Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2011

Los judos son slo eso, gente. Y estn lejos de ser los elegidos

Gideon Levy
Haaretz

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


El sbado, se ley una vez ms la oracin en las sinagogas. "T nos ha elegido entre todas las naciones" se escuch nuevamente a lo largo de todo el pas. La idea de que somos una nacin especial, una vez ms se especifica, como ocurre a menudo en las oraciones y en la Tor, y no slo en Yom Kipur.

La idea de que somos miembros del pueblo elegido est plantada mucho ms profundo, y no slo en la tradicin juda y entre los que la observan, sino que tambin la creen los israeles contemporneos y seculares en Israel, creen eso con todo su corazn. No hay muchas otras ideas judas antiguas tan profundamente arraigadas en la experiencia contempornea de Israel como la idea de que el "pueblo judo", se interprete como se interprete, es mejor que cualquier otra nacin. Si rascas debajo de la piel de casi todos los israeles, descubrirs que realmente estn convencidos de eso. Somos los mejores, el "genio judo" son los conceptos ms exitosos; las Fuerzas de Defensa de Israel son las ms morales. Nadie les diga lo contrario, somos simplemente los mejores en el mundo.

Esto no slo es arrogancia innecesaria y sin fundamento, sino que tambin es una idea muy peligrosa que permite a Israel comportarse como lo hace, con flagrante desprecio de los sentimientos del mundo. Tampoco faltan ignorantes ultranacionalistas con fundamentos racistas. Es bueno y deseable que una nacin se considere exitosa. El pueblo judo tiene muchas razones para ello, por supuesto, y los muchos logros de los cuales presumir, como lo hace el Estado de Israel, que es una especie de asombro, casi un milagro. Pero entre todos ellos, lo que prevalece por su ausencia es un rasgo nacional de igual importancia: la modestia. Es difcil acusar a los israeles de tenerla.

En la base de la arrogancia de Israel se encuentra la idea de que sta realmente es una nacin especial con caractersticas especiales que no son compartidas por ninguna otra nacin. Esta caracterstica se puede ver entre los israeles que viajan al extranjero, escuchndolos hablar con las personas que entran en contacto con ellos; tambin se puede sentir en los movimientos ms profundos de la poltica israel. Los estadounidenses son "tontos", los nativos son "primitivos", los alemanes son "cuadrados", los chinos son "extraos", los escandinavos son "ingenuos", los italianos son "payasos" y los rabes son... rabes. Slo nosotros sabemos lo que es bueno para nosotros, y no slo para nosotros sino para todo el mundo. No hay nada como el ingenio de Israel, no hay nada similar a la inteligencia juda, el cerebro judo inventa nuevas ideas para nosotros como ningn otro cerebro, porque somos los mejores, hermano.

Hay muchas oportunidades de ver esta idea en accin. El ltimo ejemplo no slo surgi de las sinagogas en el Yom Kippur, tambin se observ en la vspera de la fiesta, cuando nos enteramos de la muy feliz noticia de que otro cientfico israel haba ganado el Premio Nobel. Y realmente fue conmovedor: el profesor Dan Shechtman sin duda se merece el premio, pero Israel no se merece la celebracin sentimental nacional que inmediatamente se desat. En una sociedad donde las equivocaciones y los fracasos son siempre responsabilidades individuales, los logros son nacionalizadas y nos pertenecen a nosotros, todos nosotros. Estbamos todos juntos el 8 de abril de 1982, en el laboratorio de Shechtman, en Maryland, cuando observ por primera vez su cuasicristal, estamos todos con l ahora, camino a Estocolmo.

El logro de la persona se convierte inmediatamente en un logro comn, la realizacin comunitaria de inmediato se convierte en una prueba ms irrefutable de la superioridad de Israel. "El cristal es el nuestro", "El secreto de nuestra existencia", "orgullo nacional", y el "cerebro de Israel", gritaban la noticia inspida e infundada del premio individual desde una pantalla en los noticieros.

Con el fin de confirmar la confundida idea de que todos somos socios del logro impresionante de Shechtman, aparecieron inmediatamente los clculos de cuntos Premios Nobel "habamos ganado, y dnde nos coloca en relacin con el resto de la poblacin. La lista de premios Nobel judos a lo largo de las generaciones se puso inmediatamente en la pantalla, como diciendo que ganaron porque eran judos. Todos los premios que se aaden a la coleccin, inmediatamente refuerzan la idea de que es claramente una cuestin de superioridad gentica. Esta es la otra cara del racismo, por un lado atropellar a los dems, por el otro, alabar y exaltar el "pueblo elegido" por encima de todos los dems. Las dos caras de una misma moneda: el racismo inconsciente.

Debemos, por supuesto, continuar leyendo la oracin "T nos ha elegido". Es parte de la herencia juda. Sin embargo, Israel ya debera haberse liberado de su significado en los tiempos que vivimos. No, no somos una nacin especial, tampoco lo hemos sido por mucho tiempo. Tampoco hemos sido elegidos, sin duda, por encima de otras naciones. Por lo tanto, al da siguiente del Yom Kippur, con otro Premio Nobel para un israel, tratemos de ser, por lo menos, una nacin como todas las dems naciones.

Fuente: http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/jewish-people-are-just-that-people-and-far-from-chosen-1.388870



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter