paciencia han sido ejemplares. Lo han intentado todo en trminos de partidos polticos y regmenes militares y no han conseguido nunca nada. A pesar de este hecho, no tienen precisamente prisa por unirse a los gadarenos ni siquiera a los partidos islamistas moderados, menos an a los grupos armados yihadistas. Hasta ahora, una gran mayora de pakistanes se han resistido a esa posibilidad, a pesar de los incentivos que se les ofrecen en el otro mundo. A diferencia de las imgenes que ofrecen los medios globales, los pakistanes de a pie no sienten ninguna atraccin por el extremismo religioso.

La demografa se ignora siempre: el 60% de la poblacin del pas es menor de 25 aos. Viven de su ingenio y de trabajos a tiempo parcial. El desempleo es inmenso. La mayora de ellos quiere educarse, un puesto de trabajo y que se acabe la corrupcin poltica. Se cumplirn alguna vez esos deseos?

Tres constantes se han dado en la vida poltica de Pakistn: Estados Unidos, el ejrcito pakistan y una elite corrupta y desaprensiva, simbolizada actualmente por el presidente Asif Ali Zardari, conocido en todo el mundo como alguien cuyo inters por hacer dinero y acumular propiedades trasciende todo lo dems. Los ltimos sondeos de opinin realizados en las ciudades le daban un 2% de popularidad. Cuando los venerables del partido gobernante se aventuran a aparecer para reunirse con la gente, se encuentran a menudo con las crueles pullas punjabes. Esto es un tanto injusto y podra tambin aplicarse a todas las Ligas musulmanas. El hecho es que la gente se siente disgustada con los polticos y les considera como unos sinvergenzas ansiosos por hacer dinero y alimentar la codicia de las redes que protegen y que se duplican como filas de voto til.

EEUU est actualmente emprendiendo una guerra en Afganistn que ha extendido a Pakistn y ha servido para desestabilizar an ms el pas. Aadan a esto los ataques de los aviones teledirigidos estadounidenses, aceptados por los gobernantes del pas, que supuestamente van a la caza de terroristas pero que terminan siempre matando inocentes. Vctimas civiles, que si uno toma las cifras ms bajas, van ya por las 2.000, integradas principalmente por mujeres y nios.

El ejrcito pakistan y otras fuerzas de seguridad estn mostrando seales de tensin por tener que atacar a su propia gente en los pueblos fronterizos de las provincias del norte. El ejrcito traslad a la fuerza a 250.000 personas del distrito de Orakzai, situado en la frontera afgana, y los coloc en campos de refugiados. Muchos juraron vengarse y los grupos combatientes estn atacando al ISI y otros centros militares.

La economa es un caos y las condiciones que imponen los prstamos del FMI tienen poco ver con las necesidades de los ciudadanos. Insistir en impuestos indirectos sobre las ventas en un pas donde los ricos no pagan prcticamente ningn impuesto es algo que resulta totalmente grotesco lo mires por donde lo mires. Obligar al gobierno pakistan a aumentar las tarifas elctricas provoc disturbios en muchas ciudades y las oficinas de la WAPDA (siglas en ingls de Water and Power Pakistan Development Authority) acabaron calcinadas hasta los cimientos. Pague ms a cambio de recibir menos parece ser el inspirado mensaje del FMI.

Las inundaciones de 2010 revelaron la existencia de una elite incapaz de proporcionar ayuda real alguna a su pueblo. Las historias del horror pasado todava siguen dando vueltas. Los programas para aliviar la pobreza son una gota en el desierto. Los gastos militares absorben el presupuesto. Los enfrentamientos entre las bandas polticas han destrozado la mayor de las ciudades, Karachi.

Ya es hora de otro golpe militar, pero el ejrcito es impopular y Washington no est dispuesto a dar luz verde an a otra intentona del ejrcito. En cualquier caso, el dogma militar apoyado por algunos acadmicos occidentales de que a Pakistn le ha ido mejor bajo sus generales que bajo sus polticos es una broma de mal gusto. Los hechos convierten en insostenible ese punto de vista. Tanto polticos como militares comparten una indiferencia total hacia el destino de la gente normal y corriente. La desastrosa forma en que el mundo est abandonndolo todo al mercado y al beneficio privado no funciona ya y menos an en pases como Pakistn.

La decadencia interna y la desintegracin del pas avanzan a ritmo acelerado. Una profunda desilusin acompaada de nihilismo se palpaba ya hace algunas dcadas cuando, en uno de sus ms conmovedores poemas, Faiz Ahmed Faiz se refera a la patria como un bosque de hojas muertas, una acumulacin de dolor. Nada ha sucedido que pudiera revertir esa tendencia. La impotencia de los individuos frente al aparato de los grandes y pequeos poderes slo ha aumentado con lo que est sucediendo ahora. Pero, antes o despus, la gente se levantar y apartar la basura a un lado. No me pregunten cundo.

Fuente: http://www.counterpunch.org/tariq08152011.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter