Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2011

Apuntes sobre la ultraizquierda

Jos Steinsleger
La Jornada


Ilustrada o no, la ultraizquierda representa una de las muchas complicaciones que en la historia afrontan los procesos de cambio. Prima hermana de la ultraderecha (ilustrada o no), la ultraizquierda razona en trminos maximalistas, y desde tiempos inmemoriales se gua por las palabras de Jesucristo a los apstoles:

Y todos los que crean estaban juntos, y tenan en comn todas las cosas; y vendan sus propiedades y sus bienes, y lo repartan a todos segn la necesidad de cada uno; y perseverando unnimes cada da en el templo, y partiendo el pan en las casas, coman juntos con alegra y sencillez de corazn, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Seor aada cada da a la iglesia los que haban de ser salvos (Hechos 2, 44-47).

Claro no todos los ultraizquierdistas observan las palabras del Maestro. La calle est feroz, y con las cosas pecuniarias hay que ser cauteloso. Como fuere, difcil es disentir de tan nobles propsitos. De mi lado, s que no ser salvo: soy poco perseverante, no concurro a templos, carezco de bienes y propiedades, y en cuanto a eso de partir el pan con alegra, me pregunto si ser posible incluir el mantel para no regar las migas.

Cuando en el siglo XVI los hombres de accin juzgaron improductivos a los ejrcitos de cigarras murmurantes de cnticos y letanas que sostena la iglesia romana, se hicieron revolucionarios. Los protestantes se consideraron los elegidos guiados por Dios, y estallaron en infinitud de sectas que rechazaban la idea de Estado. Y con plegarias y espadas, levantaron la nueva Jerusaln unificada: el capitalismo masn.

La ciudad de las leyes justas de Platn, Moro y Campanella se volvi el modelo, aunque privndola de la libertad de pensar y de elegir. Falencias que un par de siglos despus, guillotina mediante, suplieron los lderes de la revolucin francesa. Los ultras, por si acaso, ya estaban all.

Orientados por Napolen, los unos volvieron al redil de la pirmide diseada por Agustn de Hipona y los otros, afiebrados por el Manifiesto de los plebeyos, de Babeuf, acusaron de contrarrevolucionarios a jacobinos como Marat y Robespierre, y a girondinos como Thomas Paine y Francisco de Miranda, quienes se haban tomado a pecho las cosas de la razn.

Pero tal como dice el proverbio griego: los hombres (y mujeres) nunca aprendieron nada de la historia, y siempre desperdiciaron sus lecciones. El 30 de agosto de 1918, en plena guerra civil, Fany Kaplan le dispar a Lenin tres tiros a quemarropa. En su descargo, la seora manifest que el jefe de octubre era un traidor a la revolucin.

Dos aos despus, Lenin public El izquierdismo como enfermedad infantil del comunismo. Sirvi de algo su explicacin para que las izquierdas superaran el doctrinarismo, y la necesidad de realizar alianzas con sectores ms o menos progresistas, y (an) con el enemigo?

En 1921, pegada a la resolucin sobre la unidad del Partido (dcimo congreso), se hallaba otra sobre la desviacin sindical y anarquista. Y en 1923, el duodcimo congreso sali al paso de todos los que interpretaban la llamada nueva economa poltica (NEP) de Lenin como un abandono de las posiciones socialistas, y como la rendicin de estas posiciones al capitalismo.

Frente al tenaz condicionamiento de las potencias imperialistas, la NEP pareca lo razonable. Sin embargo, no hubo consenso. Stalin cort por lo sano, y se lanz a la industrializacin forzada que organiz Henry Ford.

A Trotsky y otros no les gust el curso que tom la patria del proletariado. Tenan razn? La tenan. Pero el poder no lo tenan. Que as como en el cuento de Alicia, vale ms que las palabras dirigidas por Jesucristo a los apstoles. Al marxista ingls Perry Anderson, el olvidado Giorgy Luckacs le confes: la peor forma de socialismo es preferible a la mejor forma de capitalismo (1971).

Como siempre le falta 20 para el peso y gasta por un peso y 20, la ultraizquierda huye de la poltica como el gato del agua. Y a la inversa de la sacralizacin y el victimismo, emplea una retrica de alteracin y desinformacin de hechos y descripciones, destinada a demonizar y satanizar la realidad.

La ultraizquierda ve al Estado y las entidades polticas, tnicas, culturales o religiosas como fundamentalmente malas, nocivas y, por impas, justifica que se le d un trato poltico, militar y social diferenciado. Lo suyo consiste en definir las cosas antes, durante y, por sobre todo, despus que fracasan los procesos de cambio que, con irresponsabilidad y soberbia, califican despectivamente de progres.

Soterrada y sicoanalticamente hablando, la ultraizquierda anhela la derrota. En tanto, los primos hermanos avanzan. Tras imponerse en una eleccin de ensayo en el estado de Iowa, la lder del Tea Party Michelle Bachman, precandidata republicana a la presidencia de Estados Unidos, declar:

"Dios se pregunta cundo van a empezar a escucharlo. Tuvimos un huracn, tuvimos un sismo. Dios se pregunta qu ms debe hacer para llamar la atencin de los polticos".

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2011/10/05/opinion/025a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter