Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2011

Sobre la justicia espaola y el Pas Vasco
Provocando, que es gerundio

Carlos Tena
Rebelin


El camino emprendido por la justicia espaola, desde que se consinti la permanencia del Tribunal de Orden Pblico como organismo respetable, cuando de juzgar y sentenciar a presuntos militantes de ETA se trata, se ha plagado de resultandos y considerandos que escandalizaran a cualquier jurisprudente con un mnimo sentido de la tica profesional, cuando no provocaran la carcajada de quien aplique la deontologa en su quehacer diario.

Con toga, birrete y mazo o martillo (en el caso de muchos de los jueces del TOP o Audiencia Nazional lo ltimo es lo ms habitual), estos presuntos expertos en conocer, entender y aplicar las leyes, usan la provocacin cuando polticamente conviene al ejecutivo de turno.

Cuando se habla de la justicia como poder independiente, imagino a Monty Python diseando un cortometraje sobre la Audiencia. Caera sobre l todo el peso de la censura y el denuesto. Y es que los jueces y juezas no disfrutan con el humor inteligente. Prefieren, como la mayora de los magistrados del Supremo, escuchar a Rajoy.

El nuevo escenario que se vive en el Pas Vasco, que ilusiona y engrandece las esperanzas de una paz definitiva, acabando con el conflicto poltico que ya dura ms de medio siglo, no parece ser del agrado de quienes tienen la responsabilidad de mostrar un talante adecuado con la realidad del entorno.

La represin que se ejerce sobre los presos de la izquierda abertzale es digno de un pas como Colombia, EE.UU., Chequia, Panam, Polonia, Guatemala u Honduras, pases en los que el concepto justicia significa venganza, tortura, violencia y desprecio, vesania y miseria moral, es decir, los mismos reproches que desde una presunta democracia se echa en cara a los llamados pro-etarras, saco donde se arroja a sindicalistas, diputados, alcaldes o concejales, periodistas o profesores, poetas y msicos, autores de teatro o intelectuales de las ms diversas profesiones, de quienes se sospecha son independentistas. Horror. Espaa rota?. Jams, ladran los nacionalistas a lo Rosa Dez, Cospedal, Ybarra, Savater o Boadella.

La criminalizacin que se viene efectuando en todos los medios de comunicacin del colectivo Bildu, que conden todas las violencias, incluyendo la de ETA, no ha servido para otra cosa que demostrar la hipocresa infantil y torpe de los representantes del gobierno espaol, y de las personas que manipulan el dolor de las Vctimas del Terrorismo.

El milln de cadveres con que Franco estren su rgimen genocida no han recibido jams el mismo trato de aquellas, ni tampoco las condenadas injusta e ilcitamente desde que el Borbn, esplndidamente retratado en el video de Alsasua El discurso del rey, asumi la continuidad de la dictadura.

Dicen que el hombre ejerce completamente su libertad cuando no se somete a ninguna coaccin, interna o externa. Llmalo sueldo.

No voy a imaginar que esos jueces del TOP acten de la forma que lo hacen por miedo a la represin o la regaina. Vade retro. Lo malo es que lo hacen porque les agrada, porque detentan una ideologa paralela a que se impuso en 1939, para provocar, siguiendo los subliminales consejos que les llegan fuera del despacho, para que la violencia regrese abruptamente, rompiendo ese escenario de concordia que anhela todo el pueblo vasco y millones de espaoles.

No puede ser de otra manera, viendo la intolerable sentencia contra Arnaldo Otegi y Rafael Dez Usabiaga, considerndoles poco menos de oficiales de ETA y ordenando que se les encierre 10 aos. Dicen los jueces que queda probado que era as. Y esa afirmacin no es de recibo. Es, sencillamente, aplicar la conviccin personal como prueba definitiva.

Ya digo que, por instinto propio o influencia exterior, muchos funcionarios se alejan de las exigencias inherentes a su cargo, que actan a aos luz de los ideales que demandan sus obligaciones y en vez de privilegiar la justicia, ceden a la voluntad de otros intereses.

Esto provoca que la percepcin ciudadana sobre sus decisiones sea de desconfianza y deshonestidad. E incluso que se diga con toda la razn, que la justicia es Espaa parece un cachondeo.

Hace una semana, el Borbn envi un mensaje de agradecimiento a las autoridades que imparten la justicia en este rgimen, aprovechando la cachupinada anual que montan cual desfile del Da del Orgullo Judicial, donde acostumbran a pronunciar las simplezas de siempre y lucir sus collares, emblemas, puetas, togas y birretes. Solo falt que Caamao bailara un chotis con ngela Murillo, una de las juezas que con mejor estilo sabe exhibir su vulgaridad y ramplonera, incluso cuando ejerce en su TOP, digo en la Audiencia.

Sabiendo que una norma de la Constitucin permite que el rey pueda cometer los delitos que le venga en gana, sin que pueda ser siquiera llamado a declarar, no es raro que haya tenido el detalle. El abuelete es agradecido con quien le protege.

En otro pas, en una democracia, Juan Carlos de Borbn ya habra sido procesado por no condenar el terrorismo de Franco, amn de por otras denuncias que nunca se admitieron en los juzgados porque El Rey no est sujeto a les leyes. Ol la igualdad de los espaoles ante los cdigos.

Resultando lo anterior, considerando que estas ltimas sentencias y diversas manipulaciones sobre Bildu, colectivo al que ha votado ms de un tercio del pueblo vasco, despiden un tufo acorde con el que rein durante 40 aos, condeno al PPSOE a una afirmacin tajante: Ustedes no quieren la paz. Ustedes quieren que salte un comando loco y que ETA rompa la tregua, porque saben que en un Pas Vasco sin violencia, siempre perdern en las urnas.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter