Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-09-2011

La vergenza supervisada de Obama

Fidel Castro Ruz
Cubadebate


No por brutal, torpe y esperada dej de indignar la noticia de que una jueza yanki del Distrito Sur de la Florida, deneg a Ren Gonzlez, hroe antiterrorista cubano, despus de cumplir la sentencia injusta que le impusieron, el derecho a regresar al seno de su familia en Cuba.

Luego de 13 aos de cruel e inmerecida prisin, el gobierno de Estados Unidos que engendr monstruos como Posada Carriles y Orlando Bosch, quienes como agentes de la Central de Inteligencia yanki hicieron estallar en pleno vuelo un avin cubano repleto de pasajeros obliga a Ren a permanecer en esa nacin, donde quedar a merced de asesinos impunes durante tres largos aos bajo un calificado rgimen de libertad supervisada. En prisin injusta y vengativa continuarn por largos aos de confinamiento otros tres hroes cubanos, y uno ms condenado a prisin perpetua por dos veces. As responde el imperio al creciente reclamo mundial por la libertad de los mismos.

Si as no fuera, el imperio dejara de ser imperio; y Obama, dejara de ser tonto.

No estarn, sin embargo, all eternamente los hroes cubanos. Sobre los cimientos de insuperable ejemplo de dignidad y firmeza crecer la solidaridad en el mundo y en el seno del propio pueblo norteamericano, que pondr fin a la estpida e insostenible injusticia.

La torpe decisin tiene lugar cuando en la Asamblea General de Naciones Unidas se desarrolla un profundo debate sobre la necesidad de refundar esa institucin. Jams se escucharon crticas tan slidas y enrgicas.

El lder bolivariano Hugo Chvez lo abri con el primer mensaje a la Asamblea publicado la noche del 21 de septiembre. La segunda carta de Chvez, transmitida en tono enrgico y vibrante por el canciller Nicols Maduro fue lapidaria. En ese mensaje tambin denunci el criminal bloqueo imperialista contra nuestra Patria y la bochornosa y cruel venganza contra los 5 Hroes antiterroristas cubanos.

Tales circunstancias me obligaron a escribir una tercera Reflexin. Trasmitir las ideas esenciales del contundente mensaje, utilizando las propias palabras del autor:

[] No buscamos la paz de los cementerios, como deca Kant con irona, sino una paz asentada en el ms celoso respeto al derecho internacional. Lamentablemente, la ONU, a lo largo de toda su historia, en lugar de sumar y multiplicar esfuerzos por la paz entre las Naciones, termina avalando unas veces, por accin y, otras, por omisin- las ms despiadadas injusticias.

Desde 1945 para ac, las guerras no han hecho sino crecer y multiplicarse inexorablemente.

Quiero hacer un llamado a la reflexin a los gobiernos del mundo: desde el 11 de septiembre de 2001, comenz una nueva guerra imperialista que no tiene precedentes histricos: una guerra permanente, a perpetuidad.

Debemos mirar de frente la aterradora realidad del mundo en que vivimos. [] por qu Estados Unidos es el nico pas que siembra el planeta con bases militares?; a qu le teme para tener tan escalofriante presupuesto destinado a aumentar cada vez ms su podero militar?; por qu ha desencadenado tantas guerras, violando la soberana de otras naciones que tienen los mismos derechos sobre sus destinos?; cmo hacer valer el derecho internacional contra su insensata aspiracin de hegemonizar militarmente al mundo en garanta de fuentes energticas para sostener su modelo depredador y consumista?; por qu la ONU no hace nada para detener a Washington? [] el imperio se ha adjudicado el papel de juez del mundo, sin que nadie le haya otorgado tal responsabilidad [] por tanto, la guerra imperialista nos amenaza a todos.

Washington sabe que el mundo multipolar es ya una realidad irreversible. Su estrategia consiste en detener, a toda costa, el ascenso sostenido de un conjunto de pases emergentes [] se trata de una reconfiguracin del mundo que se sustenta en la hegemona militar yanqui.

Qu hay en el trasfondo de este nuevo Armageddon?: el poder omnmodo de la cpula militar-financiera que est destruyendo al mundo para acumular cada vez ms ganancias; la cpula militar-financiera que est subordinando, de facto, a un conjunto, cada vez ms grande, de Estados. Tngase en cuenta que el modo de existir del capital financiero es la guerra: la guerra que arruina a los ms, enriquece, hasta lo impensable, a unos pocos.

En lo inmediato existe una gravsima amenaza para la paz mundial: el desencadenamiento de un nuevo ciclo de guerras coloniales, que comenz en Libia, con el siniestro objetivo de darle un segundo aire al sistema-mundo capitalista, hoy en crisis estructural, pero sin ponerle ninguna clase de lmites a su voracidad consumista y destructiva.

La humanidad est al borde de una catstrofe inimaginable: el planeta marcha inexorablemente hacia el ms devastador ecocidio; el calentamiento global lo anuncia, a travs de sus pavorosas consecuencias, pero la ideologa de los Corts y los Pizarro respecto del ecosistema, como bien dice el notable pensador francs Edgar Morin [] La crisis energtica y la crisis alimentaria se agudizan, pero el capitalismo sigue traspasando impunemente todos los lmites.

el gran cientfico estadounidense Linus Pauling, galardonado en dos ocasiones con el Premio Nobel, nos sigue iluminando el camino: Creo que existe en el mundo un poder mayor que el poder negativo de la fuerza militar y de las bombas nucleares: el poder del bien, de la moralidad, del humanitarismo. Creo en el poder del espritu humano. Movilicemos, entonces, todo el poder del espritu humano: es tiempo ya. Se impone desatar una gran contraofensiva poltica para impedir que los poderes de las tinieblas encuentren justificaciones para ir a la guerra: para desatar la guerra global generalizada con la que pretenden salvar al capital de Occidente.

Hay que derrotar polticamente a los guerreristas y, ms an, a la cpula militar-financiera que los auspicia y manda.

Construyamos el equilibrio del universo que avizorara el Libertador Simn Bolvar: el equilibrio que, segn sus palabras, no puede hallarse en el seno de la guerra; el equilibrio que nace de la paz.

Venezuela, junto a los pases miembros de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra Amrica (ALBA), estuvo abogando activamente por una solucin pacfica y negociada al conflicto libio. As lo hizo, tambin, la Unin Africana. Pero, a la postre, se impuso la lgica blica decretada desde el Consejo de Seguridad de la ONU y puesta en prctica por la OTAN, ese brazo armado del imperio yanqui. [] el caso Libia fue llevado al Consejo de Seguridad sobre la base de la intensa propaganda de medios de comunicacin, que mintieron al afirmar que la aviacin libia bombardeaba a civiles inocentes, por no mencionar la grotesca escenificacin meditica en la Plaza Verde de Trpoli. Esta campaa premeditada de mentiras, justific medidas apresuradas e irresponsables del Consejo de Seguridad de la ONU, que abrieron el camino para que la OTAN implementara, por la va militar, su poltica de cambio de rgimen en ese pas.

en qu se ha convertido la zona de exclusin area establecida por la resolucin 1973 del Consejo de Seguridad? Acaso las ms de 20.000 misiones areas de la OTAN contra Libia, muchas de ellas con el fin de bombardear al pueblo libio, no son la negacin misma de esa Zona de Exclusin? Aniquilada completamente la fuerza area libia, la continuidad de los bombardeos humanitarios demuestra que Occidente, a travs de la OTAN, impone sus intereses en el Norte de frica, convirtiendo a Libia en un protectorado colonial.

Cul es el motivo real de esta intervencin militar?: recolonizar a Libia para apoderarse de sus riquezas. Todo lo dems se subordina a este objetivo.

la Residencia de nuestro Embajador en Trpoli fue invadida y saqueada, pero la ONU hizo mutis por el foro, guardando un silencio ignominioso.

Por qu se le concede el escao de Libia en la ONU al autodenominado Consejo Nacional de Transicin, mientras se bloquea el ingreso de Palestina, desconociendo, no slo su legtima aspiracin, sino lo que es ya voluntad mayoritaria de la Asamblea General? Venezuela ratifica aqu, con todas sus fuerzas y con la autoridad moral que otorga la voluntad mayoritaria de los pueblos del mundo, su solidaridad incondicional con el pueblo palestino y su apoyo irrestricto a la causa nacional palestina, incluyendo desde luego la admisin inmediata de un Estado palestino de pleno derecho en el seno de la Organizacin de las Naciones Unidas.

Y el mismo formato imperialista se est repitiendo en el caso de Siria.

Es intolerable que los poderosos de este mundo pretendan arrogarse el derecho de ordenar a gobernantes legtimos y soberanos que renuncien en lo inmediato. As sucedi con Libia, de igual forma quieren proceder contra Siria. Tales son las asimetras existentes en el escenario internacional y tales son los atropellos contra las Naciones independientes.

Dirijamos nuestra atencin ahora al Cuerno de frica y tendremos un ejemplo desgarrador del fracaso histrico de la ONU: la mayora de agencias de noticias serias sostienen que entre 20 mil y 29 mil nios menores de 5 aos han muerto en los ltimos tres meses.

Lo que se necesita para hacer frente a esta situacin son un mil 400 millones de dlares, no para solucionar el problema, sino para atender la emergencia en que se encuentran Somalia, Kenia, Djibouti y Etiopa. Segn todas las informaciones los prximos dos meses sern decisivos para evitar la muerte de ms de 12 millones de personas y la situacin ms grave es la de Somalia.

No puede ser ms atroz esta realidad, si al mismo tiempo no nos preguntamos cunto se est gastando en destruir a Libia. As responde el congresista estadounidense Dennis Kucinich: Esta nueva Guerra nos costar 500 millones de dlares solo durante la primera semana. Claro est que no tenemos recursos financieros para eso y acabaremos reduciendo la financiacin de otros importantes programas domsticos. Segn el mismo Kucinich, con lo gastado en las tres primeras semanas al norte del continente africano, para masacrar al pueblo libio, en mucho se podra haber ayudado a toda la regin del Cuerno de frica, salvando decenas de miles de vidas.

es francamente lamentable que en el mensaje de apertura de la 66 Asamblea General de la ONU no se llam a la accin inmediata para solucionar la crisis humanitaria que padece el Cuerno de frica, mientras se asegura que ha llegado el momento de actuar sobre Siria.

Clamamos, igualmente, por el fin del vergonzoso y criminal bloqueo a la hermana Repblica de Cuba: bloqueo que, desde hace ms de cincuenta aos, ejerce el imperio, con crueldad y sevicia, contra el heroico pueblo de Jos Mart.

Hasta 2010, ya van diecinueve votaciones en la Asamblea General de la ONU que confirman la voluntad universal de exigirle a los Estados Unidos que cese el bloqueo econmico y comercial contra Cuba. Agotados todos los argumentos de la sensatez internacional, slo resta creer que tal ensaamiento contra la Revolucin Cubana es consecuencia de la soberbia imperial ante la dignidad y la valenta que ha mostrado el insumiso pueblo cubano en la soberana decisin de regir su destino y luchar por su felicidad.

Desde Venezuela, creemos que ha llegado la hora de exigirle a los Estados Unidos no solo el fin inmediato y sin condiciones del criminal bloqueo impuesto contra el pueblo cubano, sino la puesta en libertad de los 5 luchadores antiterroristas cubanos secuestrados en las crceles del Imperio, por el nico motivo de buscar impedir las acciones ilegales que grupos terroristas preparan contra Cuba, bajo el cobijo del gobierno de los Estados Unidos.

Para nosotros, es claro que Naciones Unidas no mejora ni va a mejorar desde adentro. Si su Secretario General junto con el Fiscal de la Corte Penal Internacional, participan en un acto de guerra, como en el caso de Libia, no hay nada que esperar del actual formato de esta organizacin.

Resulta intolerable que exista un Consejo de Seguridad que le d la espalda, cada vez que quiere, al clamor mayoritario de las naciones, desconociendo deliberadamente la voluntad de la Asamblea General. Si el Consejo de Seguridad es una suerte de club con miembros privilegiados, qu puede hacer la Asamblea General, cul es su margen de maniobra, cuando stos violen el derecho internacional?

Parafraseando a Bolvar cuando se refera concretamente al naciente imperialismo yanqui en 1818- basta ya de que las leyes las practique el dbil y los abusos los practique el fuerte. No podemos ser los Pueblos del Sur quienes respetemos el derecho internacional, mientras el Norte nos destruye y saquea, violndolo.

Si no asumimos, de una buena vez, el compromiso de refundar Naciones Unidas, esta organizacin perder definitivamente la poca credibilidad que le queda. Su crisis de legitimidad se acelerar hasta la implosin final. De hecho, as ocurri con el organismo que fue su antecedente inmediato: la Liga de Naciones.

El futuro de un mundo multipolar en paz, reside en nosotros. En la articulacin de los pueblos mayoritarios del planeta para defendernos del nuevo colonialismo y alcanzar el equilibrio del universo que neutralice al imperialismo y a la arrogancia.

Este llamado amplio, generoso, respetuoso, sin exclusiones, se dirige a todos los pueblos del mundo, pero muy especialmente a las potencias emergentes del Sur, que deben asumir con valenta el rol que estn llamadas a desempear en lo inmediato.

Desde Amrica Latina y el Caribe han surgido poderosas y dinmicas alianzas regionales, que buscan configurar un espacio regional democrtico, respetuoso de las particularidades, y deseoso de poner el acento en la solidaridad y la complementariedad, potenciando lo que nos une y resolviendo polticamente lo que nos divide. Y este nuevo regionalismo admite la diversidad y respeta los ritmos de cada quien. [] la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA) avanza como experimento de vanguardia de gobiernos progresistas y antiimperialistas, buscando frmulas de ruptura con el orden internacional imperante y fortaleciendo la capacidad de los pueblos de hacer frente, colectivamente, a los poderes fcticos. Pero esto no impide que sus miembros den un impulso decidido y entusiasta a la consolidacin de la Unin de Naciones Suramericanas (UNASUR), bloque poltico que federa a los 12 Estados soberanos de Suramrica, con el fin de agruparlas en lo que El Libertador Simn Bolvar llam una Nacin de Repblicas. Y ms all, los 33 pases de Amrica Latina y el Caribe nos preparamos para dar el paso histrico de fundar una gran entidad regional que nos agrupe a todos, sin exclusiones, donde podamos disear juntos las polticas que habrn de garantizar nuestro bienestar, nuestra independencia y nuestra soberana, con base en la igualdad, la solidaridad y la complementariedad. Caracas, la capital de la Repblica Bolivariana de Venezuela, se enorgullece desde ya en albergar, los prximos 2 y 3 de diciembre, la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que fundar definitivamente nuestra Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC).

Con estas profundas ideas concluye el segundo mensaje del presidente bolivariano Hugo Chvez a la Asamblea General de la ONU.

Segn despacho de la AFP fechado hoy en Washington: El mandatario estadounidense, Barack Obama, declar este mircoles que mientras sea presidente estar dispuesto a cambiar la poltica con Cuba, siempre y cuando se produzcan virajes polticos y sociales significativos.

Qu simptico! Qu inteligente! Tanta bondad no le ha permitido comprender todava que 50 aos de bloqueo y de crmenes contra nuestra Patria no han podido doblegar a nuestro pueblo. Muchas cosas cambiarn en Cuba, pero cambiarn por nuestro esfuerzo y a pesar de Estados Unidos. Tal vez antes se derrumbe ese imperio.

La indoblegable resistencia de los patriotas cubanos la simbolizan nuestros 5 Hroes. Ellos jams claudicarn! Jams se rendirn! Como sentenci Mart, y he mencionado otras veces: Antes de cejar en el empeo de hacer libre y prspera a la Patria se unir el mar del norte al mar del sur y nacer una serpiente de un huevo de guila.

Es obvio que la jueza del Distrito Sur de la Florida ha puesto en evidencia la vergenza supervisada de Obama.


Fuente: http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2011/09/28/la-verguenza-supervisada-de-obama/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter