Portada :: Espaa :: Propuestas en otros medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2011

Declaracin de Izquierda Anticapitalista
Ante la reforma de la Constitucin: participacin ciudadana y lucha en la calle!

Rebelin


Prximamente el gobierno central, mediante un acuerdo con el Partido Popular, va a reformar la Constitucin para consagrar la estabilidad presupuestaria, endureciendo de esta manera an ms los propios criterios del Pacto del Euro. Con ello el gobierno del PSOE y el presumiblemente venidero del PP se erigen nuevamente en paladines ejemplares, mostrando su imagen ms sumisa y gregaria, de los postulados y exigencias de las oligarquas financieras y los requerimientos de los gobiernos Merkel y Sarkozy.

La va escogida de aprobacin, al final de una moribunda legislatura de un parlamento poco representativo, bajo un gobierno desnortado y sin consulta en referendo, muestra, una vez ms, el acatamiento del poder poltico institucional de las exigencias del poder econmico europeo. Y, como viene a reconocerse cada vez ms, es que lo llaman democracia y no lo es.... La respuesta social frente a este nuevo golpe de Estado de los mercados es un clamor: una parte cada vez mayor de la sociedad muestra su indignacin, e incluso actores hasta ahora inermes expresan su rechazo.

Desde Izquierda Anticapitalista rechazamos contundentemente la propuesta de reforma constitucional presentada por el gobierno estatal por los siguientes motivos:

1) Es una medida procclica: la poltica econmica debe compensar los efectos del ciclo econmico

El principal objetivo de los presupuestos pblicos debe ser la correccin de las desigualdades sociales y econmicas provocadas por una economa capitalista basada en la competitividad y la lgica del beneficio de una minora. En contextos de crisis econmica como el actual, dicha correccin debera ser realizada, en claro contraste con lo que vienen haciendo las administraciones pblicas, mediante un aumento del gasto pblico social. El establecimiento de un lmite constitucional del dficit- que en este contexto supone una apuesta explcita por ahondar los recortes de gastos y que no deja de ser una formalizacin de la poltica econmica implementada hasta ahora- priorizar el pago de la deuda y sus intereses e impedir priorizar la defensa de los derechos sociales bsicos de las clases trabajadoras y populares. De esta manera, obligar a darles la espalda mediante una reduccin del gasto social en plena recesin. Adems de constituir un grave ataque contra los derechos fundamentales de amplias capas de la ciudadana, dicho rumbo limitar gravemente -como han anunciado incluso los economistas crticos ms moderados-, la capacidad de recuperacin econmica y generar ms recesin.

Mientras que el principal objetivo de la reforma es transmitir seguridad a los poderes econmicos y financieros que se esconden tras los mal llamados mercados, sabemos a estas alturas que sus ataques contra la deuda soberana espaola no cesarn si con ellos pueden continuar enriquecindose.

2) Bajo los mandatos del PPSOE la reduccin del dficit mediante el aumento de los ingresos est descartada: recortar los gastos es la opcin elegida

La tendencia en el Estado espaol durante las ltimas dcadas ha sido reducir de manera espectacular la presin fiscal sobre las clases adineradas y las rentas del capital. Ello se ha visto ilustrado, entre otros ejemplos, mediante la reduccin y eliminacin de los impuestos de sociedades, de sucesiones, de patrimonio, etc. El gobierno espaol tambin se ha mostrado absolutamente indiferente ante la necesidad de erradicar el fraude fiscal, los parasos fiscales y la evasin de capitales. Precisamente porque en pocas de recesin econmica el dficit crece como resultado del aumento del desempleo, la respuesta no debe ser en ningn caso la disminucin del apoyo pblico a los sectores ms vulnerables y desfavorecidos, sino, al contrario, una mayor capacidad de captacin de recursos para hacer frente al drama personal, familiar, laboral y social de millones de personas. Ante esto, la izquierda alternativa ha de seguir trabajando para romper el mito que presenta la creciente deuda pblica como resultado del gasto social y visibilizar el papel central que tanto un sistema fiscal regresivo y absolutamente conservador, as como el rescate de mltiples entidades bancarias durante los ltimos aos, estn teniendo en el aumento del dficit y la deuda.

3) La reforma constitucional es otro paso hacia la aniquilacin del Estado del bienestar: necesitamos ms, no menos gasto pblico

A pesar del cinismo presente en los discursos del PSOE y el PP, la reforma constitucional no tendr como resultado salvar un de por s exiguo Estado de bienestar, sino que ser otro paso en el camino para acabar con l. Lo peor de la crisis y de las contrarreformas neoliberales est an por llegar: presenciaremos sin duda nuevos ataques contra las pensiones, contra los subsidios contributivos y no contributivos por desempleo y, como ya est ocurriendo en Catalunya, por razones de exclusin social. Asistiremos tambin a nuevas privatizaciones de los servicios pblicos como la sanidad o la educacin o a la imposicin del co-pago, etc. En definitiva, la reforma proporcionar la coartada constitucional para seguir erradicando el inters de lo pblico y lo social. Es absurdo y ridculo que los partidos mayoritarios argumenten lo contrario: 2-3 sigue siendo -1. Sin un incremento de los ingresos las cuentas no saldrn.

4) Contra la tecnificacin de la ideologa neoliberal: otra poltica econmica es posible

La trampa de hacer aparecer reformas antisociales y profundamente injustas como inevitables y avaladas por la ciencia econmica no es nueva. El gobierno de Zapatero ya lo hizo con la Reforma Laboral, con la Reforma de las Pensiones y con el Tijeretazo del 2010. De esta manera, el gobierno del PSOE enmascara su subordinacin al poder financiero mediante explicaciones supuestamente cientficas que suspenden la prueba del sentido comn y la justicia social a la que debera responder cualquier gobierno que se autodenomine socialista. Como ya han expresado las compaeras de la comisin de economa de Sol, la reforma supone constitucionalizar una ideologa determinada en una carta magna, plasmar en una constitucin el llamado pensamiento nico en economa. La reforma es un nuevo paso en la identificacin absoluta del PSOE con los intereses y proyectos de las lites econmicas, una apuesta profundamente ideolgica constitucionalizada y una declaracin pblica de su postura ante la guerra social declarada por el capital y los gobiernos europeos a las clases populares.

5) Las formas son inadmisibles: lo llaman democracia y no lo es

El camino elegido para la reforma constitucional es profundamente antidemocrtico. Es inadmisible que una norma de este calado, y que en todo caso no entrara en vigor hasta el ao 2020, se modifique por un acuerdo entre dos partidos polticos con decreciente apoyo y credibilidad social, en el mes de agosto y por un procedimiento de urgencia. Esta urgencia no ha estado presente en los ltimos 30 aos para eliminar la constitucionalidad de la pena de muerte o someter a referndum el carcter constitucional del derecho de los pueblos a la auto-determinacin o un modelo de estado republicano. Este mismo pacto bipartidista se dio hace pocos meses cuando el PSOE y el PP modificaron de manera antidemocrtica y oligrquica la ley electoral para dificultar la presentacin de candidaturas extraparlamentarias como la de Equo, Izquierda Anticapitalista, Comproms u otras organizaciones.

En este sentido, apoyamos la reivindicacin de someter la reforma a un referndum. Exigir un referndum supone librar una batalla democrtica, poner lmite a la arbitrariedad de los partidos mayoritarios y propiciar un debate social que nicamente puede tener efectos positivos. Sin embargo, la exigencia de un referndum no debe ir sola como tctica de oposicin. Hay que salir, como ya se est haciendo, a la calle y levantar la voz contra este golpe de Estado de los mercados con la connivencia de una parte muy importante de la clase poltica. Hay que seguir movilizndose para oponer resistencia, para expresar disenso y profundizar las luchas que desde el pasado mes de mayo no han dejado de crecer en el Estado espaol. Hay que seguir, finalmente, trabajando por una huelga general que pueda servir para incrementar la presin contra este tipo de medidas y seguir acumulando fuerzas para librar mltiples batallas contra la profundizacin de las medidas neoliberales que sin duda est a la vuelta de la esquina. A pesar de que las movilizaciones ciudadanas inspiradas por el movimiento 15M son sin duda un fenmeno esperanzador, el movimiento ha de ser capaz de vincular sus reivindicaciones con las de millones de trabajadoras y trabajadores que se encuentran soportando el gran peso de la crisis.

 

www.anticapitalistas.org


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter