Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2011

El camino al 2012, entre SuperHugo, especulaciones de sucesin y encuestas-trampa

Aram Aharonian
Rebelin


Cuando en junio pasado se conoci la enfermedad del presidente Hugo Chvez, analistas de los medios cartelizados de comunicacin nacionales e internacionales- llegaron a la conclusin de que la imagen de superhombre del mandatario se desmoronara rpidamente, y con ellos se derrumbara el respaldo electoral con el que contaba. Otro craso error: los resultados de las encuestas recientes muestran que tal premisa era por dems equivocada y caprichosa.

Obviamente el soporte social y las intenciones de voto de Chvez hoy en ms del 52%- se basan en otras premisas, que la oposicin (que apenas alcanza el 40%) no logra comprender o prefiere desconocer. Las encuestas ninguna de ellas realizada por chavistas- coinciden en que si las elecciones se realizaran ahora, el 56.2% votara por Chvez y 33.4% en contra. En cuanto a la confianza al mandatario, la percepcin le es favorable en 58.1%, rengln bien significativo, y en crecimiento desde mayo.

Sin lugar a dudas, sobran las razones por las que Chvez tiene respaldo, razones slidas, autnticas y vlidas. El socialdemcrata Leopoldo Puchi seala entre ellas el rechazo a la lite poltica, econmica y social de la llamada Cuarta Repblica. Mientras, la dirigencia opositora y sus repetidoras en los medios cartelizados siguen insistiendo con lo de superhombre, el dinero o la represin, abstenindose de hacer una revisin crtica de su pasado y del modelo poltico, econmico y social que an hoy defienden, ciegos de lo que sucede en el mundo.

Pero, ojo pelao, como gusta decir Chvez. Algunos analistas alertan que estas encuestas opositoras pueden tener como finalidad acelerar el proceso de unidad y de seleccin del candidato nico que se medir con Chvez dentro de un ao y crear falsas expectativas (como ya se hizo en procesos electorales anteriores no slo en Venezuela sino tambin, por ejemplo, en el ltimo referendo ecuatoriano). Adems, sealan, es difcil creer en un crecimiento tan grande en tan poco tiempo y en situacin de expectativa general.

Para los analistas serios es totalmente incompresible la glorificacin que hizo la oposicin del ex presidente Carlos Andrs Prez quien fue censateado en su cargo por actos de corrupcin- con motivo de sus exequias. No se puede confundir el debido respeto ante la muerte de un hombre con la exaltacin poltica del modelo que representa. La poblacin ha sido colocada en la disyuntiva de escoger entre el modelo CAP y el modelo Chvez. En este cuadro, la inclinacin electoral de los venezolanos puede comprenderse fcilmente, indica Puchi.

El opositor historiador Elas Opino Iturrieta seala que cuando se miran los antecedentes desde la oscuridad de un agujero, cuando se usa el espejo retrovisor desde la profundidad de un abismo como ninguno de los que envilecieron a la sociedad desde el perodo gomecista, sobreviene la tentacin de las versiones angelicales de lo que fue y dej de ser hasta lmites inimaginables. Debe ser el riesgo habitual de quienes permitieron, tal vez debido a su ingenuidad, pero tambin a su irresponsabilidad, la dilapidacin de un capital que ahora parece tesoro invalorable.

Sorprende, en el intern, un artculo de Nil Nikandrov en la rusa Strategic Culture Foundation, quien seala que desde Washington se insiste en que el tiempo de Chvez se acab. El ex embajador norteamericano ante la OEA, Roger Noriega, public un artculo titulado Estados Unidos debe prepararse para un mundo sin Chvez, sealando que ste, enfermo de cncer, ha perdido el control sobre Venezuela, que el actual rgimen venezolano est condenado y que la lucha por la Venezuela pos-Chvez ya est ardiendo. Por lo tanto, Noriega urge a la oposicin venezolana a ser ms asertiva en la conformacin de un programa para el perodo de transicin en Venezuela, de la dictadura a la democracia.

Siguiendo las instrucciones de Noriega, un grupo de expertos de la opositora Mesa de Unidad Democrtica redact un proyecto de ley para el perodo de transicin definiendo las obligaciones y la autoridad del presidente electo durante el interregno entre la finalizacin del recuento de votos y su inauguracin.

Nikandrov seala que la victoria de un candidato de la MUD marcara el regreso del neoliberalismo en Venezuela y se convertira en el prlogo para el desmantelamiento de los avances socioeconmicos que ha registrado el gobierno de Chvez. El impacto en la poltica exterior de Venezuela sera igualmente alarmante, el pas regresara a su asociacin con Estados Unidos, se retirara del ALBA y posiblemente revisara el acuerdo de Petrocaribe y cancelara los ambiciosos planes de asistencia financiera internacional.

Aade que algunos dirigentes de la MUD estn por un compromiso con China aunque de proporciones limitadas de manera de no acarrear las iras de Washington. La cooperacin con Brasil continuara puesto que cultivar las economas de los estados Bolvar y Amazonas sencillamente es una de las prioridades de Venezuela. La privatizacin de las reservas petroleras de la nacin sera nuevamente puesta en la agenda de la economa nacional.


El Gran Polo, la sucesin?

El socilogo Reinaldo Iturriza, defensor del bolivarianismo y autor de la tesis de la repolarizacin, seala que a partir de 2007 "la oposicin abandon su tctica confrontacional y violenta () lo que dej a la direccin poltica de este proceso bastante descolocada durante mucho tiempo". Los signos ms visibles de ese lapso, son la burocratizacin de la poltica y la impresin de que "haba llegado el momento de acomodarse en el poder". Pero el fin ltimo de la revolucin bolivariana, segn Iturriza, "no es slo ganar elecciones, sino transformar profundamente a la sociedad venezolana, democratizarla".

Para Iturriza, despus de un perodo de reflexin, que coincidi con la enfermedad del presidente Chvez, "hay una revisin profunda en el Psuv, as como la necesidad de crear un espacio donde haya una relacin de iguales entre las fuerzas revolucionarias", que sera el recin lanzado Gran Polo Patritico (GPP).

Algo importante est ocurriendo en el campo popular, bolivariano y revolucionario, que tiene que ver directamente, aunque no exclusivamente, con el proceso de constitucin del Gran Polo Patritico, que recin inicia, indica el socilogo. Lo que ha aparecido en escena es el germen de una instancia aglutinadora de fuerzas y voluntades que, bien llevada, puede trastocar el tablero de la poltica nacional, en primera instancia. Luego, quin sabe. A lo interno del chavismo la poltica ya no es lo que sola ser hace apenas una semana. El tiempo se ha acelerado. Ya era hora, aade.

El propio presidente Chvez seal que la agitacin y promocin, as como tambin disear mecanismos para organizar la red de movimientos, deben ser los grandes pasos para conformar el GPP. La agitacin de calle, promocin y bsqueda para el registro del Gran Polo Patritico y, paralelo a esto, debemos ir elaborando maneras para organizar la gran red de movimientos de movimientos para que confluyan en lo territorial y en lo sectorial, para as tener una forma novedosa, que no debe ser como los partidos polticos, explic el jefe de Estado.

Luis Vicente Len, director de la encuestadora Datanlisis, vinculada a la MUD, puso nuevamente en el tapete el tema del sucesor de Chvez. A estas alturas, todo hace pensar que Chvez ser el candidato para autosucederse en los comicios de octubre de 2012 y ser quien comande la campaa electoral. Una vez que tuvo que mostrarse mortal y vulnerable se hace inminente la necesidad de conocer su ruta de sucesin, hoy vaca. La razn? Evitar la batalla interna por el control del poder, entre quienes tienen todo que perder si Chvez no est, seala Len, para quien la presin por aclarar esa sucesin pueden venir de dos vas: del mismo Chvez o de sus grupos de soporte interno.

La separacin de las elecciones para presidente, gobernadores y autoridades locales lo exime de ser el portaaviones de otros candidatos, muchos de los cuales representan un salvavidas de plomo para el mandatario. Una vez resuelto el problema mayor, la eleccin presidencial, se podr abocar en levantar manos y respaldar a los candidatos que l elija y/o que postule el GPP.


Aventura Len que mientras est fuerte y controle el poder, Chvez tendr la capacidad de definir l mismo esa sucesin y sortear los posibles impactos internos de su decisin, en funcin de variables como confianza, lealtad, compromiso revolucionario y capacidad para conectarse con la masa, y seala tres posibles candidatos: el vicepresidente Elas Jaua, su hermano Adn Chvez, hoy gobernador del estado Barinas, y el canciller Nicols Maduro.

Pero la calle sabe que hay ms candidatos o autocandidateados, que quiz asomen desde la conduccin del GPP en formacin al conocimiento y posterior reconocimiento- de la poblacin. La corporacin militar pondr en la mesa sus pretensiones y, posiblemente, ante la carencia de carisma y credibilidad popular de algunos de los encumbrados dirigentes chavistas, es probable que busquen una figura civil. Un joven, respetado y conocido (un outsider, diran los expertos) para impulsar sus intereses polticos.

Pero, por ahora, SuperHugo Chvez ser el candidato y quien dirigir -personalmente, en vivo y directo- la campaa bolivariana. Y eso es lo que teme la oposicin, que de unidad apenas tiene el nombre de su Mesa: cada vez se le hace ms difcil lograr su candidato nico a la presidencia. Pretensiones sobran, financiamiento y apoyos externos tambin. Quiz lo que les falta es eso que hasta ahora parece sobrarle (al menos en las encuestas de la oposicin) al Presidente: credibilidad y confianza.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter