Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-10-2011

Despendonos

Pedro Montes
Socialismo 21


"...Me temo que la deuda externa espaola es impagable, que no hay solucin posible a la crisis en el marco de la unin monetaria y que la crisis social y poltica est slo en sus principios, algo sobre lo que el conjunto de la izquierda debe reflexionar para acertar en la poltica que se debe seguir..."

Despus de un verano tan agitado financieramente, la perspectiva de la economa espaola es desoladora. Felipe Gonzlez, en lo que cree un alarde de sinceridad, ha dicho que la Unin Europea est al borde del precipicio. No es verdad.

Por lo que se refiere a la economa espaola no est al borde del precipicio, lleva despendose por lo menos tres aos, cuando estall la crisis internacional con la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers en septiembre de 2008 y qued al desnudo la extrema debilidad de su situacin financiera.

Muy pocos se dieron antes por enterados de la corrosiva evolucin que arrastraba la economa, pocos entonces evaluaron correctamente los peligros existentes y, en todo caso, el despistado e incompetente gobierno de Zapatero no se dio cuenta de que ya habamos saltado al vaco. La distincin no es banal. Si estamos al borde, hay que preguntarse qu se puede hacer para evitar la catstrofe.

Si ya andamos por el precipicio lo que hay que preguntarse es qu haremos despus, una vez que conozcamos los desastres, los destrozos, los daos, el estado en que quedaremos tras las convulsiones que tendrn lugar.

Con el pie en tierra caban alternativas, volando por los aires ya, se est al albur de fuerzas y acontecimientos incontrolados: lo que ocurra ya no depende de nosotros ni la voluntad poltica puede cambiar el rumbo de lo que vaya a suceder.

Cul es el origen de esta crisis? Consiste en algo tan sencillo como que nuestro pas, a semejanza de lo que tambin le ha sucedido a Grecia y Portugal, desde la creacin del euro, ha incurrido en grandes dficit exteriores y por consiguiente se ha endeudado frente al resto del mundo crecientemente.

Como adems estos pases han vivido drogados por las facilidades de financiacin que otorgaba la euforia financiera, han acumulado un nivel de deuda externa a la que ahora es imposible que hagan frente.La deuda externa los mantiene estrangulados en unas circunstancias en las que en las que la desconfianza financiera se ha instalado en el mundo y los canales de financiacin se hayan obstruidos.

Este es el teln de fondo de la crisis del euro: que los pases ms endeudados no pueden seguir financindose sin grandes dificultades en los mercados y costosos intereses y que tampoco pueden garantizar su solvencia pues el alto endeudamiento implica compromisos de pago, intereses y amortizaciones, que no estn en condiciones de cumplir (no entro a considerar las repercusiones sobre los pases acreedores de los impagos en el entramado financiero europeo). La deuda acumulada por la economa de nuestro pas es tal que a ella no se le puede hacer frente, y por tanto se puede considerar que estamos en bancarrota o quiebra tcnica.

El problema de la deuda externa

Algunos datos son necesarios para demostrar lo anterior. En 1998, a punto de surgir el euro, la economa espaola tena unos pasivos brutos frente al exterior, es decir, los compromisos de pago y las exigencias que podan reclamar los residentes extranjeros a los residentes espaoles, de 540.000 millones de euros, ms o menos el 100% del PIB en aquel ao.

 La pesada losa del endeudamiento no puede desaparecer por arte de birlibirloque.

En 1999 empieza a funcionar el euro. Es decir, se funden todas las monedas europeas y a partir de entonces se abandonan las monedas de cada pas y la posibilidad de utilizar el tipo de cambio entre ellas para resolver las distintas capacidades productivas de los pases del euro a la hora de competir entre ellos.

Como caba esperar, los pases ms fuertes acumularon supervit de sus intercambios internacionales. Los pases ms dbiles, por el contrario, acumularon dficits muy importantes y continuos. Y as, en los 12 aos de vigencia del euro, los pasivos exteriores de la economa espaola se incrementaron en 750.000 millones de euros, que se sumaron a los 540.000 mencionados ya existentes.

Por otra parte, en la euforia financiera de los aos de la primera dcada del siglo XXI, los agentes econmicos espaoles participaron activamente, y as, se endeudaron por otro billn de euros en el perodo 1998 a 2010, exactamente en 993.000 millones, con los cuales adquirieron activos en el mundo, de modo significativo las empresas multinacionales espaolas en Latinoamrica y seguramente muchos engrosaron sus tenencias en parasos fiscales. El resultado es que los pasivos brutos que se haban acumulado en toda la historia hasta 1998 se han multiplicado por 4 en doce aos.

La clave fundamental de la crisis es, por tanto, que economa espaola tiene unos pasivos brutos de 2,283 billones de euros a los que tiene que hacer frente, de los cuales 2 billones corresponden al sector privado y el resto a las Administraciones Publicas, todo ello sin perjuicio de otros muchos datos que la complican la situacin a extremos inslitos, como la crisis inmobiliaria, la crisis del sector financiero, altamente endeudado y atrapado en el ladrillo, una tasa de paro sin comparacin con el resto de UE y un dficit pblico tambin enorme derivado, en buena medida, de la propia depresin econmica que se ha generado.

Esa pesada losa no puede desaparecer por arte de birlibirloque. No hay reformas o contrarreformas que puedan solucionar el problema de la deuda externa.

Solucin imposible?

Bien sea bajo la presin de las instituciones europeas y de los mercados con sus perentorios avisos o bien sea por la docilidad del propio Gobierno que para evitar el llamado rescate se adelanta a la exigencias que se le impondrn Grecia traza un camino inexorable, el caso es que se han tomado desde mayo del ao pasado un conjunto de medias supuestamente para salir de la crisis y aliviar sus consecuencias que no han hecho sino agravarla.

Es un ejercicio suicida querer resolver una crisis del neoliberalismo con dosis crecientes de neoliberalismo.

Los recortes presupuestarios, la rebaja del sueldo de los funcionarios, la congelacin de pensiones, la contrarreforma de las mismas, las facilidades y abaratamiento del despido, los planes para facilitar la contratacin todo ello no ha resuelto nada, porque la naturaleza de la crisis nada tiene que ver con los remedios interesados que el neoliberalismo suscita, en un ejercicio suicida de querer resolver una crisis del neoliberalismo con dosis crecientes de neoliberalismo.

El ajuste interno del que hablaba Krugmancomo, alternativa a la imposible devaluacin, no acaba con los problemas, ni siquiera el de eliminar el dficit exterior, que despus de hundirse la actividad y haberse destruido ms de 2 millones de puestos de trabajo todava la balanza de pagos por cuenta corriente arroja un saldo deficitario de casi el 5% del PIB.

Por el contrario, el ruido y la agitacin financieros no se detienen, el rugido de la olas amenazantes cada vez es ms intenso, la cartera de las reformas necesarias se agota y las contradicciones son cada vez ms dramticas. La austeridad como criterio general para afrontar la crisis est provocando una nueva recesin, que con 5 millones de parados es como apagar el fuego con explosivos.

Me temo que la deuda externa espaola es impagable, que no hay solucin posible a la crisis en el marco de la unin monetaria y que la crisis social y poltica est slo en sus principios, algo sobre lo que el conjunto de la izquierda debe reflexionar para acertar en la poltica que se debe seguir.

http://socialismo21.net/index.php/despenandonos" target="_blank"> http://socialismo21.net/index.php/despenandonos



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter