Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2011

Quin controla La Calle?

Sal Landau
Progreso Semanal


Los polticos se enfrentan a una revuelta en ascenso contra Wall Street, magnates financieros, bancos en general y un gobierno insensible que ignora las necesidades de la gente. La ms reciente encuesta muestra una radical falta de confianza hacia aquellos que dirigen el gobierno.

Una encuesta Gallup del 30 de septiembre dijo que 81 por ciento se senta insatisfecho con la manera en que estn dirigiendo el pas. La tasa del Congreso cay desde el asiento del inodoro al inodoro propiamente (15% de aprobacin). El pblico tuvo opiniones similarmente bajas acerca de los candidatos a cargos. Haga un esfuerzo y oblguese a mirar los debates presidenciales republicanos!

La mayora de los medios de prensa ni siquiera reportaron los resultados de Gallup, o lo hicieron de manera poco prioritaria. Ni tampoco recogieron especificidades clave. El columnista de The New York Times Charles Blow (2 de octubre) seal que la encuesta Gallup demostraba que los norteamericanos consideran que el gobierno federal representa una amenaza inmediata a los derechos y libertades de los individuos y ha aumentado nuevamente.

Imagnense que Cuba o Irn dieran a conocer una encuesta como esa. Vean, diramos nosotros: as se siente la gente cuando considera que no tiene democracia.

Pero nosotros elegimos a nuestro gobierno bueno, menos del 50% vota, pero para qu ser tan quisquilloso? Cmo es que no nos gusta o no aprobamos a nuestros funcionarios ni tenemos confianza en que puedan dirigir el pas? Falla en algo nuestra lgica democrtica? O es que el descontento aqu y en el resto del mundo es una seal de que los sistemas (econmicos y medioambientales) se han desbocado ms all del control de las instituciones actuales y de la imaginacin de los lderes polticos?

Cuando muchas decenas de miles de indignados salen a las calles de Grecia, Espaa, Inglaterra, Israel y Chile es porque no tienen instituciones por medio de las cuales canalizar sus quejas. Ningn partido poltico o sindicato puede negociar a su favor ni sus gobiernos pueden satisfacer sus demandas bsicas: empleo, vivienda, educacin gratuita, medio ambiente seguro.

El fracaso del neoliberalismo lo tenemos ante nosotros mientras decenas de millones de desempleados se desesperan, millones de personas sin hogar buscan refugio y los desastres naturales ponen a prueba la capacidad nacional de enfrentarse a ellos.

La derecha norteamericana culpa a los extranjeros del Tercer Mundo, pecados de aborto y homosexualidad y pide ms armas de fuego y agresiones, mientras reduce los presupuestos destinados a los pobres: los nuevos cristianos. En Europa, los partidos socialistas han perdido credibilidad al adoptar el neoliberalismo; los comunistas en la era postsovitica se han dividido y desintegrado en sectas mnimas en algunos de esos pases.

En Estados Unidos, carente de partidos de izquierda, la gente comenz a manifestarse contra los criminales de Wall Street (banqueros y corredores) cuyo comportamiento ayud a inducir un enorme colapso. En Manhattan, cientos de manifestantes con caras pintadas de blanco y disfrazados de zombis corporativos bailaron frente a la Bolsa de Valores de Nueva York. Muchos mostraban a las cmaras puados de dinero falso.

En Chicago, los tamboreros marcharon a travs del distrito financiero. Algunos montaron tiendas de campaa y pintaron carteles contra la avaricia de los banqueros y las corporaciones que luego mostraban a los boquiabiertos transentes.

El alcalde de Nueva York, en vez de ofrecer a los imaginativos manifestantes a una oportunidad de dilogo, dio la orden de ataque a la polica, una buena leccin para algunos manifestantes de clase media que dijeron que las calles pertenecen al pueblo, no a la polica, la cual los roci con pimienta.

Las manifestaciones en EE.UU. comenzaron anteriormente en este mismo ao en Wisconsin, donde un gobernador derechista declar la guerra fiscal al pueblo trabajador. Los manifestantes en Nueva York mostraron el mismo espritu de rebelda, convirtiendo los resultados de la encuesta de Gallup en accin, en vez de quejarse a los encuestadores. Al igual que los neoyorquinos, jvenes en Boston, St. Louis, Kansas City, Portland en Maine, Los ngeles y otros lugares expresaron indignacin poltica por la avaricia corporativa. Marcharon hacia los bancos de la Reserva Federal y acamparon en parques. Todos comparten las ansiedades de la tambaleante economa, pero los carentes de lderes se juntaron contra un enemigo comn el capital financiero con valores comunes como la decencia y la justicia han unido a la gente incluso a algunos del Tea Party. Se comunican por medio de sitios web y streaming de video y han inventado formas democrticas de asambleas.

Al igual que su contraparte en otros pases, los manifestantes norteamericanos no han encontrado canales para sus quejas. Gradualmente, demcratas liberales y sindicatos progresistas comienzan a apoyar este movimiento o momento y llaman a otros a unrsele. Pero podrn sus mensajes penetrar las osificadas membranas polticas de las estructuras establecidas? Puede su energa transformar un Establishment poltico disfuncional en otro que comience a transformar la nacin?

El sector financiero da crdito a la lite corporativa, la cual impulsivamente trata de reducir el costo socialmente necesario de la mano de obra, lo cual hace la vida ms desesperada para los que ya son pobres. La lite se autoinmuniza en contra de la indignacin debido a la diferencia en la relacin salarial de 325 a 1 entre los ejecutivos corporativos y los trabajadores. (Ver el informe del Instituto para Estudios de Poltica.) Ignoran las peticiones de cordura medioambiental o se suman a la negativa a la existencia del cambio climtico.

Sin cabilderos, el pueblo norteamericano no tena voz hasta que sali a las calles. Los polticos presionan a favor de intereses picos y demuestran su preocupacin nacional apoyando a nuestras tropas despus de 10 aos de ningn progreso en Afganistn y de destruccin de Irak y amar a nuestro pas.

Fundamentalmente, cortejan a los donantes corporativos para garantizar su reeleccin, mientras que la lite ejecutiva se oculta tras la frase bblica Seguridad Nacional, la cual el presidente impuso para justificar el asesinato de un ciudadano norteamericano (al-Awlaki) y negar los derechos bsicos a los prisioneros sospechosos de terrorismo mientras da refugio a terroristas anticastristas en Miami. Los indignados permanecen en Wall Street. Llegar este otoo la Primavera Norteamericana?

Fuente: http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=3913:iquien-controla-la-calle-&catid=3:en-los-estados-unidos&Itemid=4 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter