Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2011

Intervencin de la autora en la presentacin del libro "Una habitacin impropia"
La idea de grupo, seguida como siempre de la-unin-hace-la-fuerza

Natalia Carrero
Rebelin


Quisiera decir algo que se me ocurri hace un par de das, pero no por primera vez. Es una de esas ideas que se te presentan de forma amable, te acompaan durante un rato, y luego se marchan con la misma discrecin.

Es la idea de grupo.

Si hiciera arqueologa en mi memoria, podra dar con el momento exacto en que esa idea, que seguramente ya se encontraba latente, salt a un primer plano. Por entonces pretenda escribir una resea de una novela muy recomendable titulada Calle Katalin, cuando me di cuenta de que no saba por dnde empezar (nunca antes haba hecho ninguna), y ped ayuda a un amigo muy aristotlico. Su respuesta, impagable para variar, fue:

Comienza preguntndote en qu grupo se inscribe el libro que quieres resear, y luego averigua en qu se diferencia.

O sea, a los libros les suceda lo mismo que a las personas, que forman grupos. En el colegio, record, los diagramas de Euler ya nos enseaban a unir elementos en conjuntos que a su vez formaban subconjuntos e intersecciones. De algn modo la palabra grupo me hizo ver que yo no era solo un nombre sino que a todas horas tambin era todos aquellos con quienes interactuaba, en la realidad del asfalto y en su representacin en los libros y pelculas o donde fuera, all donde me encontrara. Yo proceda de un grupo, y seguramente me diriga hacia otro. No estaba sola ante el peligro de la literatura y de la vida, y si deseaba aadir algo escrito a todo lo ya escrito, quiz me convena definir desde un principio el color de mi camiseta, en qu equipo jugaba, y no solo eso, sino qu intereses, y a qu fin, me movan en el terreno de juego.

No llegu a escribir esa resea, que al fin y al cabo no iba a ser publicada y an menos remunerada. Y comenzamos a escribir Una habitacin impropia. Comenzamos. Porque seguramente por primera vez en mi vida dej de ser Natalia Carrero o, mejor dicho, dej de ser tan solo sta que ahora est aqu y fui algo ms, un conjunto de voces, de historias, en su mayora procedentes de la opresin, empeadas en mostrar lo enfadadas que estaban, la rabia que sentan, as como las pocas ganas que tenan de ser consideradas vctimas.

En ese grupo inconformista que hoy tiene tanto que decir y hacer en el mbito de lo poltico y de lo real es donde me gustara que se inscribiera Una habitacin impropia, a pesar de que su lenguaje, su tentativa de acceder a esa realidad, emplee la ficcin.

Texto ledo en el acto de presentacin de Una habitacin impropia (Editorial Caballo de Troya) en la librera Tipos Infames de Madrid el 23 de septiembre de 2011

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter