Portada :: Espaa :: Campaas, Documentos y Comunicados
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2011

Declaracin de la Asociacin poltico cultural Socialismo 21 ante la Reforma constitucional
Rechazo a la reforma neoliberal y express de la Constitucin

Rebelin


El proyecto de modificar la Constitucin para establecer lmites al dficit y la deuda pblicos encierra muchas cuestiones y problemas que van desde las formas como pretende imponerse hasta los principios que ordenan nuestra sociedad, pasando por sus objetivos econmicos.

No es admisible que un Gobierno obligado a anticipar las elecciones, desahuciado en las urnas, hundido en las encuestas y prcticamente en funciones se haya propuesto como ltima gran decisin de su legislatura emprender una reforma constitucional cuyos plenos efectos - lmite del 0,4% del PIB en el dficit fiscal del conjunto de las Administraciones pblicas segn la Ley orgnica pactada entre PSOE y PP- se aplicar en 2020, si bien en lo inmediato y de modo continuo servir de coartada legal para intensificar los recortes sociales.

Cabe preguntarse por las razones, o bajo que presiones, Merkel, Sarkozy y el BCE han acosado a Zapatero para convertirlo de repente en el alumno ms aventajado del cumplimiento del Pacto por el euro. Sabemos que la economa espaola por su enorme deuda exterior, pblica y privada, est en quiebra, y eso constituye una debilidad extrema que condicionar de modo decisivo su futuro, pero esa debilidad no se corrige por elevar a rango constitucional la cuestin del dficit pblico y la deuda, en este caso pblica, ya acumulada.

El primer gran tema econmico de la propuesta, contener el dficit o limitarlo, rgidamente o con cierto grado de flexibilidad, no elimina el gran problema de la deuda exterior acumulada por el pas, que en ltima instancia es el reflejo acumulado de un largo perodo de dficits de la balanza de pagos por cuenta corriente y de la inmersin del capitalismo espaol en la vorgine de la globalizacin financiera.

Ningn problema esencial queda resuelto con la reforma propuesta, la situacin sigue siendo insostenible, agravada por las medidas de ajuste que impiden el crecimiento econmico y alientan la recada en recesin, conformando un escenario en el que la deuda exterior es impagable, hecho que los agentes que intervienen en los especulativos mercados financieros no ignoran, a pesar de las ocurrencias de ltima hora de Zapatero.

Por otro lado, la cuestin tcnica de valoracin del dficit estructural en un pas con ms de 8.000 Ayuntamientos, 17 Comunidades Autnomas y el Estado con sus mltiples Organismos Autnomos, con alfombras enormes en donde esconder la basura, con mtodos de ocultacin o de enmascaramiento muy desarrollados y sin control, convierten el aparente rigor cuantitativo de fijar un dficit de las Administraciones Pblicas en una farsa, reiteradamente vivida.

En realidad, hay que concluir que si la reforma propuesta no tiene urgencia, no es necesaria, resulta intil y es de complicado cumplimiento, ha de responder a otros objetivos polticos, que entendemos son: dar la mxima cobertura jurdica la Constitucin - a una poltica sistemtica de recortes del gasto pblico y no dejar resquicio, ahora y en el futuro, para una poltica alternativa que d prioridad a otros empeos.

El paro, realmente el ms dramtico problema del pas, queda relegado a las exigencias del Pacto por el euro y las instrucciones de Alemania y Francia, y el promover desde la Constitucin las reducciones del gasto pblico es legalizar el desmantelamiento del raqutico Estado del Bienestar.

Adems, al margen de las tensiones que parece provocar en el seno del PSOE, el proyecto de reforma, bajo el impulso de Zapatero y el parabin de Rubalcaba, deja las manos libres al prximo gobierno del PP para profundizar las agresiones sociales hasta donde considere necesario e implica renunciar de antemano a ejercer la oposicin. ste es el ltimo servicio que los gobiernos del PSOE rinden a la izquierda: dejarla destruida e inerme para defenderse de la derecha.

Las consecuencias de la reforma si se lleva a cabo van, no obstante, mucho ms all. Un pas que ha entregado la soberana de su poltica monetaria, que no tiene control alguno sobre sus relaciones econmicas internacionales (al no existir fronteras ni limitacin alguna para los intercambios de mercancas y servicios, y ser los movimientos de capital absolutamente libres), si se despoja tambin del manejo de la poltica fiscal implica abandonar toda intervencin del Estado en el campo de la economa, anular el significado de la poltica y las ideologas, y dejar a la sociedad al albur de las despticas fuerzas econmicas.

Se rompe con ello el marco surgido de la Constitucin de 1978, que recoga y amparaba el modelo de la economa social de mercado, y se transforma la naturaleza del proyecto de convivencia social emanado de la transicin, enterrndose el papel del Estado en la consecucin de fines sociales y econmicos que contiene dicha constitucin.

La que pareca inmutable Constitucin se va a reformar repentinamente, de forma express, con nocturnidad y alevosa, para atender exigencias espurias. Con toda legitimidad se puede calificar el proyecto de reforma como un golpe de estado al orden constitucional vigente y al autogobierno de las nacionalidades histricas, del resto de comunidades autnomas y de la administracin municipal.

Es explicable que crezca la indignacin, pues la soberana del pueblo ha sido burlada y la ciudadana despojada de sus derechos. Los ciudadanos lo ms que pueden, a partir de una ley electoral antidemocrtica, es designar a un gobierno sin poder, secuestrado como est el pas por el capital y las instituciones europeas.

El PSOE y el PP dejan a la sociedad inerme para afrontar cualquier situacin difcil o dramtica que pueda aparecer. La legalidad constitucional, en cualquier circunstancia, estar respaldando la inoperancia del Estado ante las desgracias que puedan sobrevenir a sus ciudadanos.

A partir de ahora referirse a la soberana popular o a la constitucin ser un acto ms de la impudicia de la inmensa mayora de nuestros polticos. La degradacin que ha sufrido la Constitucin en los ltimos tiempos es manifiesta, conculcndose el espritu y su letra. Por voluntad del PSOE y del PP ahora se la entierra definitivamente.

SOCIALISMO 21 rechaza de modo absoluto la propuesta de reforma de la Constitucin por contravenir sus aspectos sociales y econmicos ms progresistas y se suma con pleno compromiso a las numerosas demandas que exigen un referndum vinculante de todos los ciudadanos y ciudadanas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter