Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2011

La Democracia como proyecto emancipatorio en Cornelius Castoriadis

Luis Roca Jusmet
Rebelin


El movimiento de los indignados est planteando un cuestionamiento de la supuesta democracia de los paises que se reclaman de ella. El movimiento se justifica por s mismo pero merece la pena retomar teoras democrticas radicales que pueden darlos instrumentos para esta demanda de democracia real. Agradezco a Jordi Torrent, gran conocedor de Castoriadis, sus interesantes comentarios y puntualizaciones sobre el artculo.

Uno de los grandes tericos de la democracia como proyecto emancipatorio es Cornellius Castoriadis ( 1922-1997). presento aqu una introduccin al autor y a su propuesta.

Cornelius Castoriadis nace en Constantinopla el ao 1922. A los 15 aos se afilia a las Juventudes comunistas. Estudia Derecho y Economa y participa en la resistencia antinazi desde la ocupacin de abril de 1941. Este mismo ao funda un grupo clandestino para reformar el PC griego, aunque al ao siguiente optar por el troskysmo, adhirindose a la organizacin liderada por Spiros Stinas. El ao 1945 llega a Francia, se afilia al PCI troskysta pero pronto funda con Claude Lefort una tendencia disidente.. En 1948, despus del V congreso, rompen con el partido y fundan el grupo Socialismo y barbarie, activo hasta el ao 1967. Los anlisis tericos del grupo sern muy innovadores en el campo de la izquierda, ya que optan por un socialismo autogestionario, criticando el papel dirigente de los partidos. Y cuestionan el papel del Estado, al que presentan como una estructura burocrtica y antidemocrtica. El grupo se autodisuelve y Castoriadis abandona la prctica poltica directa para dedicarse a la filosofa y al psicoanlisis, mientras ejerce de profesor de Filosofa en la cole des Hautes tudes en Sciencies Sociales entre 1980 y 1995. Muri el ao 1997, a los 75 aos. Podemos considerar que la reflexin sobre la democracia es el hilo conductor de la reflexin poltica de Cornelius Castoriadis desde que se disuelve Socialismo y Barbarie, recogiendo adems todo el rico debate acaecido en el interior del grupo. Este planteamiento radical de la democracia se contrapondr a los planteamientos marxistas de tipo althusseriano que consideran la democracia como un instrumento de la burguesa. Para Castoriadis la democracia y el socialismo son el nico proyecto emancipatorio posible, ya que se basan en la autonoma y en la autogestin. La voluntad revolucionaria de Castoriadis se mantendr a lo largo de su vida y de su obra en este proyecto, eje de la continuidad en su maduracin personal y poltica. Pero es necesario recuperar el contenido radical de la palabra democracia en contra de su apropiacin por parte de oligarqua liberal.

Castoriadis plantea desde Socialismo y Barbarie un proyecto global autogestionario contrapuesto a la jerarqua.  El texto Autogestin y jerarqua lo escribi en colaboracin con Daniel Mothe, uno de los obreros que animaron Soicalismo y Barbarie. El texto fue publicado originariamente en el nmero de julio-agosto de 1974 de Aujourdui, del sindicato C.F.D.T., que defenda una opcin autogestionaria. El texto Autogestin y jerarqua se encuentra en el libro La exigencia revolucionaria. La definicin precisa de jerarqua es la de la divisin estricta entre una minora que dirige (decide) y una mayora que obedece (ejecuta). Los primeros tienen un poder y unos privilegios que no tienen los segundos. En la sociedad actual disponen del poder los expertos y los polticos profesionalizados que supuestamente representan a un colectivo que no los controla. Es una sociedad tecnocrtica polticamente dirigida por una oligarqua, sea totalitaria o liberal. Se supone que slo una minora es competente para la funcin directiva, que ejerce adems un poder coercitivo para resolver los conflictos. La autogestin es una alternativa en la cual las decisiones son colectivas y la sociedad es capaz de dirigirse a s misma pero la autogestin implica necesariamente informacin y formacin por parte del grupo. Pero la autogestin es algo ms que gestin colectiva, es autonoma, es la autoinstitucin de una sociedad por ella misma, la autocreacin consciente y colectiva del propio imaginario social, es decir las propias significaciones imaginarias. A medida que Castoriadis va madurando su proyecto poltico autogestionario cada vez lo vincula ms a la democracia. Se contrapone a la concepcin marxista que considera que los derechos son burgueses y formales y estn establecidos en inters del capitalismo, como ideologa para ocultar la explotacin. La historia demuestra, dice Castoriadis, que la democracia y los derechos adquiridos son producto de la lucha popular anterior a este sistema econmico y que no son una justificacin poltica del mercado.

La democracia es la nica isonoma, es decir la nica manera de plantear la igualdad para todos delante de la ley. Es por definicin socialista, autnoma y libre y slo ella posibilita un espacio social autogestionario donde la libertad sea efectiva, social y concreta. Los objetivos de la democracia, es decir, de la poltica son la igualdad y la libertad, que no son contrapuestos sino complementarios. Implica necesariamente una participacin instituyente en el poder. En contra de lo que plantean los anarquistas (y en cierto sentido tambin Marx) las instituciones explcitas de poder son necesarias en cualquier forma social. No tiene sentido para Castoriadis plantear la sociedad como contrato, acuerdo o pacto ya que el individuo es un producto social. Sin socializacin no hay seres humanos y ello implica instituciones y significaciones imaginarias colectivas que van conformando el individuo social. El poder es la capacidad de legislar, de ejecutar, de gobernar y de zanjar litigios. La ley es necesaria pero en la democracia es producto de la autonoma social basada en la autonoma individual. Esto quiere decir que es el conjunto de la sociedad la que crea, mantiene y transforma estas instituciones y autogestiona esta ley. La autonoma es la libertad bajo una ley hecha por todos. Planteando la democracia como un proyecto socialista autogestionario Castoriadis se contrapone al proyecto democrtico-liberal. Aunque la discusin entre Castoriadis y el liberalismo est implcita en toda su elaboracin terica sobre la democracia es interesante el texto que transcribe la conferencia dictada el 13 de mayo de 1995 en el Collge International de Philosophie en el que responda a una ponencia de Richard Rorty. Est publicado en castellano bajo el ttulo de Respuesta a Richard Rorty en el libro titulado Una sociedad a la deriva.La primera crtica sera la de la separacin que establece el liberalismo entre el espacio privado y el espacio pblico, tal como se ve claramente en uno de sus principales tericos, John Stuart Mill. (1997). Castoriadis mantiene la separacin entre el espacio privado (Oiks), el privado/pblico (gora) y el totalmente pblico (Ecclesia). No podemos eliminar el espacio intermedio del gora porque es el propiamente poltico, ya que es el lugar donde los ciudadanos hablan cotidianamente de los problemas pblicos. Implica una libertad de palabra, de pensamiento y de crtica sin lmite que tiene como funcin una permanente reflexin colectiva. El paralelo del espacio pblico es el tiempo pblico, que es una reflexin crtica sobre la propia historia (cmo en la Oracin fnebre de Pericles). De manera contraria reducimos la libertad y la propia historia a una narracin personal y dejamos la poltica, en el mejor de los casos, a una gestin basada en el principio moral de la compasin.

La otra crtica es que la democracia ha de estar total y necesariamente vinculada al bien comn y el nico sentido aceptable del pluralismo es la aceptacin de diferentes interpretaciones de cmo defender este bien comn. En ningn caso podemos considerar que la democracia es el espacio donde cada grupo social defiende sus intereses particulares La democracia no puede ser instrumental, una supuesta canalizacin de los intereses particulares en los que gana la mayora como plantea el utilitarismo liberal. Esto no quiere decir, por supuesto, que no tengan que existir mecanismos para la proteccin de las minoras, pero planteado en trminos de derechos no de intereses. Tampoco est de acuerdo con la concepcin liberal de la libertad, que la entiende como indeterminacin, es decir cmo capacidad de eleccin. Castoriadis (2007) afirma que para l la libertad es creacin y que sta es determinacin. En este sentido podramos a vincular a Castoriadis con Kant, porque aunque ste dice que la base de la libertad es la indeterminacin la nica forma de ejercerla es autodeterminarse a travs de la decisin, en este caso con la ley moral (1996). Las sociedades autnomas, es decir democrticas, son las nicas que permiten la poltica, ya que ste es un ejercicio colectivo. Son necesarias instituciones que ejerzan un poder, pero ste no determina la existencia de un Estado, que es un peligro para la democracia. Los orgenes histricos de la Democracia y del Estado son totalmente diferentes, mientras que la primera es un invento griego, el Estado lo es en cambio de sociedades radicalmente antidemocrticas: Mesopotamia, Este y Sudeste asitico y la Mesoamrica precolombina. Es un aparato burocrtico jerrquicamente organizado que es necesario que desaparezca con la realizacin del proyecto democrtico.

Castoriadis defiende la necesidad de las instituciones, pero critica las instituciones burocrticas, en la medida en que stas son jerrquicas y se separan de la sociedad. Las instituciones deben ser democrticas, lo cual quiere decir que es la propia sociedad la se organiza establemente con una funcin social. Otra cuestin es el de la cultura democrtica, tema que tambin es fundamental en su contenido. En primer lugar plantea la necesidad de considerarla como algo para cualquiera y por tanto no elitista. En segundo lugar Castoriadis critica la teora estalinista de la cultura como algo burgus. En el debate el filsofo griego formula una definicin provisional de cultura, que la identifica con el imaginario social, ms all de la dimensin instrumental y tcnica.

Castoriadis mantiene sin ambigedades que la democracia es un invento estrictamente griego retomado posteriormente en la Europa moderna. La democracia nacera as con la filosofa, que es tambin especficamente griega y cuyo precedente podemos encontrarlo en el propio Homero, que es quin introduce la nocin de imparcialidad. Es la capacidad de una sociedad de autoinstituirse, es decir, de dotarse del poder de crearse a s misma. Esto implica la aparicin de una mirada crtica que puede juzgar, elegir y decidir lo que considera mejor para s misma. Lo que no acaba de precisar Castoriadis es la relacin contradictoria entre la prctica democracia y la aparicin de la filosofa. Es evidente, y sobre ello Castoriadis insiste repetidamente, que hay un relacin entre la aparicin de la democracia y la de la filosofa, como expresiones de una sociedad que reflexiona crticamente sobre s misma, que se acostumbra a la argumentacin y que no acepta el poder de la tradicin. Pero hay un elemento contradictorio en la filosofa poltica de Platn aparezca como crtica a la democracia.

En la democracia originaria griega, los gobernantes son resultado del azar y no de la eleccin, ya que consideran que sta, al buscar los mejores, est inspirada en un principio aristocrtico. Slo los expertos pueden ser elegidos bajo el criterio de seleccionar el mejor en funcin de su capacidad tcnica. Pero la poltica es una capacidad universal propia de cualquier ciudadano y el poder de representar al colectivo debe basarse exclusivamente en la responsabilidad delante de los iguales. La poltica es opinin, no es un saber como dira Platn, ni una tcnica, como diran los tecncratas modernos. El planteamiento democrtico griego se basa en la separacin radical entre el gobierno (poltica) y la administracin (tcnica). No hay continuidad, sigue Castoriadis, entre la democracia (que se corresponde con el primer registro) y el Estado (que corresponde al segundo). El lmite necesario para la autonoma es la autolimitacin, ya que no hay ninguna Ley divina ni natural que la fundamente. El ejemplo griego, concluye Castoriadis, es el de una democracia con contenido, en el cual la poltica es el intento de vivir en comn con la Sabidura, en la Belleza y queriendo el Bien comn.

El deseo y la prctica de la igualdad social y poltica de los griegos lo presenta Castoriadis como una singularidad excepcional en el imaginario social global de la Humanidad.  La nocin de imaginario es uno de los conceptos centrales de la filosofa de Castoriadis. La formulacin terica ms elaborada la encontramos en La institucin imaginaria de la sociedad, que escribi en 1975.Si continuamos histricamente nuestro recorrido histrico y en contra de un tpico interesado el cristianismo no tiene nada que ver con la fundamentacin de la igualdad social y poltica. Lo nico que plantean los cristianos es la Igualdad ante Dios como posibilidad universal de Redencin. Pero la Iglesia ha justificado siempre la desigualdad social y poltica y ya Cristo dijo que Su Reino no era de este mundo. y que hay que dar a Dios lo que es de Dios y al Csar lo que es del Csar. Es a partir del siglo XI, con las comunas medievales donde empieza a resurgir, hasta su reinvencin a partir de la Revolucin francesa. Aqu aparece otra cuestin polmica con Charles Tilly (2007), uno de los grandes representantes de la escuela estadounidense de la sociologa histrica. Aunque estar de acuerdo con Castoriadis en que la democracia es un experimento europeo con races en Atenas considerar que no podemos hablar propiamente de ella hasta el siglo XVII.

Para Castoriadis la referencia, a pesar de sus limitaciones, sigue siendo la Grecia antigua en general y la Polis ateniense en particular. La nocin de democracia aparece en el imaginario griego como la matriz bsica de la que surgen los conceptos, las creencias que determinarn las normas y las instituciones de un pas. Castoriadis vuelve aqu sobre sus temas claves pero enriquecidos con unas aportaciones nuevas. La primera es el planteamiento de que la democracia es un ejercicio basado en la supuesta sinceridad y no en el presupuesto moderno de que una cosa es lo que se dice y la otra lo que se hace. Hay un compromiso entre la palabra y la verdad, tema que tambin tratar de una manera complementaria Michel Foucault (2004) La segunda es la consideracin de que en el imaginario griego el hombre queda definido por su mortalidad, por su finitud, lo cual convierte la vida humana en trgica. El peligro es la Hybris, la desmesura que lleva necesariamente al desastre. No es una Ley externa la que marca el lmite, ya que ste lo ponemos los humanos en funcin del mesotes, el sentido de la medida. Esto supone una tensin permanente en nuestras decisiones, ya que nunca tienen garantas de ser las acertadas. El tercer aspecto es la ontologa griega que considera que el Ser est siempre entre el Caos y el Cosmos. El Ser no es por tanto necesariamente ni bueno, ni racional ni justo. La idea contraria la formular Platn y se consolidar con el cristianismo.

La conclusin de Castoriadis es que hay que aprender de los griegos sin pretender volver a ellos. Aunque ve la democracia griega como superior a la moderna que se desarrolla en Europa a partir de los siglos XI-XII, considera que en esta segunda etapa hay planteamientos que superan a la primera. Una es la universalidad de la democracia, es decir de la ciudadana. La otra es que la democracia, es decir la poltica, se extiende a todos los mbitos. Para los griegos la propiedad y la familia estn en el mbito privado que no entra en este registro.

A partir del final de la Segunda Guerra Mundial, en los aos 50, Castoriadis es consciente que el poder tecnocrtico, burocrtico, meditico y econmico es el principal peligro para el proyecto democrtico. Hay una aceptacin de esta situacin basada en un conformismo generalizado producido por la sociedad de consumo. Hasta la Segunda Guerra Mundial existan los conflictos sociales y polticos. Cada vez ms rpido se desplaza la poltica hacia el marketing. Es el dominio de lo que Castoriadis llama la insignificancia. Ya no hay ideas polticas, slo eslogans publicitarios que aunque supuestamente defienden ideologas contrapuestas en realidad son formas similares de gestin tecnocrtica del Estado.

La democracia es un rgimen, no slo un procedimiento formal. Necesita una serie de condiciones, de contenidos, cmo son la equidad, la educacin y la cultura democrtica. La democracia no es una reglamentacin formal es una manera de vivir en la que todos somos ciudadanos con una autonoma slo limitada por el respeto a la autonoma del otro. Esta autonoma implica participar en las decisiones y las tareas pblicas, ya que no podemos contraponer la tica, como ideal de vida personal, a la poltica, como ideal social. La autonoma y la autogestin se complementan y juntas forman este rgimen democrtico, que es no slo una forma sino tambin un contendido. Me parece que este planteamiento es actual por su radicalidad y abre un horizonte terico muy interesante para todos los movimientos que reclaman hoy una democracia real.

Estamos actualmente en una oligarqua liberal, un sistema electivo de carcter elitista con grupos sociales bien protegidos en posiciones de poder. Su paradigma es la partitocracia. Las reglas del juego entre partidos estn producidas por las oligarquas que dominan sus estructuras jerrquicas. Son instituciones burocrticas, no instituciones democrticas. Los polticos profesionales hacen politiquera, no poltica. La poltica implica acceder al poder para gobernar pero hoy no se gobierna, slo se gestiona y con diferente retrica todos lo hacen de manera parecida. Los polticos profesionales representan grupos de poder y sobre todo se representan a s mismos. Es una contra-educacin democrtica porque se le dice a la gente que la poltica es cuestin suya, de expertos. La democracia no puede ser representativa porque no podemos delegar en otro la capacidad de decisin y menos de una manera inequvoca, no revocable, cada cuatro o cinco aos. Los supuestos representantes, adems, no tienen poder ya que el poder decisorio y nico lo tiene la oligarqua que controla el partido dominante. ste impone sus decisiones en el Parlamento y gobierna en el mal llamado poder ejecutivo, que no se dedica a ejecutar las leyes sino a gobernar al margen de ellas, ya que la mayora de decisiones no estn especificadas legalmente. Es tambin el proceso, iniciado en los aos 60, de la privatizacin. Las gentes se han replegado en sus casa,, en su vida familiar o solitaria. Los valores dominantes son el dinero, la tecnociencia y la burocracia. La globalizacin manifiesta de una forma muy clara que la democracia es incompatible con el capitalismo a nivel mundial deciden cada vez ms poderes financieros annimos. La poltica se devala convirtindose en marketing y el juego econmico se parece cada vez ms a un casino.

La primera aportacin de Castoriadis al debate sobre la democracia es el de su propia definicin y su origen. El debate que plantea Castoriadis es a partir de una concepcin de democracia como sociedad autoinstituida, es decir capaz de cuestionar y de decidir sobre sus instituciones. Aceptar que en la historia de las diversas sociedades se han dado experiencias democrticas implica cuestionar la concepcin terica de Castoriadis. Aqu se plantea un debate muy interesante que podemos enriquecer en funcin de aportaciones que Castoriadis no cita. Pierre Clastres, una dcada ms joven que Castoriadis y que muri muy prematuramente plantea en una serie de textos bien articulados entre s y basados en su experiencia en las sociedades primitivas indias. Clastres de la existencia de una sociedad sin Estado como modelo autnticamente democrtico. Aunque hay un planteamiento paralelo al de Castoriadis en su crtica radical del Estado, lo que defiende el antroplogo es que la democracia exista en algunas sociedades primitivas y no slo en Grecia. Pero Castoriadis defiende explcitamente que las sociedades primitivas son heternomas y no autnomas. Aunque en estas sociedades no existieran jerarquas, faltara la capacidad reflexiva de autoinstituirse, de cuestionar las propias instituciones, que es lo esencial en la democracia. Dice explcitamente que en las sociedades primitivas estudiadas por Clastres slo se habla de los mejores medios para administrar lo existente, que nunca puede cuestionarse. Desarrollando la lnea abierta por Clastres un antroplogo contemporneo llamado David Graeber plantea otras experiencias para cuestionar la afirmacin de Castoriadis. Otros autores como Sen, Dussell o Appiah plantean igualmente ejemplos histricos que tambin cuestionan esta concepcin eurocntrical . Creo que aunque sea interesante recoger todas estas crticas al planteamiento demasiado exclusivista de Castoriadis s hay que reconocer con ste la importancia del cuestionamiento crtico de las propias normas en una sociedad democrtica.

Hay que saber cmo avanzar en la lucha por este proyecto democrtico emancipatorio que es el de la autonoma y el de la autogestin. Lo primero que seala Castoriadis es que la democracia es incompatible con el capitalismo. La lgica del capitalismo es la de la acumulacin de capital y el Estado-nacin es el instrumento que necesita para hacerlo. Hay una oligarqua econmica, poltica y cultural que es la que gestiona esta lgica y lo hace manteniendo una relacin jerrquica que le da poder y privilegios. La democracia como poder autogestionario es contraria y por tanto debe enfrentarse a esta lgica y a esta oligarqua, sea dictatorial o liberal. Hace falta una revolucin que transforme las instituciones, es decir que convierta las que son jerrquicas y burocrticas en democrticas y autogestionarias. Hay aqu una lnea que reivindica la poltica contra el Estado, cuya desaparicin sera necesaria. Pero la cuestin es por supuesto cmo transformar las instituciones jerrquicas, sean directamente polticas o econmicas. Descartadas las revoluciones violentas inspiradas en el comunismo y tambin el reformismo social que mantiene intactas las instituciones jerrquicas, queda un camino por crear, por inventar. Hay que olvidarse de la ilusin compartida por anarquistas y marxistas, dice, de eliminar el poder de la sociedad. El poder es necesario pero no lo es el Estado, con lo cual hay que pensar en instituciones democrticas que ejercen un poder sin separarse de la sociedad ni jerarquizarse internamente. El tema de la relacin entre poder y jerarqua conduce a Castoriadis a la defensa relativa del primero frente a la crtica absoluta del segundo. Es una polmica fundamental que la ideologa polticamente correcta oculta no reconociendo la jerarqua existente en el capitalismo liberal y no dando herramientas, por tanto, para luchar contra ella. Castoriadis y Foucault eran de la misma generacin pero se ignoraron mutuamente. Seguramente si se hubieran tomado en serio uno al otro podra haber surgido un debate fructfero.

Otra cuestin clave es por supuesto cmo vinculamos la democracia con un sistema econmico, que en todo caso debe ser alternativo al capitalismo. La democracia como emancipacin debe liberarse de la servidumbre econmica que le ata al capitalismo. La lucha de la democracia contra el capitalismo conduce necesariamente a la pregunta por el sistema econmico que puede conciliarse con ella. Aqu por supuesto no hay recetas porque el comunismo es un error terico y un desastre prctico. La democracia, por otra parte, no es contraria al mercado: eercado y la planificacin deben autogestionarse de manera equilibrada por la sociedad y para ello no hay frmulas: cada sociedad debe crear su manera de hacerlo. Es la combinacin del poder del Capital y de la burocracia del Estado la que se opone a la democracia, porque no hay un poder popular posible, no hay posibilidad que la sociedad se autogestione frente a esta lgica del capitalismo. Daniel Blanchart explica en el artculo Castoriadis y la revolucin (2007) la tendencia excesiva de centrarse en la crtica a la burocratizacin como el enemigo central de la democracia. Blanchart sostiene, por el contrario, que el problema central es el que sostiene Marx en El Capital. Las relaciones de mercantilizacin de todos los aspectos de la vida humana son los que imponen relaciones ms jerrquicas entre los que deciden y los que se someten a las decisiones. La sociedad, dice Blanchart, no es cada vez ms burocrtica sino cada vez sometida a la red de la lgica de la mercanca.

Podramos intentar comparar la teora de Castoriadis con las de John Stuart Mill para ver sorprendentes puntos comunes. Digo supuesto, porque como seala Appiah (2008), el texto al que me referir, Sobre la libertad, tiene ideas muy potentes que estn ms all del utilitarismo. Mill separa radicalmente la esfera privada de la esfera pblica. La primera es la de la libertad, en el que cada cual traza creativamente su propio camino. La esfera pblica es la de la moral, las leyes y las decisiones sobre asuntos pblicos. No es similar la autonoma de Castoriadis a la libertad de Mill? La diferencia podemos encontrarla en el tercer espacio que define Castoriadis y es el que se olvida el liberalismo, que es el espacio privado/pblico de la discusin, de la deliberacin poltica de los ciudadanos. Chantal Mouffe, que es tambin una interesante terica de la democracia, le plantea a Castoriadis la necesidad de defender la democracia representativa frente a la directa para resguardar el pluralismo y la libertad individual (Castoriadis, 2007). Castoriadis le contesta certeramente que s que hay que garantizar estos dos aspectos pero la democracia representativa no es ninguna garanta, ya que lo que sta refleja son partidos que defienden intereses diferentes. Hay que buscar el bien comn, dice Castoriadis, y no entender la sociedad como unos individuos que se unen para llegar a acuerdos en sociedad. Los individuos, dice Castoriadis, no existen sin la sociedad porque son creados por sta. Somos seres sociales que hemos de buscar nuestro camino pero en un marco social, que es el nico que nos permite vivir de forma humana. Hay que evitar, como deca Mill a partir del anlisis de Tocqueville, la tirana de las mayoras. Esta no es la puesta en prctica de lo que quiere la mayora sobre las cuestiones pblicas sino la imposicin de las mayoras sobre las minoras. Castoriadis presupone una cultura democrtica en la que se busque lo mejor para la sociedad. Siguiendo la conversacin con Mouffe Castoriadis se desmarca de Rousseau y de su idea de voluntad general, que plantea la sociedad como un Uno y no como un conjunto heterogneo que debe buscar la mejor solucin posible para los problemas comunes.

La cuestin de la cultura democrtica me lleva a un ltimo tema. Participacin poltica, cultura poltica, debates polticos, sistema educativo que forme el ciudadano, valores. Todo esto es necesario, dice Castoriadis, porque no puede haber democracia sin estas condiciones. La igualdad es consecuencia de la democracia y sta es muy difcil. La exigencia de igualdad es excepcional, aparece en pocas sociedades, en Grecia y en la Europa moderna, nos dice Castoriadis. Pero y si cmo dice Rancire fuera la democracia un escndalo porque parte de la igualdad de los humanos parlantes y pensantes y no considera por tanto la igualdad un objetivo sino el punto de partida? Y si la democracia dice que cualquiera puede gobernar y no los que han llegado a tener una determinada formacin? Y si la democracia no es tampoco un rgimen sino el movimiento permanente de los excluidos en cualquier rgimen que se establece como tal ?.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter