Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2011

Rota, la marinera

Alberto Piris
Republica de las ideas


Segn la informacin oficial del Departamento de Defensa de EE.UU. difundida en su pgina web, cuatro pases han aceptado hasta ahora participar en el sistema de defensa antimisiles de la OTAN: Polonia, Rumana, Turqua y, desde el pasado 5 de octubre, Espaa. En una conferencia de prensa en la que no se admitieron preguntas, celebrada ese da en el Auditorio Luns de la sede bruselense de la OTAN, junto con el secretario general de la Alianza y el secretario de Defensa de EE.UU., el presidente del Gobierno espaol se felicit por la aportacin decisiva de Espaa a este proyecto, y la justific refirindose a nuestra posicin geoestratgica como puerta de entrada al Mediterrneo.

Con los cuatro buques dotados del sistema Aegis contra misiles balsticos, que van a estar basados en Rota, la Alianza refuerza significativamente su potencialidad naval en el Mediterrneo y aumenta su capacidad para garantizar la seguridad en esta vital regin, asegur el jefe del Pentgono. Por su parte, Rodrguez Zapatero declar que en 2013 Espaa apoyar decisivamente una gran parte del componente naval del sistema, lo que tendr un efecto positivo en Rota y har partcipes a las fuerzas armadas de nuestro pas en las ms avanzadas tecnologas, mejorando su formacin junto a los ejrcitos de EE.UU. Agradezco a la OTAN y a EE.UU. -aadi- que hayan pensado en Espaa para participar en este esfuerzo, lo que significa un gesto de confianza en nuestras fuerzas armadas.

Hasta aqu, la informacin oficialmente difundida, sobre la que es obligado hacer algunos comentarios. En primer lugar, sorprende la explicacin que desde crculos gubernamentales se ha dado sobre la premura y el secretismo con los que se ha llevado a cabo la operacin. Respecto a este ltimo, basta con recordar las palabras de reproche del hoy Presidente del Gobierno, en junio de 2001, cuando el Gobierno de Aznar dio su ms entusiasta apoyo a la anterior versin del escudo antimisiles, obsesin del presidente Bush: Hubiera sido muy deseable que, antes de hacer el pronunciamiento que [Aznar] hizo con el presidente de EE.UU., dando su apoyo al escudo antimisiles, hubiera venido a esta Cmara a explicar por qu y a debatirlo.

Es poco creble, por otro lado, explicar la premura a la que nuestro Gobierno deca estar sometido, aduciendo que el Congreso de EE.UU. tena que aprobar con tiempo suficiente el presupuesto necesario para este despliegue naval: como si EE.UU. hubiera necesitado la previa aprobacin presupuestaria para invadir Afganistn o Iraq!. O para cualquiera de las variadas operaciones militares efectuadas en funcin de sus intereses, nunca limitadas en su iniciacin por falta de fondos.

Hay que lamentar, pues, desde el principio, la falta de transparencia en la gestacin de la operacin y el poco convincente modo de explicarla. En segundo plano se maneja otra justificacin, ms pobre pero ms comprensible: las ventajas econmicas que esto supondr para los habitantes de la zona, por la creacin de puestos de trabajo y otros ingresos previsibles de diversa ndole. La prensa viene reproduciendo entrevistas con gentes locales, de las que se desprende la vieja sensacin al estilo de Bienvenido, mster Marshall, que en los tiempos de penuria que corren es ms justificable: venga el dinero lo antes posible, y venga de donde venga.

La justificacin estratgica es la menos creble, si al hablar de reforzar la seguridad la OTAN se refiere, ms o menos veladamente, a lo mismo que dice estar haciendo en Afganistn: proteger al mundo occidental contra el terrorismo, all donde supuestamente ste tiene sus races. El sistema Aegis puede proteger a Europa y a EE.UU. contra misiles provistos de carga nuclear o de otro tipo. Qu misiles? Los que se supone que aprestan China, Irn, Corea del Norte, Pakistn, India o Israel?, por citar algunos pases que podran (hipottica e inverosmilmente) lanzarlos.

Los peores atentados terroristas contra pases occidentales han utilizado armas muy sencillas, contra las que de poco sirve el Aegis: cuchillos para apoderarse de unos aviones y convertirlos en misiles, mochilas con explosivos de confeccin casera, chalecos explosivos, etc. La obsesin por precaverse contra la hiptesis ms peligrosa (la amenaza de atacar a alguna capital occidental con misiles) no es ms que un residuo, muy enraizado en los genes de la OTAN, consecuencia de la Guerra Fra y de la vieja carrera de megatones entre ella y el Pacto de Varsovia, sustentada por las ms perturbadas mentes estratgicas de la poca. Residuo que, conviene aadir, sigue beneficiando, sobre todo, a las corporaciones que fabrican los artefactos con los que supuestamente se garantiza nuestra seguridad.

Ah, inolvidable Carlos Cano!, cantando los versos del poeta gaditano: Rota, dnde estn tus huertos; tu meln, tu calabaza, tu tomate, tu sanda?. Hemos de reconocer que el ms dulce de los puertos slo aspira ya a la ansiada lluvia de dlares y a la ms moderna tecnologa de guerra naval, aceptando la necesidad de que siempre tenga que existir algn enemigo del que haya que defenderse. As es y as nos va.

Fuente: http://www.republica.com/2011/10/13/rota-la-marinera_397007/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter