Portada :: Ecologa social :: Libros
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2011

Entrevista con Stefano Liberti, autor del libro "Land grabbing. Come il mercato delle terre crea il nuovo colonialismo"
Cunta tierra necesita el Mercado

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Cunta tierra necesita un hombre? es el ttulo de uno de los mejores cuentos de la literatura universal. Lo escribi Tolstoi en 1886 y es una parbola sobre la codicia humana. Land grabbing. Come il mercato delle terre crea il nuovo colonialismo (Minimum fax, 2011) es un reportaje sobre el acaparamiento de tierras realizado con perspectiva global con el fin de alertar sobre acumulacin de tierras con fines especulativos. Lo ha escrito tras varios aos de viaje por cuatro continentes Stefano Liberti (1974), periodista de Il Manifesto experto en frica, autor del excelente A Sud di Lampedusa (Minimum fax, 2008), otro viaje periodstico-literario de cinco aos por las rutas de los migrantes africanos.

Land grabbing est compuesto en forma de mosaico. El lector va uniendo teselas y recompone un puzzle pasando de Etiopa, El Dorado de los inversores, a Arabia Saud, donde los jeques del Golfo intervienen en subastas a la baja de la tierra africana. Entra el lector en los palacios institucionales de Roma (FAO) y ve los malabares dialcticos que justifican estas polticas mientras oye el ruido de los movimientos de agricultores resistentes; vuela hasta el Chicago Board of Trade, la Bolsa mundial que fija el precio de los alimentos; se pierde en los maizales de Iowa; desciende a Brasil, reino del agrobusiness, y regresa a Tanzania, frontera de los biocarburantes. Pieza a pieza, el puzzle va revelando un perfil, una figura y un fondo muy inquietantes, y no debido a esa facilona obsesin por la sombra del Dragn chino, sino porque uno tiene la sensacin de leer una crnica de un maana hambriento y depredador: ante la noticia de que la cosecha de maz en EEUU ser escasa, hoy hay gente que aplaude. Este libro nos cuentaotro episodio de ese choque brutal entre concepciones antropolgicas, tan bien descrito por John Berger en Puerca Tierra. De un lado, el tiempo nico del Capitalismo, que carece de lmite y que roba promesa a promesa -Progreso!- el presente; del otro, el tiempo circular y resistente de los campesinos, que se asienta en la tradicin para asegurar da tras da la supervivencia, el futuro presente.

En aquel cuento magistral, Lev Tolstoi nos enseaba que la tierra que necesita un hombre es poca, muy poca; en este libro-mosaico, Liberti nos revela que el Capital, si le dejan, requiere toda, toda, toda.

- Con qu fin se acaparan las tierras? De cunta tierra hablamos?

- Stefano Liberti: El fenmeno del land grabbing literalmente, acaparamiento de tierras- empez por 2008, despus de la crisis alimenticia, al subir los precios de los gneros alimentarios. Desde entonces, algunos pases ricos de liquidez pero pobres de tierras como los pases de la Pennsula Arbiga comenzaron a lanzar medidas para adquirir tierras en el extranjero, preferentemente en frica, para garantizar la seguridad alimenticia de su poblacin. Adquirieron millones de hectreas para producir alimentos que luego se exportaban. Resulta difcil realizar un clculo preciso, pues no existe una base de datos exacta y porque estos acuerdos los negocian directamente las compaas privadas con los gobiernos de los pases que ceden las tierras. Segn un clculo a la baja, en los ltimos tres aos se han cedido a entes privados unos 60 millones de hectreas anteriormente pblicas, una superficie que equivale a la de toda Francia.

- Quines son los protagonistas de este neocolonialismo?

- Los protagonistas de esta carrera por la tierra no slo son las compaas privadas de esos Estados que mencionaba sino tambin grupos que normalmente operan en el mercado financiero. Muchos de stos que antes invertan en el mercado accionario se han desplazado a la tierra, ya que la consideran un bien ms seguro y menos sujeto a los vaivenes de las bolsas. Gran parte de estos grupos, que dirigen antiguas estrellas de los grupos financieros como Morgan Stanley o Goldman Sachs, son private equity fund, sociedades no cotizadas en Bolsa cuyos inversores privados apuestan por la buena andadura de la inversin a corto plazo. Las ganancias pinges de estas inversiones quedan garantizadas, sobre todo, por dos aspectos: los cnones de alquiler de las tierras, que son bajsimos, y el insignificante coste de la mano de obra.

- Por qu considera que los mayores culpables de este fenmeno son los gobiernos locales? Acaso no son igualmente culpables las instituciones occidentales, cmplices del fenmeno?

- Los gobiernos locales son los que en ltimo trmino ceden la tierra a cambio de vagas promesas de desarrollo, cuando no es a cambio de alguna mordida. Aunque quisieran, los gobiernos occidentales no tendran mucho que decir al respecto en esta cuestin. Otra cuestin bien distinta es la responsabilidad de las instituciones internacionales como la Banca Mundial o la FAO-, que tienen en sus estatutos el objetivo de reducir la pobreza y aliviar el problema del hambre en el mundo. Estas organizaciones han promovido activamente estas inversiones en agricultura sosteniendo que deban considerarse motores para el desarrollo de un sector que en los ltimos veinte aos haba recibido muy pocas inversiones. El problema es que el beneficio en los pases en los que se hacen estas inversiones es muy escaso: en las tierras que se alquilan se cultivan productos destinados a la exportacin o cultivos para agrocarburantes. As pues, no se incrementa la soberana alimenticia de los pases implicados, sino que se ataca. Pongamos por ejemplo el caso de Etiopa, donde actualmente algunas regiones estn sufriendo una caresta, cuando resulta que Etiopa es uno de los Estados africanos que con mayor afn ha intentado alquilar porciones de su tierra a inversores extranjeros, como los saudes, que luego exportan la gran mayora de esos productos.

- La tierra es mercanca, dice uno de los entrevistados. Este fenmeno que describe abre una nueva fase del capitalismo financiero?

- Sin duda. Como sealaba antes, la carrera por la tierra comenz tras la crisis de los crditos subprime y el derrumbe de la bolsa de Wall Street en 2007. En ese momento enormes cantidades de capital se desplazaron del mercado accionario clsico a los bienes refugio alimenticios, productos alimentarios bsicos como el trigo, el maz, el azcar y la soja, lo cual hizo que aumentara el valor de estos productos. El acaparamiento de tierras es, en parte, consecuencia de esta sacudida a nivel financiero desde el momento en que grandes grupos del capitalismo financiero estn hoy implicados en la carrera por la tierra.

- Este es el primer reportaje en el mundo acerca del fenmeno alarmante del acaparamiento de tierras, que se expande. Por qu se presta, segn usted, tan poca atencin meditica a este fenmeno?

- Porque es un fenmeno que hay que investigar a fondo, y con los tiempos rpidos del periodistmo de hoy resulta difcil comprenderlo de forma exhaustiva. Tal vez por ello an no sea objeto de atencin meditica. Yo tuve que viajar por varios pases en los cuatro continentes para dar una visin de conjunto del problema. Adems, se ha de considerar otra cuestin: es un asunto relativamente nuevo.

- En su libro precedente, A Sud di Lampedusa, usted trataba de la inmigracin africana. Cmo incide el acaparamiento de tierras en los flujos migratorios?

- No hablara de una incidencia directa. Est claro que el acaparamiento de tierras produce inevitablemente una reduccin de los recursos y de las tierras a disposicin de las poblaciones locales y acelera el xodo de las poblaciones rurales hacia los centros urbanos. Hablara, pues, ms de migraciones internas en los pases que de flujos internacionales, cuyos protagonistas suelen ser personas que pertenecen a las clases medias urbanas.

- Robert Rodrigues, antiguo ministro de Agricultura brasileo y cofundador, junto con Jeb Bush, del Comit Interamericano para el Etanol, le plantea con frialdad en el libro un nuevo escenario geopoltico. Dice Rodrigues: El biocombustible, la agroenerga, se desarrollar entre el Trpico de Cncer y el de Capricornio, una franja que comprende toda Amrica Latina, toda el frica Subsahariana y buena parte del Asia pobre. Cambiar el paradigma agrcola mundial. Pero cambiar tambin la geopoltica mundial porque estos pases tropicales son ms pobres, con menos trabajo, con menos riqueza. Entre los dos trpicos tenemos tierras, agua, sol y mano de obra disponible. No tenemos el capital. El capital vendr del Norte, donde se consumir gran parte de la energa. Segn usted, est terminando la era del petrleo y comenzando la batalla global por los agrocombustibles?

- El petrleo es, por definicin, una fuente finita de energa. Los agrocombustibles jugarn un papel en el futuro energtico del planeta, a la par que otras formas de energa renovable. El problema de los agrocombustibles, sobre todo de los que se utilizan actualmente, es que sustraen tierras a los cultivos destinados a la alimentacin, haciendo que disminuya el espacio para la agricultura tradicional y que aumente el precio de los gneros alimentarios y de las tierras.

- Su libro da cuenta de una batalla antropolgica por la agricultura. Dos modelos contrapuestos luchan. Por un lado, el modelo incentivado por la Banca Mundial y las grandes organizaciones internacionales (grandes extensiones, monocultivos, trminos como oportunidad, desarrollo, productividad); por el otro, las organizaciones de pequeos agricultores que resisten calificando el modelo anterior de rapia, neocolonialismo, derechos violados. Despus de haber profundizado en el debate entre ambos puntos de vista, a qu conclusiones ha llegado?

- Mi conclusin es que estos dos modelos no son conciliables. Compiten entre s porque luchan por un recurso finito, como es la tierra. El primer modelo, que es el de las grandes empesas comerciales, tiene como punto de referencia la cantidad, los mercados extranjeros, las llamadas economas de escala. El segundo, el de los pequeos agricultores tiene con la tierra un vnculo ms hondo, que va ms all de la pura explotacin. No est demostrado que, a la larga, el primero asegure una mayor cantidad de alimentos que el segundo, porque el primero, que emplea pesticidas de modo extensivo y tiende a exprimir la tierra al mximo, empobrece los terrenos y los vuelve a largo plazo menos productivos.

- A lo largo del libro se oyen las voces de Via Campesina, Sem Terra y tambin las de los campesinos etopes o tanzanos. Cul es la mayor dificultad que afrontan estos movimientos y estos individuos? Cul cree que es el mejor modo de luchar contra este cambio que quieren imponernos en la agricultura?

- La mayor dificultad de estos movimientos es la falta de medios para que prevalga su punto de vista oponindose a la visin de los impulsores de este modelo de desarrollo basado en la granja comercial y el acaparamiento de tierras. Pese a ello, estos grupos se estn asociando y en parte han conseguido afirmar sus propuestas. En la ltima cumbre del Comit para la seguridad alimentaria mundial, rgano de la FAO, lograron moderar la posicin de partida de la organizacin, que se inclinaba claramente a favor de ciertas inversiones extranjeras y del acaparamiento de tierras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter