Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2011

El 15-M contra el sindicalismo amarillo: la huelga de profesores en Madrid

Ernest Favil
Rebelin


Se viene la huelga de profes y maestros en la Comunidad de Madrid. Pasado maana mircoles a las 11 de la maana habr una reunin abierta en la calle Lope de Vega 50, la sede de la corporacin sindical Comisones Obreras.

A pesar del emplazamiento hostil, la asistencia se prev multitudinaria y el debate intenso. Los docentes inmersos en los grupos de trabajo de Educacin y de Huelga General del 15-M y los delegados de sindicatos combativos (CNT y CGT) y plataformas independientes de profesores interinos como PICAM estarn all empujando por una huelga indefinida que supedite el comienzo del curso a la retirada de los decretos que recortan, entre otras cosas, en 3.000 personas la plantilla de profesores de secundaria en Madrid. Hacindoles frente, las cpulas de los sindicatos amarillos (CCOO, ANPE, CSI-F, FETE-UGT y STEM) intentarn que la reunin sea, igual que la del pasado da 20 de julio en el instituto Beatriz Galindo, un gallinero donde no se puedan alcanzar acuerdos claros ni aprobar horizontalmente un calendario de acciones contundentes. Querrn reconducir el desencanto de los profesores madrileos hacia una huelga parcial de un da o de unas horas, un pasacalles disfrazado de manifestacin, una pataleta. Esos profesionales de la desidia, los liberados sindicales, harn todo lo que est en su mano por asustar al pblico ante cualquier propuesta valiente que hable de encierros en los centros de trabajo, piquetes, cajas de resistencia, organizacin asamblearia, acampadas con alumnos, padres y dems familia.

Sin embargo, la situacin ha cambiado mucho en Madrid en estos ltimos 98 das, y es muy posible que ahora los sindicalistas a sueldo reciban por fin su primer tortazo serio. Los habitantes de Madrid, incluidos los profes, se han acostumbrado a sentarse en asambleas, a escuchar respetuosamente la voz ajena en las plazas pblicas y, lo que es ms importante, a tomar en colectivo decisiones que afectan a sus propias vidas, pasando olmpicamente de escaos y de escabeles. Incluso los profes que no han participado en el Movimiento a buen seguro pasaron el ltimo trimestre del curso anterior recibiendo, desde las filas de atrs de sus aulas, en las guardias por los pasillos, o en los corrillos de despus de los claustros, zumbidos inquietantes de conceptos como "consenso", "pensamiento colectivo", "autogestin" y, quin sabe?, tal vez hasta "lucha de clases". Confiemos en que algunos de ellos dejen en sus casas por una vez los blocs de arandelas, los partes de sanciones y las estilogrficas para anotar ceros y positivos, y acudan a la reunin del mircoles solamente con el manual de moderacin de asambleas en sus maletines. Despus de la experiencia de la catica reunin de fin de curso en el I.E.S. Beatriz Galindo, aquel manual que difundieron en su da las comisiones de dinamizacin de las asambleas de Sol y de los barrios, y que tanto bien le hizo al Movimiento, debera convertirse en el libro de texto obligatorio para los profes que se decidan a no empezar el curso. Porque resulta ms que evidente que en la dinmica asamblearia irradiada como luz cegadora desde la plaza ocupada de Sol, mejor dicho en la capacidad de los profes madrileos para reproducirla en el seno de su colectivo en lucha, est el futuro de nuestras hijas y nuestros hijos, sus pupilos.

En ese sentido, tambin es importante destacar que la capacidad organizativa del gremio de docentes madrileo est en estos momentos a aos luz de la de cualquier asamblea, grupo de trabajo o comisin emanada del 15-M, lo que dice mucho a su vez del compromiso de los profes con su sociedad, de su molicie de funcionarios hipotecados que, en su mayora, NI aprenden NI dejan a los nios aprender. Ayer por la noche, despus de la manifestacin contra la reforma constitucional, ese diferencial de compromiso entre profes y gente del 15-M qued muy patente en la Asamblea de Sol.

Como primer punto del orden del da, el grupo de trabajo de Huelga General someti a consenso un breve texto en apoyo a la lucha de los trabajadores de la enseanza pblica madrilea con motivo de la crucial reunin del prximo mircoles. Como se mencion la ubicacin de la asamblea en la sede de la empresa de servicios laborales CCOO, enseguida brotaron los disensos entre los asambleados, y no se pudo llegar a un acuerdo al respecto. Los que disentan pedan unnimemente que la reunin de los profes madrileos se hiciera en la calle, y que la Asamblea de Sol no apoyase de forma explcita ningn evento que tuviese que ver con "los sindicatos". Sospechaban los discordantes sobre el resultado de una reunin que se celebrase en casa del enemigo.

A este humilde redactor le hierve la sangre de horror y de alegra al mismo tiempo cuando escucha ese tipo de manifestaciones. De horror al descubrir que los asambleados del 15-M siguen despotricando de "los sindicatos" de la misma manera que lo hacen de "los partidos", y de alegra al ver que la incorruptibilidad del cuerpo del 15-M contina siendo notoria a pesar de las maniobras de los dirigentes de Comisiones, UGT e Izquierda Unida para aproximrsele y sacar tajada de su milagro. Me explico.

En verdad, me parece un horror que la gente del 15-M, especialmente los ms jvenes, no se hayan percatado todava de que lo que CCOO, UGT y las dems organizaciones sindicales corporativas precisamente no son es "sindicatos" (del griego δίκη, 'justicia'). El mero hecho de seguir utilizando ese trmino genrico para referirse slo a ellos, aunque sea con la intencin de descalificarlos y desmarcarse de sus movidas, es una ofensa para la gente que milita en verdaderos sindicatos, especialmente para los que son ms viejos. No haberse informado todava de que en este pas s existen los sindicatos combativos y de clase, y de que alguno de ellos, incluso, lleva ms de cien aos funcionando con los mismos principios, tcticas y finalidades con las que se desayunan desde hace tres meses muchos de los indignados del 15-M (tomando todas y cada una de las decisiones en asamblea, sin tener representantes, sin recibir subvenciones, sin participar en elecciones, autogestionndose, financindose nicamente con las cuotas de sus afiliados, defendiendo a ultranza la accin directa y el apoyo mutuo, etc.) es un error de bulto y un horror enquistado.

Pero por otra parte el hecho de observar que los asambleados del 15-M saltan como fieras cada vez que alguien menciona las siglas de una organizacin poltica o sindical, denunciando ocultos intereses que ensuciaran el Movimiento, es, en s mismo, un gustazo para los sentidos. En el caso de ayer me parece que se equivocaban, puesto que incluso los afiliados de las secciones de enseanza no universitaria de los sindicatos combativos irn a esa reunin de todas formas, y en ningn momento, conociendo sus fuerzas, se han planteado intentar boicotearla o reclamar hacerla en otro sitio.

As pues, queremos aprovechar estas lneas para animar a los profes madrileos a que acudan a la reunin del mircoles y para que apoyen, sin mirar por una vez su bolsillo, la huelga indefinida en la enseanza no universitaria. No es ninguna broma lo que est en juego. Aunque muchos de los profes de nuestro pas sigan lloriqueando por las esquinas su prdida de prestigio en la sociedad actual, deben saber que en sus manos est el fuego que podra acabar con esta dictadura en la que vivimos. Si los profes son valientes y tienen la inteligencia para establecer asambleas de distrito y de centros de trabajo, incluyendo en ellas a padres y alumnos, su huelga puede ser el principio del fin del regimen capitalista que nos est estrangulando. El sueo del 15-M de extender el movimiento hacia los centros de trabajo se habr realizado en el mejor de los escenarios posible: el del colectivo que, por mucho que ellos se lamenten, sigue siendo el ms reputado en este pas.

A ver qu dicen los tertulianos de Telemadrid cuando los profes y los maestros de la enseanza pblica se pongan en huelga. A ver quin es el guapo en la barra del bar que se atreve a llamarlos pijos engominados, como a los controladores de AENA, o piojosos, como a los limpiadores del Metro, o salvajes locomotores, como a sus maquinistas. Son los maestros y los profesores, y la educacin se les supone.

Con el apoyo de las clases medias espaolas asegurado, el mayor riesgo que enfrentara el profesorado madrileo en caso de una verdadera huelga en la enseanza primaria y secundaria vendra sin duda desde dentro. Una idea fuerte ya ha empezado a comercializarse desde las asociaciones de padres ms reaccionarias, una idea que a buen seguro sera apropiada por las cpulas de los sindicatos verticales tan pronto como las posturas ms combativas y la gestin asamblearia de la huelga del 15 de septiembre pusieran en peligro sus privilegios. Consiste en decir que no es nada pedaggico ni nada educativo el gesto de no empezar las clases y dejar a los chicos en casa de sus padres ad perpetuum, o sea que la estrategia del enfrentamiento directo de los trabajadores con la Administracin y el Estado para lograr los objetivos de paralizacin de los recortes en educacin es una postura impopular e impropia de profesionales de la enseanza. Dirn los padres que an votan a PP-PSOE y los liberados sindicales que la suspensin del principio del curso puede tener consecuencias graves en el diseo curricular del ao, en la complexin de los planes acadmicos, en la proporcionada distribucin de los exmenes y las evaluaciones, y que los intereses de los docentes no pueden ponerse por encima de la formacin del alumnado. Frente a eso, y en el caso de que se acuerde el mircoles la huelga, ojal que los profes ms conscientes sepan inculcar entre sus compaeros de gremio la idea de que el paro y el enfrentamiento abierto con la Administracin del Estado no necesita, no, autocontrol. Todo lo contrario, que es la mejor enseanza que les pueden transmitir hoy por hoy los docentes espaoles a sus alumnos, para que en el futuro no sean NI unos simples NI unos autnticos esclavos. Ojal, por lo menos, que los profesionales ms dignos y ms indignados sean capaces de alimentar entre el profesorado, de natural medroso, aquella duda que ya tena Guyau a principios del otro siglo: si no ser mejor dejar a los nios en la pereza que convertirlos en neurpatas (Education et Heredite. tude sociologique, 1902, p.8).

En Egipto, el 27 de enero de 2011, un recin nacido Sindicato Independiente de Profesores se uni a la Federacin por unos Sindicatos Independientes en Egipto, firmando un manifiesto y encabezando, junto a mdicos y enfermeros, las subsiguientes invasiones de la Plaza de Tahrir. Quince das despus cay el tirano. Misteriosamente, en su camino a la Plaza de la Liberacin de El Cairo, los profes egipcios arrastraron a las calles a miles de otros profesores en un lugar tan alejado del mapa como la ciudad de Madison, en el inhspito Midwest norteamericano.

Despus de las trgicas movilizaciones de profesores y estudiantes en Santiago de Chile hace unos das, este mircoles la pelota les cae como por arte de magia a los profesionales de la enseanza madrileos. Y es que, si en Madrid los docentes deciden por fin ir a una huelga indefinida el prximo 15 de septiembre, de pronto las tizas de otros lugares del mundo, tal vez en Belgrado, o en Oaxaca, o en la valerosa ciudad de Urmia, estarn apuntando la leccin de lo que pasa en Espaa. Ser cuestin de seguir aprendiendo, porque la cada del rgimen capitalista es un hecho y ocurrir tarde o temprano. Falta saber la ubicacin del estrado donde se derrumbar primero y con mayor estrpito.

Pero no se admiten apuestas. Tendr que costar lo que cueste.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter