Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-09-2011

Netanyahu no pierde ninguna oportunidad para evitar la paz

Juanlu Gonzlez
bitsrojiverdes


Les haremos negociar 20 aos slo para dar el primer paso. Esta frase de un mandatario hebreo, resume la estrategia de Israel desde sus aciagos orgenes: ganar tiempo para consolidar la ocupacin de Palestina, la limpieza tnica de Jerusaln y para impedir la creacin de un estado rabe mediante la fragmentacin del territorio ocupado. Desde la llegada de la extrema derecha racista al gobierno de Israel, todos los anteriores acuerdos firmados entre ambos pueblos han sido obviados de facto por Netanyahu quien afirma desea emprender nuevas negociaciones partiendo de cero o, como le gusta decir, sin condiciones previas.

Es necesario leer entre lneas, trascender el lenguaje diplomtico, siempre buenista, para entender qu se esconde tras estas inocentes palabras. Sin condiciones previas equivale a decir renunciar a las resoluciones internacionales, negar los acuerdos anteriores, olvidarse de anteriores ofrecimientos (Camp David, Annapolis) y negociar sobre la base de la realidad de la ocupacin actual que no deja de crecer da a da. Aun ms, ni siquiera es capaz de ofrecer la detencin de las construccin en las colonias ilegales mientras negocia con los palestinos. Es el colmo de un ladrn, me siento para discutir sobre la forma de devolver todo o parte de lo robado pero mientras hablamos no dejo de robar y robar todo lo que puedo. Eso significan las palabras sin condiciones previas en boca de Netanyahu. No parto de frontera alguna ms que aquella que los militares han trazado junto a los colonos dentro de Cisjordania y no aseguro que los hechos que han desembocado en esta situacin tan extremadamente difcil de solucionar dejen de producirse. Obviamente, mantener que se quiere negociar y obligar a partir de cero como si nunca se hubiera negociado, como si nunca existieran las resoluciones de la ONU, como si la ocupacin militar de Palestina no existiese, equivale a admitir implcitamente que no se pretende discutir, que slo se trata de refrendar la ocupacin militar por un acuerdo impuesto por la fuerza, desde luego, nada parecido a lo que todo el mundo entiende por verdadera negociacin.

Por contra, Israel ha anunciado cules son sus lneas rojas y qu es lo que estara dispuesto a admitir como estado Palestino. De hecho, podran ser consideradas sus condiciones previas. En el discurso ante la ONU las ha esbozado, aunque en multitud de discursos previos las ha dejado meridianamente claras:

Leo hace unos minutos en Haaretz que entre la izquierda israel se dice como chascarrillo que Netanyahu no pierde ninguna oportunidad para evitar la paz. Su cnico discurso en la ONU as lo refrenda. La mxima paz por territorios ya no rige el discurso israel como antao. Ha despreciado a la Asamblea General de Naciones Unidas y la ha ridiculizado en su sancta sanctorum neoyorquino. Se ha sentido molesto por los aplausos que su oponente Abbas ha arrancado de los representantes de la inmensa mayora de los pases del mundo que le impidieron continuar en varias ocasiones y ha acusado en repetidas ocasiones a los palestinos de ser los culpables de la inexistencia de negociaciones. Ha culpado al islamismo del 11S en respuesta al discurso de Ahmadineyad y de prcticamente todos los males del planeta y ha presentado a su pas como acosado por decenas de miles de cohetes iranes de Gaza que en realidad son poco ms que cohetes de feria hechos con tubos de caeras. Ha mentido descaradamente sobre la retirada de Gaza porque afirma que no ha servido para traer la paz cuando la Franja se mantiene cercada por sus cuatro costados: sin acceso a sus costas, sin control de fronteras, sin su espacio areo y sin poder explotar los recursos naturales del subsuelo. En esas condiciones, pretender que la poblacin encarcelada en el gueto sea pacfica y se conforme con su msera existencia es poco ms que un sueo delirante. Pues ese es precisamente el ejemplo que ha utilizado para negar una posible retirada de Cisjordania. El discurso para la posteridad de Netanyahu no ha aportado nada nuevo, ningn plan serio, ninguna concesin a la paz, slo ha puesto de manifiesto que su visin del futuro es inasumible por ningn palestino.

Y es que Bibi Netanyahu nunca ha credo en la solucin de dos estados, slo se avino a asumirlo pblicamente por presiones externas. l es el adalid del Eretz Israel, el Gran Israel, y no est dispuesto a renunciar a un dunum de suelo palestino para lograr la paz. Por el contrario, pretende mantener el cmodo status quo actual que le permite seguir adelante con sus planes de consolidacin de las conquistas militares mediante el fortalecimiento de la poltica de asentamientos ilegales, la culminacin del muro de la vergenza o del apartheid para una posible desconexin unilateral futura de las tierras que no le resultan interesantes, la judeizacin de Jerusaln mediante polticas de limpieza tnica y la apropiacin de las aguas del ro Jordn.
Ante el vergonzoso abandono norteamericano de las premisas internacionalmente establecidas para las eventuales negociaciones de paz, Abbas no ha tenido ms remedio que acudir a la ONU. Si consigue su primer objetivo como miembro de pleno derecho o su plan de contingencia como miembro observador de la ONU, habr logrado situar sus derechos legtimos en la lnea de salida de cualquier discusin bilateral futura. Esa es la afrenta del lder palestino al final de su carrera poltica, caducado ya su mandato y dejando como legado la divisin de su pueblo al atender por ensima vez los requerimientos de Israel y EEUU, ha tenido un arrebato de dignidad que le ha enfrentado a su mentor norteamericano. Harto de promesas, harto de engaos, harto de retractaciones de Obama ante las presiones del lobby judo norteamericano, se ha decidido a jugar su ltima carta, su particular canto del cisne. Cualquier cosa puede pasar en los das siguientes. Alea iacta est.

http://www.bitsrojiverdes.org/wordpress/?p=6036


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter