Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2011

Los diez mandamientos de la teologa neoliberal

Antoni Jess Aguil
Rebelin


En su Historia del siglo XX, el historiador britnico Eric Hobsbawm se refiere a las dcadas de 1980 y 1990 como la era de la teologa econmica neoliberal. En la misma lnea, y haciendo igualmente un uso metafrico del lenguaje religioso, el escritor y periodista espaol Manuel Vzquez Montalbn acu la descriptiva expresin teologa neoliberal para referirse a un tipo de fundamentalismo econmico basado en los dogmas del neoliberalismo, hoy de sobra conocidos: desregulacin de la economa, privatizacin y reduccin del papel del Estado, entre otros principios que convierten al libre mercado en una especie de divinidad universal cuyos preceptos deben ser obedecidos de manera inflexible. El economista italiano Riccardo Petrella habla de las Nuevas Tablas de la Ley fundadas por la teologa neoliberal: los mandamientos revelados por el dios Mercado a Friedrich Hayek, Milton Friedmann y el resto de colegas de la Sociedad del Monte Peregrino, congregados en esta localidad suiza en 1947 para cargar contra el New Deal del presidente Roosevelt y el keynesianismo hegemnico en aquel momento.

Desde entonces y hasta hoy, los mandamientos de la teologa neoliberal han sido perfectamente naturalizados e impuestos gradualmente urbi et orbi durante dcadas de propaganda poltica y meditica. Durante aos, Margaret Thatcher sostuvo, como si fuera un orculo revelador de una verdad inexorable, la mxima de que no hay alternativa (There is no alternative) a la globalizacin capitalista neoliberal. Los mandamientos de la teologa econmica neoliberal representan el pacto de amor incondicional suscrito entre los promotores de la globalizacin neoliberal y el Mercado. Los deberes incondicionales que la teologa neoliberal exige cumplir pueden formularse del siguiente modo:

1. Amars al Seor tu Dios, el Mercado, con todo tu corazn, con toda tu alma y con toda tu mente. Este mandamiento expresa el principio de divinizacin y sacralizacin del Mercado, fundado en el amor nico y la fe ciega que el ser humano est llamado a depositar en este mecanismo abstracto, rechazando todos los pecados y herejas que le son contrarios. Cualquier intento de interferir en su funcionamiento libre y natural para introducir elementos de justicia redistributiva conduce directamente al socialismo, catalogado como ideologa hertica a combatir. El Mercado es quien con sus propias leyes regula los precios, estimula la produccin, castiga al incompetente y premia al emprendedor virtuoso. La principal representacin simblica del Mercado en la Tierra es el dinero, al que se le debe rendir culto todos los das. De manera metafrica, en los Grndisse (1857-58), Marx afirmaba que en las sociedades capitalistas el dinero es la divinidad entre las mercancas: De su figura de siervo, en la que se presenta como simple medio de circulacin, se vuelve de improviso soberano y dios en el mundo de las mercancas.

2. No opondrs resistencia a la actual globalizacin neoliberal de mercados, finanzas y capitales. Es necesario que te adaptes a este proceso imparable e irreversible que sigue adelante contra viento y marea.

3. Privatizars todo lo privatizable, reducirs a mnimos el Estado y dejars el gobierno en manos de poderes globales privados. Este precepto exige desmantelar el Estado social y promover el control de los servicios pblicos por parte del sector privado, hecho que permitir una gestin ms eficaz de los recursos. El Estado, de este modo, se convertir en una institucin residual, mantenido como mero garante de los derechos de propiedad privada y rbitro en los conflictos jurdicos entre individuos.

4. No ejercers resistencia contra el sacrificio de vidas humanas y no humanas. La vida humana y la de la naturaleza son slo un medio ms para mantener y asegurar la continuidad del sistema vigente.

5. No te resistirs a la innovacin tecnolgica. Es necesario que te adaptes rpida e intensamente a las nuevas tecnologas para reducir gastos y eliminar fuerza de trabajo intil.

6. Liberalizars todos los mercados nacionales hasta hacer que el mundo se convierta en un mercado nico global. Cualquier forma de proteccionismo es declarada totalmente incompatible con la fe en el Mercado.

7. Codiciars los bienes ajenos. Extenders tus propiedades allende los mares ejerciendo nuevas formas de colonizacin.

8. Practicars el evangelio de la competitividad. Luchars a sangre y fuego contra el prjimo hasta llegar a ser el vencedor, el mejor y ms exitoso lder del mercado. De no hacerlo, tus posibilidades de supervivencia en el Paraso son nulas, pues sers liquidado por otros ms competitivos que t y, por tanto, expulsado.

9. Sustituirs la justicia social, una grave amenaza y coercin al valor de la libertad individual, por la caridad, la compasin y la buena voluntad como ejemplo de virtud moral altruista con los desafortunados que viven al margen del Mercado.

10. Defenders una utopa conservadora (Hinkelammert), aquella que hace apologa de la realidad existente, la radicaliza y mantiene inmutable. Abandonars sin contemplaciones el sueo y la esperanza vana de un mundo mejor, ms justo, igualitario y democrtico, porque ya ests, de hecho, en el mejor de los mundos posibles.

Los dogmas de la teologa neoliberal consagran la glorificacin de la sociedad y la ideologa de consumo; respaldan la presin de los mercados financieros y las agencias de calificacin de riesgo sobre la economa de un pas; utilizan la retrica de la moderacin, el ajuste y la austeridad presupuestaria para recortar, deteriorar o privatizar servicios sociales pblicos (sanidad, educacin, transportes, etc.); transforman el Estado de Bienestar para la ciudadana en un Estado de Bienestar para las empresas privadas; generan desigualdades estructurales de poder y riqueza y, por tanto, legitiman la exclusin social; amparan el secuestro de la democracia por parte de poderosos actores privados que convierten al Mercado en la instancia que toma decisiones polticas, sociales y econmicas que afectan al comn de la sociedad; promueven un modelo de desarrollo que propicia la insostenibilidad ecolgica, la homogeneizacin cultural y la generacin de formas de sociabilidad empobrecidas (darwinismo social del slvase quien pueda, egosmo insolidario y destruccin de los vnculos comunitarios).

Puede la democracia revertir los procesos de pauperizacin y desdemocratizacin provocados por esta teologa sacrificial, individualista e insolidaria dominante a escala global? Ser la reflexin de la prxima crnica.
*Antoni Jess Aguil es investigador en filosofa poltica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter