Portada :: frica :: Cuerno Africano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2011

Somalilandia: la excepcin del cuerno de frica

Txente Rekondo
GAIN


El 18 de mayo de 1991 Somalilandia declar su independencia, hace ahora algo ms de veinte aos. Desde entonces su lucha por encauzar un proyecto soberano y lograr el reconocimiento internacional ha tenido su cara y su cruz. Y a pesar de que algunos la califican como el oasis del Cuerno de frica, la mal llamada comunidad internacional no ha reconocido su situacin.

Aquella declaracin de independencia ha permitido que el pueblo de este pas pusiera en marcha un proyecto que ha trado consigo la formacin de gobiernos estables en una regin asolada por la inestabilidad y un sistema de legitimidad muy importante, en claro contraste sobre todo con la situacin que se vive en la vecina Somalia. Muchos analistas han sealado que la realidad de Somalilandia, con sus defectos y aciertos, puede convertirse en un ejemplo de cara a los colapsos estatales o los llamados estados-fallidos en otros lugares del mundo, y a da de hoy es una realidad soberana, a pesar de su no reconocimiento internacional.

Esta realidad conoce diferentes trminos: ?cuasi estados no reconocidos?, ?estado dentro de estados?, ?estados de facto??y la mayora de los casos comparte algunos elementos bsicos. Una direccin poltica con apoyo popular; una capacidad de gobernar a una poblacin determinada; controlar el territorio; tener la capacidad de entablar relaciones con otros estados; lograra un amplio reconocimiento internacional de su soberana?

Transnistria, Osetia del Sur, Abjasia, Nagorno-Karabaj o Somalilandia entre otros cumple todas las condiciones excepto la ltima. La comunidad internacional en su mayor parte rechazan el reconocimiento de esas realidades soberanas. La hipocresa o doble rasero se pone adems de manifiesto cuando s son reconocidos estados que no controlan su territorio, que no logran dotar de los servicios bsicos a su poblacin ni de mantener una gobernabilidad estable.

Los argumentos que defienden los detractores del reconocimiento de Somalilandia se vuelven contra ellos cuando se les recuerda los casos de Eritrea (alteracin de fronteras en el continente africano) o de Eslovenia y Croacia (en Europa) por poner algn ejemplo. Algunos estados se aferran adems al debate en torno al sujeto de decisin, y pretenden que en el caso de Somalilandia la poblacin de Somalia tambin participe en la decisin final. Algo que no tuvieron en cuenta cuando se desmembr la antiguo Yugoslavia.

Somalilandia lleva tiempo desarrollando las llamadas ?cuatro R?. Por un lado la reconciliacin, donde ha venido jugando un papel clave el sistema de los consejos de ancianos (Guurti), que ha sabido compaginar una especie de alianza entre ?tradicin y modernidad?. Por otro lado est la reconstruccin, donde una conjugacin de seguridad, descentralizacin, aportaciones econmicas de la dispora han permitido un cambio sustancial en estos veinte aos. Tambin es clave la religin, en un pas mayoritariamente musulmn, y donde las cofradas sufes han desempeado un papel muy importante, y que ha impedido que se desarrollen al mismo tiempo tendencias jihadistas o de un islamismo ms radical, y donde se mira tambin con atencin al modelo turco. Y finalmente el reconocimiento internacional, la gran cruz que persigue al pas, y que a pesar de contra con las simpatas de algunos estados africanos (Sudfrica, Ruanda o Kenia), son ms los que se oponen (Egipto, Sudn, Arabia Saudita?).

Somalilandia rene los criterios objetivos para ser reconocido como un estado soberano: tiene una poblacin permanente (asentada adems con la vuelta de desplazados y refugiados; un territorio definido (con clara referencia a l protectorado britnico de Somalilandia); un gobierno con una autoridad poltica organizada y que es capaz de dotar de seguridad al pas y hacer frente a los problemas de la piratera o del jihadismo transnacional; capacidad de entablar relaciones con otros estados, y a pesar de los obstculos que debe superar, el pas mantiene misiones diplomticas ene diferentes puntos del mundo.

Todo un abanico de excusas se expone para frenar el reconocimiento internacional. Desde los que ?prefieren una Somalia unida, hasta los que condicionan cualquier acuerdo ?al proceso de paz somal?, pasando por aquellos que sostiene que ?debe ser la Unin Africana la que determine si es o no un estado independiente?. Como se puede observar todas ellas son razones polticas y no basadas en cuestiones de legalidad. El temor de muchos estados a que se abra una especia de caja de Pandora que redefina y articule una realidad internacional ms acorde con las voluntades de los pueblos y naciones del mundo sirve de freno para el reconocimiento de nuevos estados.

Somalilandia, en un ejercicio democrtico ha aprobado en dos ocasiones su independencia de manera formal. Tras la declaracin de 1991, en 1993 el sistema tradicional basado en la estructura de clanes aprob la independencia, y posteriormente en 2001 el 97% de la poblacin hizo lo propio en un referndum. En la ltima dcada ha elaborado adems una constitucin, ha celebrado elecciones parlamentarias, municipales y presidenciales.

Los cambios sustanciales tambin se han sucedido en este pas y han abarcado diferentes sectores: la actividad comercial, la restauracin de las infraestructuras, sistemas de telecomunicaciones, el sector servicios o el de las transacciones financieras han dotado a la nueva realidad un empuje desconocido en la regin.

El resurgir econmico no ha sido sencillo, pero el pas sigue basando buen aparte d el mismo en la importancia que ha tenido el pastoreo y el comercio de ganado, a pesar de las trabas y boicots de Arabia Saudita en ocasiones, o de la ausencia de inversiones directas extranjeras. Sin duda las importantes remesas econmicas enviadas por la dispora tambin han contribuido a esos cambios, como lo ha hecho el comercio de sus puertos y el desarrollo incipiente del sector servicios y de la manufactura.

Paralelamente, esa estabilidad y auge econmico han propiciado un desarrollo social desconocido en la zona. La vuelta de desplazados y refugiados, el auge de las ciudades y del sedentarismo, una red de servicios sociales (educacin y salud) que todava tiene mucho por desarrollar y obstculos que superar (peso del sector privado en materia sanitaria y, costes, menor presencia de mujeres o desequilibrio campo-ciudad en el educativo).

Entre los obstculos que afronta adems est el del consumo del qaad (tambin conocido como khat, qaat o chat) y que condiciona la economa de muchas familias y en cierta medida dificulta el desarrollo social. Pero sin duda uno de lo mayores problemas reside en el no reconocimiento internacional (que tiene consecuencias negativas de calado, pues frena el desarrollo de importantes sectores, como el petuelo o gas, as como el acceso a fondos financieros internacionales).

Somalilandia ha mostrado al mundo que su modelo es la anttesis del colapso de Somalia, que rechaza por diferentes razones una frmula unitaria con el pas vecino y a pesar de todo la mal llamad comunidad internacional sigue negando su reconocimiento (algo en lo que coinciden con los islamistas somales de Al-Shabaad). Este pas a pesar de todo, sigue representando un modelo atpico en el Cuerno de frica, y con su proceso de democratizacin, desarrollo econmico y estabilidad podra ser un modelo a seguir en esa compleja regin.

Como dice un prestigioso analista local, ?en los ltimos aos hemos logrado llevar adelante un proceso de reconciliacin, desmovilizacin y restauracin de la ley y el orden. Nuestra capital es un centro comercial de carcter internacional y hemos sabido frenar amenazas latentes como la piratera y el jihadismo transnacional?. Y a pesar de todo la comunidad internacional prefiere mirar para otro lado.

Txente Rekondo Gabinete Vasco de Anlisis Internacional (GAIN)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter