Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-10-2011

El movimiento mundial pro-democracia

Vicen Navarro
Rebelin


Se est estableciendo un movimiento a nivel mundial que se manifestar este sbado 15 de octubre en muchos pases, que amenaza a las estructuras del poder financiero, econmico y poltico de los estados, no slo rabes, sino tambin de Europa y ahora de EEUU. Su demanda es la democracia, es decir, exigir que existan sociedades democrticas en las que sea la ciudadana la que gobierne su quehacer colectivo. Donde primero aparecieron estos movimientos fue en los pases rabes. Eran movimientos antidictatoriales que aparecieron como consecuencia de la aplicacin por parte de sus gobiernos de medidas neoliberales (promovidas por los gobiernos estadounidenses y europeos) que haban determinado una enorme concentracin de poder econmico y financiero que haba coaptado al poder poltico. Resultado de ello era una percepcin generalizada entre las clases populares de que sus Estados eran insensibles a sus necesidades, incluso las ms bsicas y elementales como la mera subsistencia.

En principio, tales movimientos pro-democrticos contaron con notable simpata en los centros mediticos de los pases autodefinidos como democrticos. Pronto se dieron cuenta, sin embargo, de que no era una demanda limitada al mundo rabe. Era una demanda que estaba tambin apareciendo en su mundo, y que sealaba la contradiccin clara entre la narrativa oficial, supuestamente democrtica, de sus establishments polticos por un lado y la experiencia real en la que las mayores decisiones que se estaban tomando por parte de sus instituciones llamadas representativas (y que afectaban y continan afectando negativamente el bienestar de la mayora de las poblaciones), se hacan sin la participacin o mandato de la ciudadana. Tales movimientos pro-democracia denunciaron la obvia falsedad del discurso oficial supuestamente democrtico. El caso ms reciente son las medidas de austeridad, altamente impopulares, que se estn imponiendo a la poblacin de estos pases por parte de gobiernos, sin que la ciudadana haya tenido la oportunidad de decidir sobre tales medidas.

No es casualidad que las primeras movilizaciones pro-democracia en los pases supuestamente democrticos surgieran en Espaa, el pas de la Unin Europea donde el sistema democrtico es ms limitado (resultado de una transicin de una dictadura a una democracia que, consecuencia del domino de las fuerzas conservadoras en el aparato del Estado en tal proceso, dio pie a una democracia muy limitada e insuficiente) y donde las consecuencias de las polticas de austeridad han sido ms dramticas. En Espaa, el 42% de la juventud est sin trabajo. Tal movimiento, conocido como el movimiento de los indignados, o 15-M, ha inspirado muchos otros. Todos ellos tienen en comn el objetivo de eliminar la enorme influencia que el poder financiero y econmico tiene en sus sociedades, incluyendo sus instituciones representativas.

El ltimo caso es el movimiento Nosotros somos el 99% de la poblacin de EEUU, que denuncia que las instituciones polticas estadounidenses, as como la vida financiera y econmica del pas, estn controladas slo por un 1% de la poblacin. Como seal recientemente Joseph Stiglitz, lo que vemos en EEUU es el gobierno del 1% de la poblacin, para el 1% de la poblacin y por el 1% de la poblacin. El poder de este 1% (el poder financiero, econmico y poltico en EEUU) es enorme. Este 1% tiene el 40% de toda la riqueza del pas. Este 1% ha adquirido un enorme poder poltico durante la poca neoliberal. Mientas que en los aos sesenta pagaban el 51% de sus rentas en impuestos, ahora pagan slo un 17%. Como consecuencia, tales ingresos, que representaban el 33% de los ingresos al Estado en aquella poca, ahora representan slo un 7%. Grandes corporaciones como Exxon Mobil, que en 2009 consiguieron 45.200 millones de euros en beneficios, no pagaron ni un centavo al Estado.

Mientras tanto, el 22% de los nios en EEUU viven en situacin de pobreza, el nmero de personas que deseara trabajar y no encuentra trabajo representa, segn su Ministerio Federal de Trabajo, el 17% de la poblacin adulta, y 48 millones de ciudadanos no tienen cobertura sanitaria. Las polticas seguidas por el Congreso de EEUU, cuyas figuras claves estn financiadas en gran parte por este 1% de la poblacin, est siguiendo polticas fiscales que estn acentuando todava ms la enorme concentracin de poder econmico y poltico. De ah que el 82% de la poblacin no considere que el Congreso de EEUU representa sus intereses.

stas son las consecuencias polticas del neoliberalismo. Pero, es parte de la condicin humana la capacidad de rebelin. Y esto es lo est ocurriendo en gran nmero de pases. Tales movimientos estn siendo tratados con gran hostilidad por parte de los establishments mediticos prximos al capital financiero. As, el corresponsal en EEUU de uno de los rotativos de mayor difusin de Espaa (que se autodefine de centro liberal) defini al movimiento de los indignados estadounidenses como un movimiento que refleja las viejas aspiraciones hippies de solidaridad (asumiendo que la solidaridad fuese un objetivo slo de los hippies), ignorando, por cierto, al movimiento obrero, cuyos sindicatos son definidos por aquel corresponsal como las instituciones ms corruptas de EEUU

Tal movimiento se ha extendido a gran nmero de ciudades en EEUU (Philadelphia, Boston, Baltimore, Washington, Chicago, Los Angeles, Detroit, y muchas otras) e incluye a todos los grupos etarios, a muchos grupos y clases sociales, y han sido apoyados por los sindicatos estadounidenses, cuyo nivel de corrupcin es mucho menor que el existente en las instituciones empresariales, polticas y mediticas de aquel pas. En realidad, estos movimientos de indignados son continuadores de aqullos otros que les precedieron en su lucha por un mundo mejor.

* El autor es Catedrtico de Polticas Pblicas. Universidad Pompeu Fabra



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter