Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2011

No dejis que se salga con la suya: Ocupad Wall Street
El acuerdo buen poli/poli malo de Obama con los republicanos

Michael Hudson
Information Clearing House

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


La simiente de la demaggica conferencia de prensa del jueves del presidente Obama se plantaron el pasado verano cuando encarg a su comit derechista de 13 el papel de resolver el obvio e inevitable impasse presupuestario forjando una poltica contra los trabajadores que recorta la Seguridad Social, Medicare y Medicaid y utiliza las economas para rescatar los bancos de an ms prstamos que no se pagarn como resultado del programa de austeridad el estilo del FMI que republicanos y demcratas por igual han acordado respaldar.

El problema que enfrenta Obama es bastante obvio: Cmo puede mantener el apoyo de moderados e independientes (o como los califica Fox News, socialistas y anticapitalistas), estudiantes y trabajadores, minoras y otros que hicieron campaa a su favor con tanto fervor en 2008? Los ha traicionado, como una seda, con una sonrisa amable y un parloteo condescendiente, pero con una determinacin frrea de entregar la poltica monetaria y tributaria federal a sus principales donantes para la campaa electoral: Wall Street e intereses especiales surtidos, los operadores rubinmicos y clintonmicos, aparte de refinados residuos del gobierno de Bush como Tim Geithner, para no mencionar a facttums casi iguales a Cheney en el Departamento de Justicia.

La solucin de Obama es hacer lo que hace cualquier demagogo poltico: Usar sonoros discursos electorales populistas que no tienen la menor probabilidad de convertirse en ley del pas, mientras entrega silenciosamente a los donantes de su campaa lo que le pagaron por sus donaciones: regalos a Wall Street, recortes de impuestos a los ricos (eufemsticamente descritos como exenciones de impuestos y contabilidad de valoracin terica, ms un acuerdo de valorar sus ingresos como ganancias de capital, gravadas a una tasa mucho ms baja).

El acuerdo que la dirigencia ha hecho con los republicanos es el siguiente: Los republicanos presentarn a alguien de su actual gama de perdedores seguros, posibilitando que el seor Obama se presente como la voz de la razn, como si esto fuera de alguna manera Centroamrica. As la eleccin en 2012 le ser favorable para un segundo perodo si adopta su programa, un conjunto de reglas pagado por los principales donantes a la campaa de ambos partidos.

Las polticas del presidente Obama no han sido la voz de la razn. Estn an ms a la derecha que las que George W. Bush podra haber logrado. Un presidente republicano al menos se habra enfrentado a un Congreso demcrata que habra bloqueado el tipo de programa impuesto por Obama. Pero los demcratas parecen bloqueados cuando se trata de enfrentar a un presidente que se present como candidato demcrata en lugar de ser del Tea Party que parece estar tan cerca de su ideologa.

Y as entra en juego el Comit de 13. En vista (1) del consenso en que si republicanos y demcratas NO se ponen de acuerdo con la estratagema condenada de antemano del seor Obama de crear empleos. (2): la declaracin del jefe republicano en la Cmara, Boehner, de que su partido rechazar la retrica populista que el presidente Obama vocea estos das, y luego (3): el Comit tendr oportunidad de usar su hacha y recortar los gastos sociales federales, ajustndose a su ideologa profesa.

El presidente Obama lo anunci muy temprano, al iniciar su gobierno, cuando nombr su Comisin de Reduccin del Dficit, encabezada por el ex senador republicano Simpson y el consejero rubinmico Bowles del gobierno Clinton. Su tarea: recomendar cmo recortar los gastos sociales federales mientras entregaba an ms dinero a Wall Street. Confirm las sospechas de una traicin al nombrar al lobista bancario Tim Geithner en el Tesoro, y limit su eleccin a Ben Bernanke como jefe del Consejo de la Reserva Federal.

No obstante, el viernes 4 de octubre, el presidente trat de presentar al movimiento Ocupad Wall Street como un apoyo de sus esfuerzos. Pretendi endosar una regulacin favorable a los consumidores y limitar el fraude bancario, como si no hubiera abandonado el nombramiento de Elizabeth Warren por consejo del seor Geithner, quien parece estarse estableciendo en el papel de correo cobrador de donantes de Wall Street para la campaa electoral.

Se puede salir con la suya Obama? Puede colocarse a la cabeza del desfile y presentarse como amigo de los trabajadores y de los consumidores, mientras sus encargados apoyan a Wall Street y su Comit de 13 espera su oportunidad para realizar su funcin designada de guillotinar la Seguridad Social?

Cuando visit el lugar de Ocupad Wall Street el mircoles, fue obvio que el disgusto con el sistema poltico es tan profundo que no existe un solo conjunto de demandas que pueda arreglar un sistema tan fundamentalmente roto y disfuncional. No se puede remendar un rgimen que empobrece la economa, acelera los embargos, lleva los presupuestos de los Estados y de las ciudades an ms hacia el dficit, e impone recortes en los gastos sociales.

La situacin se parece mucho a la que existe de Islandia a Grecia: los gobiernos ya no representan al pueblo. Representan intereses financieros depredadores que empobrecen la economa. Esto no es democracia. Es oligarqua financiera. Y las oligarquas no otorgan una voz a sus vctimas.

Por lo tanto, la gran pregunta es: a dnde vamos? No existe un camino de solucin tal como estn estructurados actualmente la economa y el sistema poltico. Todo intento de presentar un claro plan de arreglo solo puede sugerir vendas para lo que parece una herida poltica-econmica fatal.

Los demcratas forman parte de la septicemia tanto como los republicanos. Otros pases enfrentan un problema parecido. El rgimen socialdemcrata en Islandia acta como partido de los banqueros, y su nivel de aprobacin ha cado a un 12%. Pero se niega a renunciar. Por lo tanto, antes esta semana, los votantes llevaron tambores metlicos a su propia Ocupacin frente al Althing [Parlamento] y los golpearon cuando la primer ministro comenz a hablar, para acallar su defensa de los banqueros (y adems banqueros-buitres extranjeros!).

De la misma manera, en Grecia, los manifestantes muestran a los intereses bancarios extranjeros que cualquier acuerdo que el Banco Central Europeo haga para rescatar a los dueos de bonos franceses y alemanes, al precio de aumentar los impuestos a los trabajadores griegos (no a la propiedad y a la riqueza griega) no puede verse como algo democrtico. Por lo tanto, cualesquiera deudas que se cobren, y cualesquiera empresas estatales o pblicas vendidas a poderes acreedores bajo condiciones de suma necesidad, pueden revertirse una vez que los votantes tengan una voz democrtica sobre si imponer una dcada de pobreza al pas y forzarlos a la emigracin.

Es el espritu de la desobediencia civil que crece en este pas. Es un dilema, es decir, es un problema sin solucin. Todo lo que se puede hacer bajo condiciones semejantes es describir la enfermedad y sus sntomas. La cura resultar lgicamente del diagnstico. El papel de Ocupad Wall Street es hacer un diagnstico de la polarizacin financiera y la corrupcin del proceso poltico que se extiende directamente hasta la Corte Suprema, la presidencia, y el Comit de 13 de Obama, que pronto se har tristemente clebre una vez que se evapore el humo feliz, lejos de sus actuales pretensiones.

Michael Hudson es ex economista de Wall Street, distinguido profesor investigador de la Universidad de Missouri, en Kansas City, y autor de numerosos libros, entre ellos: Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire (nueva edicin, Pluto Press, 2002) y Trade, Development and Foreign Debt: A History of Theories of Polarization v. Convergence in the World Economy. Puede contactarse con l en: [email protected]

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article29335.htm

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter