Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-09-2011

Sandro Rosell, Josep Guardiola, la Qatar Foundation y la asamblea de compromisarios culs

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


La asamblea de compromisarios del Bara se rene el prximo sbado 24 de septiembre, el da de la Merc. Entre otros asuntos, los socios votarn la continuidad de Qatar Foundation como patrocinador de la entidad, una decisin que tom sin su explcita aprobacin la actual junta directiva, la que encabeza Rosell, el neoliberal. Un grupo activo de socios ha conseguido que el tema vaya al pleno de la asamblea.

Eso s, el pasado 20 de septiembre, el president Sandro Rosell, en una entrevista en 8TV, la televisin privada de los God [1], reiter su apuesta por la entidad catar y, abonando un discurso que l sabe muy eficaz, advirti sobre los riesgos de dejar escapar, esas fueron sus palabras, el actual esponsor. Qu riesgos? Han acertado: Patrocinaran [la QF] a otro club, incluido el Madrid, aunque no lo espero.

Nada nuevo bajo el sol, la meloda conocida: hay que llevar la publicidad del emirato de Qatar, nos guste o no, aunque sea extraa a un club que tuvo un presidente que fue asesinado por el fascismo hispnico. El acuerdo Qatar-Bara permite conseguir mucho dinero al club 30 millones de euros anuales, aunque creo que no se conoce la letra pequea del acuerdo- y si el Bara dice no, otros dirn que s. El ogro-Madrid est incluido entre esos otros.

Pero esta vez no slo ha intervenido el president neoliberal del Bara. El entrenador, Josep Guardiola, tambin ha dicho la suya y esta vez no ha recordado la sensatez, modestia y racionalidad con la que se manifiesta en la mayora de las ruedas prensa sino, ms bien, los bocadillos filosfico-econmicos con los que publicita una entidad financiera catalana. Las reflexiones del lector de Marti i Pol: Qatar es el pas islmico ms abierto a Occidente. Yo jugu all, me trataron muy bien y entend muchas cosas. Pero me parece fantstico que se someta a votacin, lo ms democrtico.

Ni que decir tiene que la intervencin de Guardiola, no sabemos si voluntaria o algo forzada, con o sin convencimiento pleno, influir decisivamente en el nimo de muchos compromisarios. Sea como fuere, no se ve por qu es positivo que Qatar sea el pas islmico ms abierto a Occidente y qu cosas entendi Guardiola cuando jug all. El carcter democrtico de la votacin no hay que darlo como dato inicial. No parece que, en su momento, la Junta pensara en ello y no est claro que cada posicin tenga igualdad de oportunidades en la discusin. Lo contrario parece ms verdadero

Sea como sea, cuando hablamos de Qatar, de qu estamos hablando? Ms o menos de lo siguiente [2].

De una monarqua hereditaria, sin parlamento ni partidos. Qatar es uno de los pases ms ricos de la regin del Golfo gracias a sus reservas de petrleo y gas. Su actual Emir, Hamad bin Khalifa Al Thani, dispone de plenos poderes. Se encarga de designar a los miembros del gabinete de ministros y de dictar las nuevas leyes. Despotismo escasamente ilustrado.

La Constitucin de 2005 estableci un Parlamento que tena que estar integrado por dos tercios, no en su totalidad, de los miembros electos. A falta de elecciones, todava no se ha constituido.

Los periodistas de Qatar estn privados de una organizacin independiente. La Federacin Internacional de Periodistas (FIP) se neg a asistir a los actos de celebracin de la libertad de prensa organizados por la UNESCO y el Gobierno de Qatar [3]

Los trabajadores y trabajadoras migrantes constituyen la mayora de la poblacin activa. Frecuentemente son vctimas de la explotacin. Sus contratos de trabajo otorgan amplios poderes a sus empresarios. Estos, a menudo, confiscan los pasaportes de sus trabajadores y algunos se niegan a pagar los salarios a su debido tiempo. Las trabajadoras domsticas, casi todas migrantes, son particularmente vctimas de la violencia de gnero. Debido a sus condiciones laborales, no tienen generalmente posibilidades de abandonar la casa en la que trabajan. El terror contina.

Estos trabajadores reciben un trato diferente a los trabajadores nacionales: hacen jornadas ms largas, tienen menos das libres, no se les pagan las horas extraordinarias [4].

Precisamente las normas fundamentales del trabajo en Qatar fueron el tema de un informe de la CIOSL de febrero de 2005. En el informe se pusieron de relieve graves deficiencias en la aplicacin de las normas fundamentales del trabajo en cuatro mbitos: derechos sindicales, discriminacin, trabajo infantil y trabajo forzoso.

Se indica en el documento que en Qatar hay graves restricciones de los derechos sindicales. Los sindicatos estn prohibidos y tambin lo estn las negociaciones colectivas. Los salarios se estipulan de manera unilateral. El derecho de huelga es limitado.

Tambin la discriminacin est muy presente. Qatar se caracteriza por la segregacin ocupacional. La mayora de las mujeres estn ubicadas en los sectores de salud y de educacin, y tienen un bajo ndice de participacin social.

Amnista Internacional, en su informe de 2010, seal que en Qatar se suceden un conjunto de violaciones intolerables de los derechos humanos. Un ejemplo: el derecho de la mujer a contraer matrimonio libremente no slo es ignorado por las familias, sino que los cuerpos de seguridad cooperan con esas actitudes machistas restringiendo la libertad de las mujeres, golpendolas o incluso secuestrndolas. Las penas de flagelacin no son penas extraordinarias y se persigue con la crcel a los colectivos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Y por descontado, en Qatar, como en Estados Unidos, se practica la pena de muerte, y en materia de seguridad, un sospechoso puede ser recluido sin cargos durante seis meses -e incluso hasta dos aos- con cargos imprecisos.

Este es el pas que trat muy bien a Josep Guardiola y sobre el que el entrenador-filsofo no slo no tiene nada crtico qu decir sino que, bien a las claras, est apostando porque su club de toda la vida, rompiendo una tradicin centenaria, lleve en su camiseta su publicidad comercial.

Existe mucha diferencia en que el Bara lleve el anagrama de la Qatar Foundation en su camiseta y en que, pongamos hace 20 aos, llevara en esa misma camiseta la publicidad de la Repblica Sudafricana del apartheid, mientras Nelson Mandela y tantos otros se pudran en la crcel y la ciudadana negra era duramente perseguida y tratada como ganado vacuno? De verdad hay mucha diferencia?

Josep Guardiola nos decepcion con su reciente visita a Israel. Esta vez, todo fluye, no debera decepcionarnos de nuevo.

Notas:

[1] Pblico, 21 de septiembre d 2011, p. 44.

[2] Santiago Alba Rico ha tenido la generosidad de facilitarme estas informaciones.

[3] Las celebraciones, seal la FIP, se llevan a cabo en un pas que apoya un centro internacional para la libertad de los medios de comunicacin, pero que no permite que los periodistas locales formen su propia organizacin o sindicato independiente.

[4] Para leer el informe completo, favor de ir a: http://www.icftu.org/displaydocument.asp?Index=991221289&Language=EN

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter