Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2011

Desglobalizar

Miguel Riera Montesinos
El Viejo Topo


U n antiguo proverbio chino dice que, para salir de un pozo, lo primero que hay que hacer es dejar de cavar. Sabio consejo, tenazmente desodo por las elites poltico-econmicas de toda Europa, empecinadas en reducir el dficit por la va de la contraccin del gasto (sobre todo social), desatendiendo por completo cualquier plan capaz de crear empleo y fiando la posibilidad de reemprender el crecimiento a la bondad de los hados. As, cava que te cava, nuestros dirigentes nos conducen directamente a catstrofes an mayores que las que ya padecemos.

Lo diremos una vez ms: la crisis es sistmica, producida por la aplicacin inmisericorde del dogma neoliberal, y slo un giro de 180 grados de las actuales polticas econmicas pueden ayu- dar a paliarla. Es preciso atacar de raz el problema, y eso nos lleva a una salida que tiene nombre: desglobalizacin.

La globalizacin ha sido la forma en que el capitalismo realmente existente ha superado las cri- sis recurrentes acontecidas en las ltimas dcadas, al precio de meterse en un callejn sin salida del que no puede salir sin daos, pero daos que, con la complicidad de las elites polticas, trata de hacer recaer exclusivamente en la ciudadana. Hay que romper con eso.

Hay que romper con este modelo perverso de Unin Europea (la Europa de los mercaderes, se deca antes) y ello por puro europesmo. Hay que romper con la libre circulacin de capitales. Hay que regresar a un cierto proteccionismo (a nivel europeo, si se quiere) que permita la recuperacin del mercado interior. Hay que partir de cero, empezar de nuevo, recuperar la preemi- nencia de la poltica sobre los oligopolios econmicos. Es suma: hay que desglobalizar.

Se ha dicho por otros en otra parte: Desmundializar o desglobalizar, como escribi hace tiempo Walden Bello, significa pensar en otro tipo de sociedad social y ecolgicamente sostenible que priorice lo local, las relaciones armoniosas con el medio y que haga de la emancipacin de los seres humanos el aspecto central de una poltica pensada para las mayoras sociales. En definitiva, proteger a nuestras sociedades del carcter depredador del capitalismo financiero.

No va a ser fcil. La victoria cultural de las derechas acontecida en las ltimas dcadas ha dado como resultado la impregnacin de un falso common sense en nuestras conciencias, que ha sub- yugado a buena parte de nuestras izquierdas. Es ese common sense el que permite que gentes con el corazn a la izquierda (aunque a veces con el bolsillo a la derecha) acepten de ms o menos buen grado polticas sociales en s mismas inaceptables, o de que otros vean con cierta simpata las deslocalizaciones, a pesar de los despidos que generan, en nombre de un falso apoyo a las economas de pases en vas de desarrollo, cuyos trabajadores siguen siendo concienzudamente explotados.

Empecemos, por lo pronto, a considerar la idea de desglobalizar. Discutmosla. No pronuncie- mos la palabra proteccionismo desprecindola como algo arcaico o premoderno. Hablemos de ello. Veamos los pros y las contras. Porque, lo que est claro es que, como ha dicho hace poco el nuevo millonario Felipe Gonzlez, estamos al borde del precipicio, y algo habr que hacer para apartarse.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter