Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2011

Espaa
El retroceso social y su justificacin: violencia de Estado

Miguel ngel Garca
opiniondigital.es


Las leyes establecidas en toda sociedad son siempre las leyes que defienden al poderoso, al rico y a su poder frente a los no poseedores de propiedad, a los pobres. La propiedad privada y el derecho han creado un abismo entre dos "clases" jerrquicamente diferenciadas entre s: la clase de los propietarios, de los poderosos y de los amos, frente a la clase de los no propietarios, pobres y esclavos. Las desigualdades sociales que surgen con la propiedad privada, el derecho para protegerla, y la autoridad para que se cumpla ese derecho, surgen como causa de las leyes.

Este era el escenario que motivo a Rousseau en 1754, para publicar "Discurso sobre el origen y el fundamento de la desigualdad entre los hombres".

Han pasado mas de 250 aos , se han producido tres revoluciones (esa gran olvidada en Europa que fue la estadounidense, su hija la francesa y la sovitica), se han sufrido varias guerras, una de ellas por culpa de los nacionalismos, y la otra, supuestamente en pro de la libertad y de la democracia y que algunos autores engloban como Guerra Civil Europea con un resultado de varias decenas de millones de muertos, y me entristece ver que el resultado es el que veo.

Hace dos siglos y medio, ante el panorama anteriormente descrito, Rousseau mantena que esta situacin no era superable, pero que poda mitigarse a travs de una sana vuelta a la naturaleza y una educacin dirigida a fomentar el individualismo y la independencia del hombre.

Otro terico, Max Weber, en "La ciencia como vocacin, la poltica como vocacin" define Estado como una entidad que detentael monopolio de la violencia y los medios de coaccin .

De ello deduce que:

Tema aparte de que nos cuestionemos la legitimidad de estas conclusiones, estamos asistiendo a la suplantacin de las atribuciones del Estado, entre ellas el ejercicio de esa violencia institucional, por parte de los intereses econmicos de unos pocos: Estado por CAPITAL, Parlamento por Consejos de Administracin, Moncloa por Ciudad financiera de Boadilla, Madrid por Londres, Paris, Bonn, Washington y en ltima instancia Pekn... lo que supone una agresin brutal y absolutamente ilegtima a los derechos de la ciudadana, del pueblo.

Parece una broma pesada. El supuesto Estado de bienestar, se que solo un puado de personas en el mundo hemos podido acariciar con las yemas de los dedos durante poco ms de una generacin, se esfuma. Desaparece. Tal vez nunca existi y solo fue un espejismo O tal vez sea un derecho legtimo. Un derecho de todos los hombres y mujeres del mundo. Un derecho por el que luchar, pelear con uas y dientes. Un derecho que tenemos que arrebatar a quien nos lo est negando.

Estamos asistiendo a los primeros episodios de una guerra. Con todas las letras. Una guerra en la que el enemigo se intuye, no est plenamente identificado, pero a fin de cuentas est atacando. Se tard tres aos en identificar plenamente la Guerra Fra como tal. Cuanto antes identifiquemos el problema, y lo afrontemos, ms probabilidades tendremos de salir victoriosos.

Ha llegado el momento de variar los papeles. Que sean ellos quienes se defiendan.

La respuesta: DECRECIMIENTO. El capitalismo ha MUERTO. Dejemos de poner tiritas al muerto, que ya huele... y enterrmoslo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter