Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2011

Desarrollistas versus Pachamama: Dos proyectos contradictorios

Hugo Blanco Galdos
Rebelion


Estn en disputa dos proyectos en nuestro continente, que se excluyen recprocamente: El de las polticas desarrollistas y el proyecto indgena de defensa de la Madre Tierra (Pachamama).

El Desarrollismo

El criterio fundamentalmente eurocntrico de Desarrollo, en realidad encubre la voracidad de las grandes empresas capitalistas multinacionales por acumular cada vez ms dinero. Saben los capitalistas que con el feroz ataque a la naturaleza estn conduciendo, entre otras cosas, al exterminio de nuestra especie, pero no les importa, lo nico que les interesa es ganar ms dinero.

Su ataque a la naturaleza se da en muchas formas, la ms peligrosa es el calentamiento global producido por los gases de efecto invernadero. En las reuniones internacionales para discutir el tema no acuerdan disminuirlo ni un solo grado. Este calentamiento produce cada vez ms desastres, llamados por los medios de comunicacin en manos de las grandes empresas desastres naturales: Disolucin de hielos y nieves, desaparicin de arroyos, adelgazamiento de ros, aumento del nivel del mar, huracanes, inundaciones, sequas, inviernos ms fros, veranos ms calientes, alteracin de la poca de lluvias, etc.

Otro ataque es la minera a cielo abierto que destruye montaas, roba el agua del consumo humano directo y de la pequea agricultura, envenena el agua, matando seres humanos, animales y vegetales. Otro es la construccin de hidroelctricas que desaloja a los habitantes y sus cultivos para hacer represas y tambin roba el agua de la pequea agricultura. Otro es la industria alimentaria que practica el monocultivo, ataca la flora y la fauna, mata el suelo con agroqumicos (fertilizantes, insecticidas, herbicidas) y nos da de comer transgnicos y sustancias qumicas que nos matan. Otro es la depredacin de la selva a travs de la extraccin de petrleo y gas, del saqueo de la madera, del cultivo de agrocombustibles y otras plantaciones industriales, la ganadera, la construccin de vas de comunicacin, como la carretera interocenica y el ataque al TIPNIS, etc.

La poltica desarrollista es llevada fundamentalmente por los gobiernos imperialistas pero tambin la comparten los gobiernos progresistas como el de Ecuador y el de Bolivia.

Reconocemos que stos ltimos son gobiernos progresistas, han llevado a cabo el deseo popular de nuevas constituciones, han declarado que son estados plurinacionales, Ecuador reconoce los derechos de la Madre Tierra, ha expulsado la base norteamericana de Manta, Bolivia ha expulsado a la agencia norteamericana DEA e inclusive se vio obligada a expulsar al embajador de ese pas, etc. Naturalmente apoyamos estas actitudes.

Pero por otra parte Ecuador contina con la poltica extractivista y el gobierno boliviano forma parte del impulso al proyecto Integracin de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) encabezado por el imperialismo emergente brasileo.

Que sean gobiernos imperialistas o antimperialistas quienes lo impulsen, conducen al desarrollo hacia la extincin de la humanidad.

 

La defensa de la Madre Tierra

Es ejercida fundamentalmente por los pueblos indgenas del mundo, pues aunque toda la humanidad depende de la naturaleza, esta dependencia es una vivencia directa de los indgenas quienes son los que menos disfrutan de los beneficios de la civilizacin y ahora ven a sta como destructora del medio ambiente, por eso mueren luchando en defensa de la naturaleza, como en Bagua, como en la lucha contra la mina Ta Mara en Cocachacra, Arequipa, como en el aeropuerto de Juliaca, Puno.

Pero no son slo los indgenas quienes luchan en defensa de la naturaleza, hemos visto en Italia la lucha de los activistas del movimiento No TAV (Tren de Alta Velocidad) que unir a las ciudades de Turn en Italia y Lyon en Francia destruyendo los bosques de La Magdalena. Hemos visto el triunfo reciente de la poblacin urbana de Mendoza, Argentina contra la mina San Jorge, estamos viendo en el Per la lucha de los pobladores urbanos de Tacna y Moquegua en defensa del agua que les roba la minera.

Para defender los derechos indgenas no es una garanta el ser indgena. El indgena Benito Jurez gobern Mxico contra los indgenas. En el Per hemos tenido a Toledo, un presidente indgena con cerebro de Harvard .

Boaventura de Sousa recomienda conversar; no estamos en contra de conversar, debemos conversar inclusive con el enemigo, mucho ms con los gobiernos progresistas de Ecuador y Bolivia (al parecer el hermano Evo paso a ser un primo lejano), pero tengamos en cuenta que su poltica desarrollista es irreconciliable con nuestra defensa de la naturaleza.

El afianzamiento de nuestro frente debemos desarrollarlo en la lucha y en la conjuncin con todos (indgenas y no indgenas) quienes estn de acuerdo en que lo fundamental es la defensa incondicional de la naturaleza, que es tambin la lucha por la supervivencia de la especie humana. Esto no fortalecer a la derecha como dice De Sousa, lo que la fortalecera sera nuestra capitulacin ante el desarrollismo.

En el Per las cosas son ms claras: Ollanta Humala es declaradamente desarrollista, desde su campaa electoral prometi impulsar la minera a cielo abierto y la agroindustria, ambas depredadoras de la naturaleza. La lucha en defensa del agua y de la vida, ya la inici Tacna.

Defendemos consecuentemente la naturaleza pero no estamos en contra de las ventajas del progreso que no afecten el medio ambiente, que no pongan en peligro la continuidad de nuestra especie.

Aprendemos de Vallejo cuando le recomienda a Espaa: Cudate de tus hroes!, Cudate de los nuevos poderosos!.

Hemos visto a un valiente dirigente obrero del ABC paulista en Brasil, Lula, convertirse con el tiempo en impulsor de la depredacin de la selva amaznica en favor de la produccin de alimento para los carros, desarrollada por grandes empresas multinacionales. Lo hemos visto como impulsor fundamental del IIRSA.

Hemos visto a un valiente dirigente cocalero que fue expulsado del parlamento por su consecuencia en la defensa de los indgenas, convertirse en el presidente que ordena la represin a los indgenas defensores de Pachamama, y que tambin impulsa el IIRSA.

No confiemos en UNO por muy luchador que haya sido hasta hoy.

Confiemos en TODOS como en la plaza Tahrir en el Cairo, como en la Puerta del Sol en Madrid, como en la plaza Sintagma en Atenas, como en el movimiento "Ocupa Wall Street" en Nueva York.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter