Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2005

El gobierno de la isla est formando gratis a diez mil mdicos procedentes de clases ms humildes de pases pobres
La gran exportacin de Cuba al mundo

Pascual Serrano
Rebelin


El gobierno cubano est formando como mdicos a ms de diez mil jvenes de todo el mundo procedentes de familias humildes o grupos tnicos marginados. Durante siete aos, el Programa Nacional de Salud les acoge gratuitamente en la Universidad Latinoamericana de Medicina, les ofrece los libros y el material necesario, asistencia sanitaria, alojamiento, comida y cien pesos mensuales para sus gastos. De los 28.071 estudiantes de medicina que hay en Cuba, 10.403 son extranjeros en esta situacin, de ellos, 9.024 son del continente americano y el resto del Caribe y Africa. Cada ao se matriculan mil quinientos alumnos.

Se trata una iniciativa adoptada por Fidel Castro tras el desastre humanitario que provocaron los huracanes que asolaron Centroamrica en 1998. En 92 das, la Escuela de Marina, en un enclave habanero privilegiado frente al mar, se convirti en un complejo educativo para convertir en mdicos a jvenes latinoamericanos y africanos de ms de 27 pases. Este aos se titular la primera promocin.

Los alumnos son seleccionados de entre los sectores de poblacin ms humildes, comunidades rurales y grupos tnicos marginados, hay incluso 50 norteamericanos de estrato social pobre. Sus gobiernos de origen no tienen una estructura educativa para formarlos si no disponen de dinero, apoyan este proyecto cubano y si algunos no lo hacen, son los grupos de solidaridad quienes solicitan becas, es el caso de Mxico que no se interes al principio o pases como El Salvador que no mantiene relaciones diplomticas con Cuba. Razn que nunca fue importante para el gobierno cubano. Algunos pases muy empobrecidos, como Hait, tienen a 606 jvenes en esa Universidad.

A la carrera de seis aos, hubo que aadirle uno ms para uniformizar el nivel antes de comenzarla. Una vez en el tercer ao los jvenes se distribuyen por las 21 escuelas de medicina que hay por todo el pas.

En Cuba reciben un enfoque medico comunitario, son formados en la tica y el sentido humanitario de la medicina. El reto es que se tendrn que insertar luego en un modelo mdico neoliberal.

El objetivo era continuar la asistencia sanitaria a los ms pobres que histricamente Cuba ha estado llevando a los rincones ms humildes y remotos del planeta. La isla tiene en la actualidad 23.964 cooperantes de la salud, de ellos 17.013 son mdicos, distribuidos por 76 pases del mundo. Todos ellos se van voluntarios durante un tiempo que suele ser de dos aos, cobran el sueldo establecido para un mdico en Cuba y una ayuda para la familia que dejan en su pas. La regin que les acoge slo debe colaborar en la manutencin del profesional. En la isla, una de las actividades que despierta mayor reconocimiento social es haber participado como mdico en esas campaas de solidaridad.

Los alumnos de la Universidad Latinoamericana de Medicina nos hacen llegar sus impresiones sobre la experiencia. Fredy Punciano, de Per, afirma que es una experiencia nica que nos da este pas, aqu nos encontramos gente de muchos pases y aprendemos, nuestro objetivo es ser mdicos integrales y humanistas. Diana, de Panam, seala que en mi pas estudiar medicina es muy caro y Cuba nos da una oportunidad nica, nosotros somos una gran familia, podemos compartir con los cubanos y conocer a esta gente. Una alumna norteamericana de raza negra tambin nos comenta su experiencia, yo vine porque las escuelas en mi pas son muy diferentes, all las clases no son con tan solo veinte alumnos y cada trimestre cuesta 50.000 dlares mas los libros, la comida y muchos otros gastos, aqu todo es gratis. Adems aade- la enseanza aqu es muy diferente, en Cuba estudias para prevenir y ayudar a una comunidad, en Estados Unidos es para curar slo a algunas personas.

La mayora de ellos reconoce que la imagen que les ofrecieron en su pas de los cubanos era falsa. La panamea Diana afirma: me decan que aqu mucha gente estaba presa y haba mucha represin, por eso yo al principio no quera venir y ahora vi que todo era mentira. Tambin el peruano Fredy recibi la misma informacin: tenamos una imagen traumtica, yo le que en Cuba venan a formarse los futuros terroristas de Amrica Latina, haba una buena reputacin sobre la medicina cubana, pero se deca que aqu no se respetaban los derechos humanos, es evidente que eso no es verdad.

Tambin insisten en el modelo educativo de cooperacin y ayuda que domina en Cuba. Carolina, de Chile con unos rangos inconfundiblemente indgenas, aade que aqu hay ms prctica y relacin con el paciente, en mi pas es mucho ms teora, hasta el cuarto ao no ves un enfermo. El boliviano Anel tambin lo aclara, all te ensean a luchar solo, a solucionar tus problemas individualmente, aqu te dicen que hay que luchar en grupo, que solo no puedes resolver los problemas. Anibal Lara, de Panam, es de la misma opinin: En mi pas dejan aparte la solidaridad de esta profesin, todo es una competencia para que aprueben 40 de los 200 que empiezan la carrera, compiten, aqu miran que seas un estudiante integral, que demuestres que ayudas a tus compaeros, no que quieras superarles. Propician que el estudiante sea solidario.

Taria Hart, de Honduras, explica la razn por la que quisieron venir a estudiar a Cuba: En primer lugar por recursos econmicos, somos pobres o de etnias abandonadas por el Estado. Aqu hemos aprendido a ser ms humanistas, en Cuba lo primero es la tica y la moral, mientras que en nuestros pases lo primero es el dinero. En mi pas si no tienes dinero te mueres, aqu se aprende a ser ms social, ms humanista. Es lo mejor que nos pudo haber pasado. La peruana Camila tambin explica los problemas en su pas. Yo soy afroperuana, all tenemos muchas trabas, no tenemos acceso a buena salud, buena educacin o buena alimentacin, aqu nos han enseado la convivencia, tenemos discusiones que nos ayudan a crecer, desde que estamos aqu nos sentimos ms preocupados por nuestro entorno.

El colombiano Yobani, destaca la convivencia entre los pueblos que supone estudiar en Cuba: Percibo que aqu la gente aprende a querer su tierra, eso es fundamental, aqu uno hace un anlisis del sistema de salud y saca una conclusin real, que debe colaborar a la transformacin de su propia sociedad. Tambin observo que las etnias en nuestras sociedades son olvidadas, en Cuba nos mezclamos y somos una nica familia latinoamericana que nos quitamos esa costumbre mala de competir y no aceptar al hermano. Esto son experiencias nicas en la vida. Uno sabe que no se va a graduar solo en medicina, sino en pluricultura y plurisociedad, aade. Si yo me levanto por la maana afirma-, me quito la cobija (sbana) y miro a un lado y veo a un chileno y miro al otro, y veo un ecuatoriano, eso es muy bonito y yo pienso entonces en Mart y en Bolivar.

Les preguntamos si echan de menos su tierra y cules son sus proyectos a su vuelta. Carolina, la chilena, dice que muchos tienen ganas de volver a su casa, pero s que, al poco tiempo, querrn volver de nuevo aqu. Camila dice que no podr olvidar su agradecimiento a Cuba cuando vuelva al mundo neoliberal: hay un compromiso de amor al pas que te ense todo esto. Taria, la hondurea, afirma que debemos ampliar todo lo que hemos aprendido aqu, yo estudio por mi vocacin, pero tambin para ayudar a la falta de mdicos en mi pas. All es diferente, los hijos de los pobres estn en las aula pblicas de bajo nivel educativo, aqu entre los cubanos tambin hay diferentes niveles econmicos, pero todos son iguales en las aulas.

Una duda que se nos plantea es por qu no existe nada parecido en sus pases. Yobani nos responde: All es una cuestin productiva, lo que hay es competencia por la plaza en la universidad primero y en el hospital despus. A nuestros gobiernos no les conviene una universidad gratuita, si el sistema poltico no cambia nunca habr otro modelo de educacin, a nuestro sistema y a nuestro mdico no les preocupa si el vecino no pudo comer o si el nio de al lado est muy enfermo. No les interesa que la gente se eduque, slo explotarla.

Antet, de Bolivia, tambin es crtica con su pas: Slo podemos hacer lo que dice el gobierno, all no se aprende a ser crticos. En cambio, aqu los cubanos lo comparten todo mientras en nuestros pases no se preocupan por el desarrollo de la persona.

Les recuerdo que probablemente cuando vuelvan a su pas, titulados en medicina, puedan encontrar un buen trabajo en la medicina privada y neoliberal, alejada de sus comunidades. Yo s que eso nos lo van a proponer -dice Carolina-, pero yo creo que no debemos perder lo humano, estoy segura de que si alguien no tiene un peso para ir al mdico yo no lo voy a abandonar. La afroperuana Camila me lo deja muy claro: aqu ya se viene con un compromiso humano y social, y ese compromiso no se abandona.

No me deja de sorprender el caso de la joven norteamericana de Nueva Yersey, ella viene del pas ms rico y poderoso del mundo a estudiar a una pequea isla del Tercer Mundo: yo vengo a decir que nuestros pueblos deben de convivir en paz, mi gobierno piensa que no tengo derecho a venir aqu, por eso yo s que estn vigilando a mi familia para saber qu estoy haciendo en Cuba, no puedo estar de acuerdo con la poltica de mi gobierno contra los cubanos.

Pero hay algo excepcional que observo en cada uno de ellos y que no est en sus palabras, es la resolucin en sus afirmaciones, la desenvoltura en su conversacin. Los peruanos, bolivianos y ecuatorianos que conozco en Espaa trabajando como emigrantes, la mayora explotados e ilegales, son discretos, sumisos, callados. Una de las responsables de la Escuela Latinoamericana de Medicina, sin saberlo, me est dando la explicacin. Cuando vienen aqu lo primero que les tenemos que decir es levanten la mirada, miren a los ojos, ustedes son nuestros hermanos y amigos. Nadie les dice eso cuando llegan a Europa.

www.pascualserrano.net


 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter