Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-08-2011

Los dos capitalismos

Galapagos
Il Manifesto

Traducido por S. Segu


El capital est desunido ante la crisis. Y se demuestra por la discusin de estos das abierta por el multimillonario Warren Buffett segn el cual los ricos deberan pagar ms impuestos. En la misma posicin, en Italia, se ha colocado Rossi di Montelera (1), mientras en el lado opuesto Murdoch y, en Italia, Berlusconi no quieren ni or hablar de impuestos sobre el patrimonio o sobre el capital o la riqueza; slo aceptan la llamada contribucin solidaria. En el espritu de Berlusconi, la palabra solidaridad equivale a la limosna que los ricos entregan a los pobres, algo voluntario y revocable.

Hay una pugna dentro del capitalismo, no slo ideolgica: todos estn convencidos de su superioridad, pero la viven de manera diferente y las diferencias estn tambin influenciadas, en parte, por los mbitos en los que operan los contendientes. Para Berlusconi y Murdoch el sistema productivo es la comunicacin, en el que, entre otras cosas, no hay grandes problemas salariales pero s de acopio de cerebros. A diferencia del caso de la persona que se enfrenta al mercado con productos que incorporan un producto social que se tiende a sustraer al trabajo. Quien consigue hacerlo ms y mejor es un ptimo capitalista, pero cuando todos los capitalistas tienden a expropiar el trabajo es inevitable que estalle la crisis por la desproporcin entre el exceso de capacidad productiva y la baja capacidad de consumo.

Sucedi en 2008, a pesar de que el detonante fue la burbuja financiera, y est pasando ahora, porque todos o la mayora de recursos de los Estados los recursos han sido desviados al salvamento de las finanzas mismas. Es decir a la conservacin de las relaciones de clase y no a la ayuda al empleo y los ingresos de aquellos que fueron expulsados ​​del sistema de produccin. El nmero de desempleados, en EE.UU. como en Italia, es superior a la tasa oficial de desempleo.

En este contexto, con el fin de salvar el capitalismo hay personas que estn dispuestas a compromisos como la introduccin de la Tasa Tobin. La ideologa no tiene nada que ver, lo que cuenta es ser pragmtico. He aqu el impuesto sobre el patrimonio y la Tasa Tobin, que la izquierda propone en vano desde hace 40 aos y que ahora tal vez imponga el eje Pars-Berln. Pero, mucha atencin: al volver la esquina de este redescubrimiento reformista de exaltacin de la produccin y de absoluta condena de la especulacin financiera, es probable que se oculte una consecuencia fatal para el trabajo: un capitalismo progresista en lucha contra la especulacin y que hace que los ricos paguen ms impuestos, pero que somete el trabajo de modo que no discuta las opciones de inversin, el aumento de la productividad y la flexibilidad de un sistema salarial subordinado. Un retorno al capitalismo puro y duro, no sujeto a las sacudidas financieras.

Federico Caff (2) escribi sobre la soledad del reformista, de su ridiculizacin por la opcin por los pequeos pasos. El reformismo y los pequeos pasos en el corto plazo pueden estar bien, pero con una condicin: no molestar al maquinista.


Notas del traductor:

(1) Una de las mayores fortunas de Italia y del mundo, aristcrata y ex propietario de Martini-Rossi, vendida a Bacardi en 1994 por 1.400 millones de dlares.

(2) Economista y profesor italiano, ya fallecido, representante del reformismo keynesiano en el pensamiento econmico italiano de posguerra.Fue columnista en Il Manifesto.

Fuente: http://www.ilmanifesto.it/archivi/commento/anno/2011/mese/08/articolo/5206/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter