Portada :: frica :: Agresin militar en Libia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2011

Libia
Cuando la libertad se hipoteca

Silvestre Montilla
Rebelin


En los ltimos das hemos visto la cara de la ms cruenta de las barbaries que muestra el imperialismo cuando entra en crisis el sistema que lo sustenta, Libia ha mostrado la profunda inmoralidad de las potencias de occidente cuando nos hablan de democracia y DD.HH.

Lo que comenz como movilizaciones por demandas legtimas y como ecos de la revolucin rabe; inmediatamente fue confiscado y puesto al servicio de los intereses de las trasnacionales imperiales, quienes ahora no slo se disputan los recursos que ya Gadafi haba entregado, sino que tambin se pelean por los cuantiosos contratos para reconstruir lo que el negocio de la guerra ha destrozado.

No dudamos del carcter dictatorial y autocrtico de quien por dcadas fuera un lder nacionalista y smbolo de la liberacin de los pueblos y que desde hace algunos aos en actos de indiscutible traicin vino dando el ms grosero de los virajes en una serie de pactos, entregas y concesiones con el capital trasnacional, as como la sistemtica represin y persecucin contra el pueblo Libio y sus organizaciones de avanzada; Gadaffi por muchos aos represent peligro e incomodidad para occidente, pero desde hace poco ms de una dcada fue uno de sus ms grandes aliados en la regin y el ms disciplinado de su colaboradores, en actos de obscena reciprocidad, ste permiti la privatizacin de los recursos libios y a cambio, las potencias imperialistas le bajaron dos a las campaas y ataques en su contra permitindole el ingreso a los organismos de cooperacin econmica internacional , asistir a las grande cumbres y entrar en una especie de coexistencia pacfica que represent para el lder Beduino una especie de relacin ganar-ganar.

Por esto decimos que las banderas inicialmente levantadas por el pueblo Libio pudieron haber sido sin ninguna duda, absolutamente legtimas, pero estas fueron inmediatamente confiscadas, secuestradas y puestas al servicio de los planes imperiales, quienes despus de haber sido ntimos de Gadaffi, de manera hipcrita e inmoral empezaron a mostrarse horrorizados y preocupados por la libertad y los DD.HH en Libia y tras el clsico lobby y la campaa meditica preparadora de subjetividades; comenzaron su ms brutal agresin y destruccin contra este pas del Magreb, reduciendo a la mayora de los inicialmente rebeldes a miserables mercenarios y operadores de sus planes en tierra y gestores del nuevo saqueo la pueblo Libio.

Por esto la fulana libertad que hoy se proclama en la libia sin Gadaffi no es ms que un mero eufemismo, una libertad que nace hipotecada hasta la mdula a los intereses imperiales y sus planes geoestratgicos, una libertad a la que le fue impuesta una bandera monrquica y por lo tanto tirnica como smbolo elocuente de su naturaleza y funcin, una libertad representada por tteres mercenarios otrora responsables de la tirana de Gadaffi y hoy maquillados y renovados dispuestos a seguir la funcin.

Mientras tanto, el heroico pueblo libio contina resistiendo a los ataques y a la masacre por parte de occidente y sus lacayos; desde aqu nuestra ms comprometida solidaridad, con la confianza de una de nuestras principales consignas solo el pueblo salva al pueblo.

Silvestre Montilla es estudiante Escuela De Filosofa UCV

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter