Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2011

AA+: nuevos e inminentes peligros para Amrica Latina

Sergio Barrios Escalante
ALAI AMLATINA


Cualquier cosa que pueda decirse acerca de lo sucedido [en los mercados financieros] en las dos primeras semanas de agosto, los movimientos del mercado acaecidos no tienen precedentes, no son naturales y nos obligan a estar vigilantes.

(Titanic Battle or Insider Training? The S&P Downgrade and the Bilderbergers: All Part of the Plan?: Ellen Brown; Global Research, August 18, 2011).

La reciente degradacin de la calidad del crdito de la economa norteamericana, y la subsiguiente oleada de pnico financiero que se genera como consecuencia de ello, constituye una amenaza a los estmagos ya semi-vacos de millones de latinoamericanos que ahora padecen hambre.

Cul es la relacin y cmo y porqu es que se presenta esta nueva amenaza, es el la preocupacin central del presente artculo.

El acuerdo de ltima hora logrado entre el gobierno de Obama y los representantes del Partido Republicano en el Congreso, en torno a la reduccin del techo presupuestario y a los compromisos gubernamentales por reducir el tamao de la deuda norteamericana, hizo pensar a muchos que la debacle haba quedado conjurada.

Sin embargo, tan slo tres das despus del emblemtico 2 de agosto (fecha pre-establecida como lmite para lograr dicho acuerdo), cuando todo mundo, o casi todo mundo, pensaba que la incertidumbre ya haba pasado, la agencia Standard & Poor decidi, contra todo pronstico, degradar la calidad crediticia de Estados Unidos, un privilegio que ostentaba desde 1917, rebajndola desde AAA al nivel de AA+.

Aunque en los das previos haban corrido rumores acerca de tal posibilidad, la mayora de analistas consideraban que de darse remotamente ese caso, los efectos de una decisin de esa naturaleza no pasaran de ser meramente simblicos.

Pero la verdad es que los rumores resultaron ciertos, y el da viernes 5 de agosto la agencia S & P emiti su anuncio, y contrario a lo previsto por muchos, en menos de 72 horas los efectos dramticos propios de un tsunami financiero se dejaron sentir en las principales bolsas de valores de todo el orbe, provocando durante varios das consecutivos (entre el lunes 7 y jueves 18 de agosto), una sucesiva oleada de cadas de ms de 400 puntos como promedio en cada uno de esos das, provocando el desplome burstil ms drstico desde el estallido de la crisis financiera de septiembre de 2007 y 2008 (1).

De lo argumentado por Ellen Brown, al revisar ciertos detalles que se presentaron en la inesperada decisin de S & P, se infiere que ella llega a la conclusin de que en trminos prcticos (polticos), la histrica determinacin tomada por esa agencia calificadora representa una verdadera patada al tablero del ajedrez burstil y financiero, no slo de los Estados Unidos sino a escala internacional (2), entre otras cosas, por las dificultades adicionales que tal decisin conllevar para la recuperacin econmica norteamericana.

Desde otra perspectiva, pero igualmente coincidente, la revista The Economist seala que la propia S & P haba estimado que una degradacin como la que efectivamente tuvo lugar, implicara prdidas de entre unos US $ 50 a 100 millones de dlares a los tenedores de bonos del tesoro, e incrementara el costo del crdito en alrededor de US $2.3 a 3.8 millones por cada billn de la deuda del gobierno norteamericano (3).

Dichos clculos han sido desestimados por creerse que son exagerados (4), pero de todos modos, aunque los efectos de la degradacin de la deuda no tuviesen esas consecuencias, el slo hecho de que el gobierno norteamericano empiece a ejecutar los compromisos asumidos en torno al proceso de gradual reduccin del dficit (recortar el dficit de un 10 % del PIB a un 8 %), har ms difciles las cosas para la economa y su necesidad de recuperacin (5).

Otro aspecto que resalta Ellen en su artculo relativo a la degradacin de la calidad de deuda norteamericana, es que, segn su anlisis, hubo gente estrechamente ligada al llamado grupo Bilderberg (el sindicato de los ultra-ricos del planeta), que en el ltimo momento intervino en la decisin de S & P (6).

De todas maneras, ms all de estas consideraciones y apreciaciones, la realidad es que las consecuencias de la decisin de S & P han resultado cualquier cosa menos inofensivas, desatando un verdadero pnico financiero internacional.

China (quien posee US $ 1.2 billones de dlares en bonos del tesoro estadounidense) fue la primera nacin en reaccionar. Al conocer la noticia de inmediato ha abandonado su acostumbrado leguaje moderado y diplomtico hacia EEUU, protestando airadamente por tal decisin, ya que sern los mayores afectados.

Y aunque de momento no sabemos a ciencia cierta si el actual tsunami financiero se debe a consecuencias reales (e inmediatas) de la degradacin de la calidad de la deuda, o si nicamente es una consecuencia del efecto y pnico psicolgico a un posible contagio de la crisis norteamericana.

En todo caso, lo cierto es que aunque el fenmeno de la AA+ no sea ms que un mero efecto simblico, los chinos no sern los nicos afectados con la profundizacin de la recesin en Estados Unidos.

Amrica Latina tambin enfrentar mayores problemas y desafos, tanto por la va de la reduccin de las remesas como por el incremento de las remesas (de hecho, con el actual escenario de crisis interna Obama ya ha deportado a 2 millones de latinoamericanos en tan slo 2 aos; a Bush hijo le tom ocho aos para expulsar la misma cantidad).

Pero hay otro riesgo todava mayor para Amrica Latina. Aunque ciertamente, tal y como lo asumen los expertos en estos temas, los bonos del tesoro estadounidense siguen siendo los ms seguros, persiste el riesgo de que la profundizacin de la crisis financiera estadounidense y mundial, empuje a un nmero cada vez mayor de capitales depredatorios, a refugiarse en el mercado de las materias primas (commodities), donde actualmente productos como el petrleo, gas, el oro, la plata, los metales ferrosos y minerales raros, as como, desgraciadamente, alimentos bsicos como el trigo y el arroz, despiertan lujuriosas ambiciones especulativas.

Una mayor desbandada de capitales especulativos huyendo en busca de refugio en el oro, traer como consecuencia inevitable mayores luchas por recursos como el agua en las comunidades donde se asientan los tentculos operativos de stas corporaciones; a su vez, mayores capitales depredatorios refugindose en las compras a futuro de los alimentos (hay pases africanos que ya tienen vendidas y comprometidas sus cosechas hasta para el 2100), slo traer como consecuencia inevitable ms caresta de la vida y ms hambre.

Por todo ello es que resulta crucial que los diversos sectores que componemos el campo popular latinoamericano, presionemos dentro y fuera de los proyectos de integracin regional autonmica (ALBA, UNASUR, BANSUR, etc.), para que se exija a Naciones Unidas que encabece la lucha contra la impunidad del terrorismo financiero.

Debemos exigir que se disee y apruebe en el seno de la ONU, una Carta contra el Terrorismo Financiero, que incluya la prohibicin expresa de que los capitales especulativos hagan negocio con la comida de la humanidad, que se prohba la venta obligada de las tierras de las comunidades indgenas y campesinas, y que la proteccin de los recursos acuferos y forestales est por encima de la explotacin del oro.

Ya no se trata nicamente de enfrentar los enormes desafos del cambio climtico. Debemos tambin hacer frente a los efectos altamente nocivos y devastadores del terrorismo financiero y sus agentes inescrupulosos.

Notas:

1-Ellen Brown, Op. cit.

2- ibid.

3-The End of risk Free: The Economist, Aug 1 st. 2011.

4- La propia Ellen Brown se encuentra entre quienes desestiman esos clculos (Ver artculo citado).

5- En ese sentido, la revista Economist, al igual que otros analistas como Krugman y Stiglitz, considera que tales compromisos asumidos en el acuerdo bipartidario del techo de la deuda, indefectiblemente tendr efectos recesivos (The debt ceiling crisis: Tuesday morning quarterbacking; The Economist, Aug, 2 nd 2011).

6- Ellen Brown, Op. Cit.

- Sergio Barrios Escalante. Cientfico Social e Investigador. Escritor y ensayista. Activista social por los derechos de la niez y adolescencia. Edita las revistas Raf-Tulum y Convivencia Alterna.

http://alainet.org/active/48872


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter