Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2011

La polica de Israel hizo la vista gorda a un linchamiento

Eyal Raz
Haaretz

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Lo que ocurri la tarde del viernes en la entrada del asentamiento de Anatot fue un pogromo, un linchamiento. Los medios de comunicacin que no consideran necesario informar de un pogromo de esta magnitud son socios en la poltica o los pecados de omisin y de abandono.

Alguna vez presenciaron un linchamiento? Alguna vez estuvieron en un lugar donde una turba desenfrenada te estaba golpeando a ti y a tus amigos y luego persiguindote para que volver a golpearte? Alguna vez fueron vctimas de violencia salvaje ante los ojos ciegos de los policas que ignoraron sus llamadas desesperadas en busca de ayuda? Se han sentido alguna vez abandonados? La siguiente historia se inicia con la sangre, pero su tema es el abandono.

Lo que ocurri la tarde del viernes en la entrada del asentamiento de Anatot fue un pogromo, un linchamiento. No hay otra manera de describir un suceso en el que cientos de hombres fuertes golpean salvajemente a un grupo de hombres y mujeres, activistas no violentos, durante un perodo prolongado de tiempo. No hay manera de transmitir a quienes no presenciaron esas escenas la amenazante proximidad del drama. No es posible con palabras, tampoco con imgenes, ni siquiera en video.

Vinieron a destruir, romper, tal vez incluso a matar. Usaron sus manos, sus puos y dientes, adems de piedras, barras y cuchillos. Su objetivo eran los fotgrafos, las mujeres, los jvenes y viejos, todos por igual. Tiraron al suelo a algunas personas y las agredan en esa posicin, rodendolas. Atacaban a los que quedaban en la retaguardia tratando de huir, persiguiendo a los golpeados.

Y todo esto se llevaba a cabo ante los ojos de la polica, que no hizo nada para evitar que las personas fueran lastimadas. Todo esto pasa, como siempre, en un silencio atronador.

Quienes abandonaron a la familia palestina que haba ido a trabajar su tierra la tarde del viernes no fueron los manifestantes que enviaron a la familia al hospital. Aquellos que permitieron a la pandilla causar daos a los activistas de Ta'ayush y Solidaridad con Sheikh Jarrah que estaban presentes en el lugar esa noche, estaban fuera del crculo de los agresores. Ellos hicieron su parte, pero, individualmente, son slo una parte de una estructura de mltiples capas.

Cmo se puede explicar que los policas presentes hicieran la vista gorda? Cmo se puede explicar por qu no saban o por qu no pensaron que su trabajo consista en detener el pogromo?

Tal vez desempe un papel el hecho de que los residentes de Anatot no son tan radicales, como Baruch Marzel. Los residentes de Anatot no son "jvenes de clase alta" ni "malas hierbas salvajes. Son israeles comunes, residentes de Jerusaln en el pasado, que se avinieron a una solucin de asentamiento con "calidad de vida" e inclua a empleados de la polica, y a quienes dieron condiciones preferenciales de compra de tierras all. Incluso hay sospechas, basadas en testimonios y evidencias reunidos durante los ltimos das, de que algunos de los manifestantes eran policas fuera de servicio en esos momentos.

Y tal vez es el odio profundamente arraigado a los "rabes" e "izquierdistas". Tal vez este odio tambin hizo ms fcil para quienes estaban en funciones en la estacin de polica del distrito de Shai, donde se recibieron nuestras llamadas de ayuda, y no se apresuran a enviar fuerzas al lugar. Y cuando llegaron dos patrullas, finalmente, la polica dedic la mayor parte de su energa a informar a los maltratados activistas de que haba sido emitida una orden de declaracin del sitio como zona militar cerrada, y que ellos ahora la estaban violando.

Es necesario saber que estos son los puestos de polica donde las vctimas, supuestamente, deben presentar sus quejas. A un compaero se le sugiri que se dirigiera a uno de esos puestos para tratar de reparar su coche destruido durante esos hechos violentos. Hasta ahora se ha abstenido de hacerlo por temor a encontrarse con sus atacantes.

Actualmente no hay proteccin para una persona que no est aliada con el rgimen, que no est en el campo de la derecha. Y ante la ausencia de proteccin por parte de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, la responsabilidad pasa a los medios de comunicacin, que brindan informacin pblica.

Los medios de comunicacin que no consideran necesario informar de un pogromo de esta magnitud son socios en la poltica, o en los pecados de omisin y de abandono. Lo mismo vale para los que denominan a esos actos "enfrentamientos", "choques" o con cualquier otra de las otras palabras lavadas que indican reciprocidad, y para aquellos que fallan al hacer su trabajo de investigacin y comprobacin de los hechos y se conforman con "informar de la versin de cada parte de los acontecimientos. Tambin vale para aquellos que optan por restar importancia a una noticia que saben muy bien que, en otras circunstancias, se convertira inmediatamente en el titular principal.

"Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor", escribi Desmond Tutu una vez. Esta historia comienza con sangre, pero su tema es el abandono que permitir que se derrame ms sangre en el futuro. Y cualquier persona que no grita en contra de ese abandono, colabora con l.

El autor es un activista del movimiento Solidaridad Sheikh Jarrah.

Fuente: http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/israel-police-turned-a-blind-eye-to-a-lynching-1.387997


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter