Portada :: Ecologa social :: Transgnicos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2005

Brasil: Sequa castiga a soja transgnica

IPS

La sequa en el sur de Brasil redujo drsticamente la actual cosecha de soja en el sureo estado de Rio Grande do Sul y agreg nuevo combustible a la polmica sobre la produccin de transgnicos.


Las variedades genticamente modificadas, que dominan la sojicultura en ese estado, sufrieron prdidas mayores que las convencionales, admitieron productores locales.

Es natural, porque las semillas transgnicas eran contrabandeadas de Argentina, no estaban aclimatadas y por eso presentaron resistencia menor a la escasez de agua, explic Narciso Barison, presidente de la Asociacin de Productores y Comerciantes de Semillas y Plntulas del estado.

Las variedades convencionales, desarrolladas por empresas nacionales, certificadas y adaptadas a la regin, tuvieron mejor desempeo. La diferencia de prdidas vari segn las condiciones de cada siembra, alcanzando un mximo de 25 por ciento, calcul.

La empresa estadounidense Monsanto, que desarroll soja resistente a su herbicida glifosato, y potencia as la venta de ambos productos, rechaza la comparacin.

La intensidad de la sequa no permite comprobar diferencias de productividad, sostuvo Ricardo Miranda, director de Desarrollo de Producto de la empresa.

Ninguna soja soporta ese nivel de estrs hdrico, que en algunas reas caus la prdida de 80 por ciento de los cultivos, argument.

Adems hay dos factores, segn Miranda, que determinan un mejor desempeo ante la sequa de la soja transgnica: sta facilita y estimula la siembra directa (y por lo tanto retiene ms humedad en el suelo), y permite mejor control de las malezas, lo que a su vez elimina competencia por el agua escasa.

La sequa que se prolonga hace cinco meses en Rio Grande do Sul castiga ms duramente la soja, que se siembra sobre todo en octubre y noviembre.

La estatal Empresa de Asistencia Tcnica y Extensin Rural calcul una reduccin de 61,04 por ciento en el promedio de productividad de esa oleaginosa en el estado, cayendo de los esperados 2.007 kilogramos por hectrea a slo 782. De esa forma, los 8,3 millones de toneladas de produccin que se esperaban caeran a 3,2 millones.

La soja RR (Roundup Ready, o sea lista para el Roundup, una marca de glifosato) de Monsanto empez a entrar ilegalmente al estado hace casi diez aos y se expandi a cerca de 80 por ciento del rea sembrada, segn evaluaciones que obviamente son difciles de comprobar.

En los dos ltimos aos, ante el hecho consumado, el gobierno trat de dar legalidad temporal a la soja prohibida mediante un fallo judicial de 1999.

Ahora, con la Ley de Bioseguridad aprobada por el Congreso el 2 de marzo, se busca una solucin definitiva a las incertidumbres jurdicas que afectan la nueva tecnologa en Brasil.

La siembra clandestina y la confusin jurdica de los ltimos aos dejaron en situacin crtica al sector de produccin de semillas, especialmente en Rio Grande do Sul. Sus empresas fueron alejadas del mercado ante el avance de los transgnicos, cuyas semillas no podan producir legalmente.

Ahora que la sequa comprob las ventajas de cultivos mejorados para el clima y el suelo local, debe haber una carrera de los agricultores por semillas certificadas, pero no las hay en cantidad suficiente en el mercado, observ Barison.

La multiplicacin de las semillas transgnicas para atender la siembra en todo el estado demandara tres aos, previ, y las convencionales son ahora insuficientes, debido a su baja demanda en los ltimos aos.

Por ello, la sojicultura en Rio Grande do Sul, que era responsable de ms de 15 por ciento de la produccin nacional, demorar algunos aos para recuperar el volumen anterior de produccin. En la prxima siembra los agricultores tendrn que usar sus propias semillas, de baja calidad empeorada por la sequa.

Es la oportunidad para un debate ms profundo sobre el modelo de desarrollo agrcola en el pas, opin Altermir Tortello, coordinador de la Federacin de los Trabajadores en la Agricultura Familiar de la Regin Sur y miembro de dos Consejos del gobierno brasileo, el de Seguridad Alimentaria y el de Desarrollo Econmico y Social.

En su evaluacin, esta sequa fue una gran leccin no slo sobre la cuestin de los transgnicos, sino tambin sobre el monocultivo.

La llamada revolucin verde, iniciada en los aos 70 en Brasil, con amplia mecanizacin, abuso de insumos qumicos y monocultivos para exportacin, es una de las causas de la fuerte sequa actual en el sur, o por lo menos de su agravamiento, afirm Tortello.

Ese modelo se hace con deforestacin generalizada, drenaje de pantanos y uso intenso de agua, desequilibrando ecosistemas, argument. En Rio Grande do Sul se viaja centenares de kilmetros sin ver ningn bosque, slo soja, lament.

Los pequeos agricultores que se ilusionaron con el monocultivo de la soja, porque pareca una mina de oro, ahora quebraron, observ Tortello, quien aboga por un cambio en el modelo en favor de la diversificacin de cultivos, como factor de sustentabilidad ambiental y tambin social.

Los transgnicos fortalecen y agravan el modelo de monocultivo exportador, que concentra la propiedad de las tierras en pocas manos, expulsa y empobrece los campesinos, adems de degradar el ambiente, sentenci.

Barison, al contrario, defiende la liberacin de los transgnicos para que los agricultores puedan elegir la siembra que ms les convenga. l opina que los sojicultores sureos pagan el riesgo que asumieron con la siembra ilegal, y que las prdidas agravadas no se debieron a la modificacin gentica, sino a las semillas impropias.

Varias empresas tecnolgicas, incluso la estatal Embrapa, desarrollaron cultivos transgnicos de buena productividad, incorporando el gen de la Monsanto que incluye la resistencia al herbicida glifosato.

Miranda cree que si entra en vigencia la Ley de Bioseguridad tal como fue aprobada, habr una rpida expansin de las siembras transgnicas, debido a la fuerte demanda de los agricultores.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter