Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2011

Obama, el rey de frica

Pepe Escobar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Si el presidente de EEUU Barack Obama pretendiera realmente librarse del nuevo hombre del saco du jour, Joseph Kony, de Uganda un antiguo monaguillo convertido en poltico/profeta cristiano mstico, que se trajina al menos a 60 esposas-, hubiera ordenado al Fiscal General estadounidense Eric A todo gas Holder que tramara un complot y subcontratara para el golpe a un luntico iran vinculado con el cartel de la droga en Mxico.

El Plan B supondra ordenar a las Naciones Unidas que le dijeran a la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte que impusiera una zona de exclusin area sobre los rebeldes del Ejrcito de la Resistencia del Seor (LRA, por sus siglas en ingls) de Kony y despus les bombardearan hasta la inconsciencia.

El Plan C consistira en machacar al LRA hasta la muerte con aviones teledirigidos, una flota de MQ-9 Reapers; pero la base ms cercana de este tipo de aviones se encuentra lejos, en Djibuti, en el Cuerno de frica.

Como no haba incautos mexicanos disponibles y los rebeldes, en esta ocasin, son los chicos malos, Obama se decant por la opcin imperial clsica: tir de un AfPak y orden un incremento de botas y semen sobre el terreno, enviando a 100 tipos de las Fuerzas Especiales estadounidenses para que ayudaran a un dictador corrupto el presidente ugands Yoweri Museveni- a aplastar a su panda de rebeldes locales.

Puede excusarse que cualquiera vea a Uganda como una Libia al revs, porque eso es exactamente lo que es; el dictador, en este caso, consigue la etiqueta de chico bueno uno de nuestros hijos de puta- mientras los rebeldes hacen un pacto con el diablo. Pero es eso todo?

Necesito poner en marcha un incremento

La realidad de Uganda es de un caos homicida absoluto. Al igual que los rebeldes del LRA, el gobierno de Museveni (ayudado por Washington) ha perpetrado tambin masacres horrendas contra los civiles. Kony puede resultar incluso un amateur comparado con Museveni, una especie de dictador perpetuo que acaba de supervisar el desplazamiento y asesinato masivo de al menos 20.000 ugandeses en nombre de las corporaciones britnicas. Adems, Museveni rob bsicamente las elecciones ugandesas celebradas a principios de este ao.

El incremento de Obama en Uganda debera considerarse como un intercambio crucial de favores con Museveni, que ha enviado miles de soldados ugandeses a las fuerzas de la Unin Africana que estn combatiendo a los islamistas de ncleo duro de los al-Shabab en Somalia. Por tanto, mientras Uganda combate en una guerra por poderes para EEUU en Somalia, Washington ayuda al dictador a librarse de los rebeldes del LRA. No es de extraar que el Pentgono se haya encariado tanto con Uganda; Museveni consigui recientemente 45 millones de dlares en equipamiento, incluidos cuatro aviones teledirigidos pequeos.

El LRA un grupo irregular de duros fundamentalistas cristianos- tiene su base en el norte de Uganda pero se reparte por cuatro pases, incluido el nuevo Sudn del Sur y el Congo, en frica Central. No llevan armas pesadas. No tienen posibilidad de desestabilizar al gobierno ugands, mucho menos de representar una amenaza para la seguridad nacional de EEUU. El hombre del saco Kony puede estar escondido en algn lugar a lo largo de la inmensa frontera entre el Congo y Sudn, y puede que no le queden ms que 400 guerreros.

La proximidad de Uganda con el nuevo pas de Sudn del Sur es clave en toda la ecuacin. Hasta ahora, el LRA ha sido para el Sudn del Norte una especie de cortafuegos armado convenientemente contra el ttere de Occidente, Museveni. Pero sobre todo, toda esta zona constituye un bien inmueble de muy alta calidad donde se juega la feroz batalla entre China y los estadounidenses/europeos, una batalla centrada en el petrleo y los minerales, todo ello formando parte de la Gran Guerra del Siglo XXI por los Recursos de frica.

He ah el reino mineral

Todo eso nos lleva a Uganda como una nueva tierra de provisin. Ah, cuantas posibilidades ofrecen las guerras humanitarias! Para revestirse de una apariencia de xito, los pasos iniciales del incremento africano de Obama tendran que incluir una base militar con una larga pista de aterrizaje y un mini-Guantnamo donde encerrar a los terroristas. Si eso suena demasiado bueno para ser verdad, es porque lo es; piensen que los cuarteles de AFRICOM del Pentgono contemplarn pronto la posibilidad de viajar en el tiempo desde Stuttgart, Alemania, a algn lugar de Uganda.

Cualquier estudiante de realpolitik sabe que EEUU no hace intervenciones humanitarias per se. El incremento del AFRICOM va en paralelo con el nombre real del juego: minerales preciosos y minera. Sucede que Uganda y el cercano Congo oriental- tienen cantidades fabulosas de, entre otros, platino, cobre, cobalto, estao, fosfatos, tentalita, magnetita, uranio, mineral de hierro, yeso, berilio, bismuto, cromo, plomo, litio, niobio y nquel. Muchos de ellos son los ultra-preciosos tierras raras, sobre los cuales China ejerce un monopolio virtual.

La fiebre por el mineral de frica es ya una de las guerras por los grandes recursos del siglo XXI. China va a la cabeza, seguida por compaas de la India, Australia, Sudfrica y Rusia (que, por ejemplo, ha construido recientemente una refinera de oro en Kampala). Occidente se est quedando rezagado. El nombre del juego para EEUU y los europeos, que no se andan con rodeos, es socavar la mirada de acuerdos comerciales de China por toda frica.

Despus tenemos el ineludible ngulo de Oleoducstn. Uganda puede tener varios miles de millones de barriles de petrleo, segn Paul Atherton, de Heritage Oil, como parte del reciente descubrimiento de petrleo, el mayor hasta ahora, en tierras de frica Subsahariana. Eso implica la construccin de un largo oleoducto de 1.200 kilmetros de largo, con un coste de 1.500 millones de dlares, que ira hasta Kampala y la costa de Kenia. Tambin tenemos otro oleoducto desde el liberado Sudn del Sur. Washington quiere asegurarse de que todo ese petrleo est solo a disposicin de EEUU y Europa.

Obama, el rey de frica

La administracin Obama insiste en que los 100 elementos de las Fuerzas Especiales sern asesores y no tropas de combate. Piensen en Vietnam en los primeros aos de la dcada de los sesenta; se empez con asesores, y el resto es ya historia. Ahora se espera que los asesores se dispersen desde Uganda a Sudn del Sur, la Repblica Centroafricana y la Repblica Democrtica del Congo.

Y ni siquiera es la primera vez que esto sucede. George W Bush intent lo mismo en 2008. Acab en un desastre sin paliativos debido nada nuevo bajo el sol- a la corrupcin del ejrcito ugands. Kony recibi un aviso y se escap horas antes de que atacaran su campamento.

Por tanto, en la superficie tenemos una edificante narrativa acerca del primer presidente negro de EEUU profundamente preocupado por la crisis humanitaria en otra nacin africana: Uganda. Y en una perfecta historia tapadera para la satrapa estadounidense, se dedica a apuntalar a Uganda como base de avanzada para que Washington hunda su daga dentro del frica islmica.

La cantilena oficial de Washington martillea en el hecho de que el LRA ha asesinado, violado y secuestrado a decenas de miles de hombres, mujeres y nios. Ahora comprenlo con la devastacin perpetrada por Washington durante ms de dos dcadas sobre Iraq: al menos 1,4 millones de personas asesinadas directa e indirectamente, millones de refugiados, una guerra civil entre sunnes y chies que an sigue viva y coleando y el flanco oriental de la nacin rabe totalmente destruido.

Comprenlo con el estruendoso silencio de la Casa Blanca de Obama cuando los racistas rebeldes del este de Libia acorralan, acosan, torturan e incluso eliminan a los africanos subsaharianos.

frica ha estado luchando desde hace una eternidad contra los mltiples aspectos del gran amo blanco esclavista genocida, ayudado y amparado por mltiples corrientes de serviles dictadores/cleptcratas negros, para acabar topndose a principios del siglo XXI con un presidente estadounidense con ascendencia directa africana que no tiene nada mejor que ofrecer que fuerzas especiales, aviones teledirigidos, incrementos blicos e intervenciones humanitarias impregnadas de hipocresa.

Pepe Escobar es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su ltimo libro es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Puede contactarse con l en: pepeasia@yahoo.com

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Global_Economy/MJ18Dj06.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter