Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2011

Entrevista al ensayista Herv Fischer
"Tenemos que denunciar el cinismo de Facebook y la ingenuidad de sus usuarios"

Horacio Bilbao
Bitcora




Los grises de la e-administracin, los riesgos de perder la privacidad, la fragilidad de la memoria y la necesidad de apostar a una tica planetaria, en esta entrevista con el pensador francocanadiense, que visit la Argentina. "Para controlar el poder digital necesitaremos una nueva mutacin de la especie humana", dijo.

Etiquetado como:Herv Fischer Facebook es una moda pasajera y es inminente su declinacin. Frente al avance irrestricto de la tecnologa en nuestras vidas necesitamos de una nueva evolucin... Quien habla es Herv Fischer. Y sus declaraciones son toda una provocacin. Un llamado a la reflexin. Incluso aqu, en Buenos Aires, este francocanadiense les enrostr a una veintena de funcionarios locales de Open data y gobierno abierto, que la e-administracin no vale nada para los pobres. De all que algunos lo llamen agitador. Pero sus posiciones son serias. Defiende, por ejemplo, la necesidad de un hperhumanismo, una tica planetaria frente la inercia de la fragmentacin y la ruptura del sentido que arranc con las posmodernidad y que se potenci formalmente a partir de la ltima revolucin tecnolgica. Frente al determinismo, antepone la voluntad humana, fundamental para afrontar el cambio de paradigma en el acceso y produccin de conocimiento. Artista y filsofo, dueo de un currculum amplsimo, Fischer (Pars, 1941) ha publicado una veintena de libros entre los que se encuentran Los desafos del cibermundo, La declinacin del imperio de Hollywood y El choque digital. Invitado a participar de un Seminario internacional de periodismo digital en la Universidad Nacional de Rosario y de la Semana Internacional de Gobierno Abierto (Siga2011) que desarroll en el microcentro porteo la semana pasada, contest estas preguntas entre viaje y viaje, en su ensima visita a nuestro pas.

De manera provocativa, ha dicho que la e-administracin no vale nada para los pobres significa esto que la doble administracin ser necesaria por siempre?

Claro que lo he dicho por provocacin. Pensar en una e-administracin global, para todos, es un sueo. No se puede pensar hoy de manera realista que una administracin digital incluya todos los trmites. Inevitablemente se fragmenta. La idea de totalidad es pura utopa. Por el momento se puede decir que la doble administracin tendr que seguir dos generaciones ms, como mnimo. Todava hoy la mayora de los ciudadanos no tiene computadora ni acceso a Internet.

Hay temor frente a la creciente cantidad de datos que manejan las empresas, deberamos tener el mismo miedo frente al las administraciones digitales de los gobiernos?

Me preocupa el poder de la administracin misma, que se ampla con lo digital. Hablan demasiado de apertura y open data, con buena intencin, pero tambin para no crear miedo frente al nuevo poder que acaparan. La idea de open data es irrealizable como todos sabemos, e inaceptable al nivel de la proteccin de la vida privada un aspecto muy importante de la democracia - , pero se afirma, se revindica como una estrategia de buena apariencia de la administracin para que no nos inquietemos.

Qu riesgos entraa la contradiccin que encarnan millones de personas sumergidas en el consumo y la tecnologizacin de sus vidas frente a otros tantos millones que, por decisin o por imposibilidad, viven completamente al margen de Internet y sus crculos?

Es mucho ms rpida la alfabetizacin digital que la del alfabeto fontico o la lectura, la cual despus de cinco siglos todava es limitada y deja ms de mil millones de seres humanos al margen. La brecha digital va a seguir porque resulta de la brecha econmica y poltica, que es mucho mas larga y profunda. Es algo que lo digital no va a resolver. Pero no se debe denunciar tanto la brecha digital si no la desigualdad entre Norte y Sur, ricos y pobres. Es cierto, lo digital contribuir a mejorar la situacin, pero no podemos caer en el pensamiento mgico.

Curiosamente empresas, algunos gobiernos, incluso la ONU, intentan asimilar el acceso a Internet a un derecho humano cuando ni siquiera pueden cumplir con los Objetivos del Milenio... qu clase de derecho sera ese?

Para mi no es la prioridad. El agua potable, la seguridad fsica, la educacin, la libertad de expresin son ms importantes. Una prioridad que no se respeta.

Qu seriedad le atribuye usted a teoras como la de Kevin Kelly o a conceptos como technological singularity, que ven la posibilidad de una "evolucin biolgica de la tecnologa"?

Es parte de la utopa tecnocientfica de hoy, del poshumanismo. Si se habla de progreso mdico, vale; si se dice que la tecnologa es parte de la materia y de la naturaleza, no es nuevo. No debemos oponer naturaleza y tecnologa, como en la tradicin idealista. Seria estpido intentar convertirnos en cyborgs o entusiasmarnos con otras pesadillas de este tipo. Tenemos que evitar el integrismo o fundamentalismo digital que se encuentra en los EE.UU. o en Australia. Tenemos que ser razonables, equilibrados. Ms humanistas. No deberamos iniciar una utopa tecnosocial o tecnobiolgica al estilo en que los intelectuales iniciaron utopas polticas en el siglo XIX. Hemos visto el resultado. Es infantil esa utopa de la singularidad. Vale solamente para las pelculas de ciencia ficcin.

El hecho de delegar varias de nuestras operaciones mentales en una mquina, qu desafos nos plantea?

Las computadoras calculan, agregan, combinan pero no piensan. Tienen que ser estpidas y no pensar para dar el resultado que esperamos de ellas. Sin esa disfuncin, no sirven. Pero es importante que no deleguemos nuestra inteligencia, sensibilidad y tica a espritus mgicos. Sean estos la naturaleza divinizada, Dios, o una computadora. Es significativo que hablemos de computer cloud -en el cielo- pero tampoco es bueno entregarse a la nube. Es necesario desarrollar nuestra lucidez, autonoma y poder tecnocientfico, pero controlndolo. Es un debate social muy importante, que encierra una diferencia notable. Dios es fruto de la imaginacin humana, lo digital es creacin humana, una herramienta poderosa que nos vas ayudar en nuestra evolucin. Posiblemente ese poder tecnolgico presente tantos riesgos que nos va a obligar a desarrollar una tica planetaria. Sera una paradoja esplndida que el poder y peligro de la tecnologa digital nos lleve no solamente a ms creatividad, ms libertad, sino tambin a ms sentido de responsabilidad y ms tica.

Qu propone para salvar la oposicin desarrollo mental vs. Desarrollo tecnolgico?

No veo una oposicin. Al revs. El error es pensar que lo tecnolgico va reemplazar lo mental. Se complementan muy bien. Lo tecnolgico es parte de nuestro nuevo humanismo.

Superficiales, el libro de Nicholas Carr, alerta sobre la posibilidad de que el uso indiscriminado de Internet nos convierta en seres distrados, ms tontos. qu opina?

No lo leer. Su tesis es una caricatura. Incluso frente al exceso de consumo, entretenimiento y desigualdad, soy optimista.

Por qu confiamos en los soportes digitales como reservorio de nuestras memorias?

Es un error confiar en la memoria digital. Lo digital vale por el acceso, por la combinacin, el clculo, pero se vuelve muy frgil y voltil como memoria. Es peligroso perder eventualmente nuestra memoria cultural, administrativa, etc. Necesitamos una doble memoria, de soportes tradicionales y digitales.

La tecnociencia a veces pierde de vista cuestiones ticas en su afn por avanzar y avanzar. Cules son los desarrollos (los efectos de estos) que ms le preocupan ahora?

Necesitamos una nueva mutacin de la especie humana despus de muchas otras en poco tiempo para ser capaces de controlar el poder digital que creamos de manera tan acelerada. Eso puede venir de un cambio de la estructura biolgica de nuestro cerebro, puede venir de compartir ms informacin e ideas entre ms personas (inteligencia conectada) o probablemente, de una combinacin de ambos aspectos. Si no, encontraremos nuestro propio fracaso. Esa mutacin es necesaria, pero soy optimista. La evolucin humana procede por adaptacin dice Darwin, pero mas aun por divergencias, saltos. Lo he subrayado, y demostrado, varias veces.

Las artes visuales estn terminadas? Es difcil sorprender, ya est todo hecho, y lo que sorprende, difcilmente sea arte. Eso piensa? Por qu?

Mi ultimo libro, al revs es titulado L avenir de l art El porvenir del arte (vlb, 2010). Hablo del regreso paradjico de la pintura en la edad digital, de la importancia del arte filosfico, critico, sociolgico, pero digo tambin que encontramos un determino tico de la esttica. Las artistas digitales, los que pretenden reemplazar los bellas artes, exigen un monopolio ilegtimo. Se mezclan con las industrias del entretenimiento. Pierden el poder crtico del arte. Hablo de la necesitad de reintroducir un dilogo entre bellas artes y artes digitales y de desarrollar bellas artes digitales.

Y la literatura? Usted no daba gran crdito al e-book. Eso parece haber cambiado, cmo lo ve ahora? Se cree confirmar el fin de la poca de Gutenberg citando el xito comercial de los libros electrnicos, sean de Amazon, de Sony, de Microsoft y tantas otras empresas, o las tabletas electrnicas de tipo iPad. Pero no se debe olvidar que este xito comercial ha llegado despus de muchos fracasos, uno tras el otro, y progresa hoy solamente en la medida que esos nuevos soportes electrnicos imitan ms y mejor al buen viejo libro de papel: ergonoma, ligereza, tamao, manipulacin agradable de las pginas que suenan cuando las pasamos, superficie opaca de la pantalla, movimiento curvo... Hasta el olor de la tinta de imprenta se manda en bolsitas por correo tradicional. Eso sin hablar de la reduccin espectacular de los precios. Los japoneses acaban de comercializar un soporte de lectura de libros electrnicos que imita hasta la flexibilidad de las paginas cuando se inclina la pantalla en diversos ngulos. Es decir que, paradjicamente, el libro tradicional de papel impreso es un modelo ineludible para cualquier xito de tal imitacin electrnica. Hablo del triunfo de e-Gutenberg a pesar de McLuhan.

Facebook, Google , entre otros, preanuncian el fin de la vida privada, o al menos parece que harn todo lo posible por no respetarla, qu cambios avizora, cul ser el lugar de la intimidad?

Tenemos que resistir, denunciar el cinismo de Facebook y la ingenuidad de sus usuarios. Es fundamental respectar la vida privada en una democracia: es una conquista que no podemos perder. He escrito muchas veces contra Facebook y anunciado su declinacin, que est cada vez ms prxima.

Es optimista en relacin al futuro?

Si el sentido es una voluntad, la tica es una voluntad, la direccin de nuestra evolucin es una voluntad. No se lee, se decide. Tenemos que desarrollar ms humanismo gracias a mas links. Dos veces hyper, entonces. En este sentido hablo de tica planetaria. Es ms importante la tica que la tecnologa para nuestro futuro.

http://www.bitacora.com.uy/noticia_3862_1.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter