Portada :: Cuba :: Abu Ghraib acusa a Cuba en Ginebra
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2005

Voto dominicano por Cuba

Mercader
Rebelin


El voto dominicano en Ginebra ser a favor de Cuba.

Cuando se celebraron los juegos panamericanos en la era de Balaguer, los equipos cubanos recibieron ms apoyo del pblico que los mismos equipos dominicanos en cualquier justa, y las mejores victorias, mas saboreadas fueron aquellas de Cuba contra los gringos, inolvidables.

Balaguer en sus ltimos aos reconoci que en Cuba las cosas no eran como las menta la embajada Americana, aunque en la prctica l haca lo contrario de lo que se haca en la isla cocodrlica, pura maniobra del zorro manipulador que fue. De hecho l nunca estableci relaciones con los cubanos.

Cuando el PRD lleg al poder con Antonio Guzman, este tampoco lo hizo, ni mucho menos Salvador Jorge Blanco, quien gan gracias al voto de la izquierda para frenar a Balaguer, a pesar de la presencia de Pea Gomez y de tantos autoproclamados revolucionarios.

Leonel que lleg al poder gracias al apoyo de Balaguer s estableci relaciones diplomticas, no por Balaguer, sino por Bosch, por la tradicin de acercamiento de este con Fidel y su pueblo. En ese gobierno de 1996 al 2000, Fidel visit el pas y pudo realizar la promesa de construir en Ban la escuela que haba prometido en honor a Mximo Gomez,y que Balaguer rechaz por temor a que las ideas comunistas penetraran nuestro territorio.

Cuando Hiplito Meja estuvo en el poder del 2000 al 2004 la embajada continu abierta porque no podan hacer otra cosa. A pesar de ser el PRD el partido que enfrent, junto al pueblo y la izquierda de entonces, a los gringos en la invasin del 1965, fue este partido el ms colaborador en todas esas manipulaciones que hacen los gringos : envo de guardias a Irak, ejercicios militares aqu, y el colmo de los colmos, el voto en Ginebra contra Cuba, un voto ridculo, parecido al de las Islas Marshall que cada ao vota junto a Israel a favor del bloqueo Aqu hay que decir algo interesante y es que mientras el Dr. Hugo Tolentino, canciller de relaciones exteriores(PRD), renunciaba por considerar que RD debi asumir la posicin de Francia y Alemania en el conflicto de Irak cuando Hiplito decidi apoyar a Bush; en Cuba, el embajador dominicano Cocuyo Baez no dijo ni po y continu en el cargo. Precisamente Cocuyo antiguo dirigente de izquierda, con lo que se demostr que no era de izquierda na, como muchos que hoy militan en la derecha.

Hoy da, a pesar de la presin que pueda ejercer Bush, Condolencia, o Noriega, a pesar de la presencia del FMI y a pesar de Hertell, el gobernador de la embajada, a pesar de que todo pueda endulzarse con sirope de maiz, no pueden hacer que Leonel los apoye, porque el PLD, que es el partido de Leonel es el partido de Bosch, un partido que siempre ha admirado a Cuba y sus logros; pero por encima de eso, el Pueblo dominicano apoya a Cuba.

Porque para juzgar a Cuba en materia de derechos humanos habra que ver como estn estos en el patio trasero, con 150 muertos recientes en la crcel de Higuey, sin contar con la superpoblacin de todas las otras; con un promedio de 150 muertos por mes (datos de El Nacional) por violencia y por el gatillo alegre de la polica, precisamente en un pas donde no existe la pena de muerte; en un pas donde todava se imparte docencia bajo rboles, donde cada semana hay una huelga de mdicos (con razn o sin ella), donde la diversin, pongamos el caso del juego de pelota, para disfrutarlo hay que verlo entuertao ya que hay que dejar un ojo en la taquilla; un pas donde cada semana atrapan decenas de pequeas embarcaciones tratando de escaparse de esta realidad. Muchas de estas no llegan mas que a los estmagos hambrientos de los tiburones que rodean la isla; un pas en el que la mujer es vctima cotidianamente de los abusos a los que no nos acostumbramos; un pas donde se le acaba de reducir la pena de 30 aos por la de 15 a los culpables del asesinato de Orlando Martinez, aunque hipcritamente se haya bautizado uno de los salones del palacio de gobierno con su nombre; un pas acosado por los narcotraficantes, por la presencia de miles de expresos de crceles gringas. Entonces por lgica y por verguenza, el voto dominicano no puede ser contra Cuba.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter