Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2011

La distorsin de unas palabras del diputado general de Guipuzkoa acaban en escndalo poltico
Goebbels contra Garitano, o la prueba de que todo va a valer contra Bildu

Ramn Sola
Gara


Pese a acumular ms de 25 aos de ejercicio profesional diario en las arenas movedizas de la poltica vasca, el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, es el primer sorprendido por la campaa desatada a partir de la distorsin de una respuesta suya en Catalunya Nord. Cmo acaba en escndalo poltico algo que ni siquiera fue noticia? La pista la dio un tal Joseph Goebbels.

El estupor de Garitano slo es equiparable al de los responsables de la Universitat Catalana d'Estiu, una iniciativa tan enraizada -suma 43 ediciones tras haber nacido al calor del Mayo de 1968- como plural -las sesiones de este ao las ha clausurado el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol-. La invitacin cursada al diputado general de Gipuzkoa tena como objetivo presentar qu es y qu piensa Bildu, despus de su arrolladora irrupcin el 22-M. Y es lo que hizo Garitano, detenindose en el valor de la suma de fuerzas y el compromiso con todos los derechos plasmado en el Acuerdo de Gernika. Respondi a algunas preguntas del pblico y fue despedido con aplausos.

La principal noticia del acto para las agencias desplazadas a Prada fue en realidad una intervencin del pblico. Josep Guia, representante de la formacin independentista catalana PSAN, incluida a su vez en Solitaritat Catalana per la Independncia (SI), indic que es muy importante que ETA haya declarado la tregua permanente y verificable, pero tambin es muy importante que no se disuelva, lo que vincul al riesgo de que el PP llegue a La Moncloa y bloquee las perspectivas de solucin al conflicto.

La charla se celebr el viernes. El sbado, la mayor parte de quienes dieron continuidad informativa al acto de Prada se centraron en las matizaciones de Guia y el desmarque de SI. En Euskal Herria, entrevistada por Radio Euskadi, la portavoz de Lakua, Idoia Mendia, s cit la intervencin de Garitano, en tono ms positivo que negativo: No le habamos odo una condena tan clara como la que hizo ayer con respecto a unas vctimas de ETA, aunque no entiendo por qu se para ah y hace esa distincin, aadi. Al parecer, la portavoz de Lakua no haba reparado en que la alusin a Catalunya, y en concreto al atentado de Hipercor, no fue introducida por su cuenta por el diputado general en la respuesta, sino que proceda de la pregunta del pblico.

La cosa no dio ms de s ese sbado, pero alguna bombilla se debi encender en los entornos del PSOE, que llevaban todo el verano intentando enredar a Bildu en la cuestin de las vctimas de ETA. Y con dos das de retraso, la campaa se lanz a todo trapo, sobre una base absolutamente falsa: que Garitano haba dicho que los atentados de ETA en Catalunya eran un error (y, en consecuencia, que el resto no lo era). De donde no haba noticia siquiera sali un escndalo.

Rojo despista hasta al PSE

La veda la abri el domingo "El Pas'' con una pieza titulada "La izquierda abertzale, preocupada por la 'actitud prepotente' de Garitano'', que no se sostena en el contenido posterior, pero que s arrojaba muchas luces sobre los objetivos de la ofensiva: volver a poner en duda la credibilidad de Bildu, presionarle para que adopte determinados discursos e intentar sembrar contradicciones internas recreando la eterna maniobra de sealar duros y blandos. Una jugada en la que todo apunta a que Garitano, como mximo cargo institucional de Bildu, ha sido elegido como malvado oficial.

El olor a chamusquina creca horas despus: en pleno domingo de agosto, el presidente del Senado, Javier Rojo, dejaba la tumbona para improvisar unas declaraciones tambin a ``El Pas'' en las que amenazaba a Garitano: O cambia de comportamiento o animar a que se proceda a una mocin de censura. Su publicacin el lunes ech definitivamente lea a la caldera de la ofensiva, cuando ya haban pasado tres das de la charla de Prada. Y la sequa informativa abri camino a la locomotora. Un confidencial apuntaba luego que en el PSE se quedaron con la boca abierta cuando leyeron a Rojo, y ms an cuando la estrategia del partido ahora `no va precisamente por ah'.

Nueve das despus, la campaa ha cedido, pero en las hemerotecas quedan ros de tinta sobre una falsedad. Y cmo empez todo? En realidad, con Joseph Goebbels, el jefe de propaganda nazi que sent aquel principio de que una mentira mil veces repetida se convierte en una verdad.

Se puede desmentir algo que nunca se ha dicho?

El diputado general de Gipuzkoa intentar centrarse en la gestin de la institucin ante un curso difcil por cuestiones obvias como la situacin presupuestaria. Pero esta semana pasada ha recibido varias peticiones de entrevista que se centraban en la falsa polmica de los atentados de ETA en Catalunya. Y el PNV ya ha reclamado que acuda a las Juntas Generales para explicar lo ocurrido en Prada, lo que pone a Garitano ante una situacin ciertamente surrealista. Y es que se puede desmentir, o tan siquiera aclarar, lo que en realidad nunca se ha dicho?

El dilema, en realidad, debera afectar a quienes han impulsado esta ofensiva o se han sumado a ella. As, se da la circunstancia rocambolesca de que algunos de los medios que han reclamado explicaciones a Garitano operan sobre unas declaraciones que no son las reales. Slo una minora las han reproducido textuales e ntegras; por citar algunos, Radio Euskadi, La Sexta y GARA.

Fuente original: http://www.gara.net/paperezkoa/20110828/287352/es/Goebbels-contra-Garitano-o-prueba-que-todo-va-valer-contra-Bildu



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter