Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2011

Interrogantes de la historia

Miguel Manzanera
Rebelin


La portada de El Pas del da de ayer, 21 de octubre de 2011, merece un anlisis detallado, pues es un excelente ejemplo de las tcnicas de manipulacin de la opinin pblica. Bajo el ttulo en letras grandes, El fin del terror, la fotografa en pequeo de los encapuchados de ETA, y al lado una fotografa a media pgina del cuerpo de Gadafi. Otros titulares de la pgina se refieren a El final de una pesadilla y Los rebeldes matan a Gadafi con el apoyo de la OTAN. La portada del peridico cataln La Vanguardia utiliza una estrategia de presentacin parecida, con los titulares ETA deja las armas y El final de la escapada que se refiere a Gadafi-; y el ABC tambin, pero reduce el espacio de Gadafi. Etc. En el extranjero el italiano Corriere de la Sera tambin asocia ambos hechos en su primera pgina, si bien da primaca a la muerte de Gadafi. Ninguno de ellos alcanza el virtuosismo de El Pas.

Lo primero que salta a la vista es la equiparacin de ambos hechos: Gadafi y la guerra de Libia, por un lado, y la lucha armada de ETA por la liberacin de Euskadi, por otro. Y en efecto, ambos escenarios remiten a la guerra contra el terrorismo en el mbito mediterrneo. La prensa espaola y europea nos presenta esos hechos como una victoria del Estado espaol y el sistema democrtico liberal contra sus enemigos violentos. No podemos menos de recordar la frase de Arnaldo Otegui al hilo del 11M: ahora el Estado espaol debe combatir dos terrorismos, uno externo y otro interno. Hoy Otegui ha recibido su respuesta.

Es tan evidente el uso propagandstico de la noticia, que uno se pregunta si ha sido una coincidencia que la muerte de Gadafi haya sucedido el mismo da que la declaracin de ETA. Estaban orquestados esos acontecimientos para poderlos mostrar triunfalmente a la opinin pblica? Y si es as quin ha organizado esa operacin?, no est ETA manipulada por el Estado espaol?

No. Sin duda, hay contactos y condiciones entre la organizacin euskalduna y la polica espaola apoyada por la CIA-, un dilogo subterrneo y encubierto, intuido por todos, pero negado por los interlocutores. ETA est acorralada y en ese sentido se puede afirmar que est manipulada hasta cierto punto; pero desde otro punto de vista tal vez se pueda decir que est vencida, pero todava es autnoma, imprevisible para los manejos del poder. Por eso, las clases dominantes del mundo libre respiran con alivio al or ese ltimo parte de guerra: el final de una pesadilla. En momentos de crisis econmica como el actual, cuando el futuro inmediato se hace incierto, ms vale tener el frente militar controlado.

La guerra de Libia se estanca, la guerra de civilizaciones presenta un final dudoso a largo plazo. A pesar del despliegue de tropas contra los pases musulmanes y la ofensiva diplomtica entre los regmenes aliados del mundo rabe semi-fascistas la mayora de ellos-, todava hay resistencia en numerosos puntos. Los costes econmicos, polticos y morales, aqu en Libia y en otros lugares en conflicto, sern tan grandes proporcionalmente como los de la guerra de Irak, y aumentarn constantemente. En Oriente Medio podra desarrollarse una violencia impredecible. En esas condiciones ms vale terminar con el enemigo interno. El armisticio en Euskadi se facilita, porque el Estado espaol y el imperialismo de la OTAN necesitan tranquilizar la retaguardia. Sinceramente espero que las contrapartidas para los revolucionarios vascos por haber entregado las armas, merezcan la pena y que el editorial de Gara haya acertado: Ahora hay que demostrar que sin violencia todo es posible.

Si sas son las circunstancias, hay que aplaudir la decisin de la organizacin armada vasca. Pues ante el panorama de una rotunda victoria de la derecha en el Estado espaol en las prximas elecciones generales, los vascos deben cubrirse las espaldas: los 900.000 euskaldunes constituyen una de las pocas poblaciones europeas donde hay una cultura crtica contra el capitalismo y con suficiente cohesin para desafiarlo. Saben que para mantener su lucha revolucionaria no pueden contar apenas con nadie en Europa entera, y estn prcticamente sitiados en sus caseros y sus montaas. Euskadi es un poco de los lugares del mundo que est a la altura de la Repblica de Cuba en la vanguardia de un futuro distinto.

Replegarse ahora hacia un pacifismo inconquistable -que ya viene siendo practicado por los elementos ms conscientes de la sociedad vasca-, puede ser la tctica adecuada ante el cansancio por la violencia continuada, y con la perspectiva de la incorporacin a la lucha poltica de nuevas generaciones de jvenes que no vivieron el franquismo y no pueden entender por eso las causas de la lucha armada. De una manera inconsistente todava y con una conciencia poltica inmadura, vemos surgir importantes movilizaciones en el Estado espaol. En Europa se estn produciendo procesos revolucionarios en Islandia y Grecia. Es claro, y ha sido subrayado por la declaracin de la izquierda abertzale, que la lucha poltica no se ha acabado y se va a desarrollar en los prximos aos con la entrada en escena de nuevas capas sociales golpeadas por la crisis capitalista. Una crisis va a llevarse por delante muchas seguridades que hasta ahora parecan inamovibles. Estamos en el inicio de una fase de cambio poltico y la decisin de ETA facilita que Euskal Herria pueda situarse ante ese panorama cambiante. Esperamos que Bildu pueda convertirse en la fuerza ms votada de Euskal Herria, comenzando un nuevo periodo histrico para el pueblo euskaldn.

Pero ha blar de la paz, cuando se las humanitarias tropas de nuestro democrtico Estado cooperan masacre tras masacre en la guerra contra el terrorismo en Libia o Afganistn, es cuando menos ingenuo. Hablar de paz en Euskal Herria parece un eufemismo clerical para disfrazar el carcter imperialista del Estado espaol. Mientras el Estado espaol se prepara cada vez ms intensamente para participar en la guerra de civilizaciones -planificada por el Pentgono hace varias dcadas y que se prev duradera-, intelectuales de la izquierda bien pensante nos recuerdan que matar civiles constituye un acto terrorista. Esa manera de hablar abstrae la realidad histrica en la que vivimos en nombre de la piedad burguesa. Pero los peridicos burgueses no son ni mucho menos tan ingenuos; prefieren hablar del final de una pesadilla: su discurso es para policas y militares -y para un pas que vira a la derecha-.

Es irnico que esos comentaristas nos presenten la decisin de ETA como un triunfo del pacifismo. Intelectuales que se felicitaron por la intervencin de la OTAN en Libia, se felicitan ahora del final de ETA. Esas tomas de posicin apenas merecen ms comentario, para mostrar la inconsistencia de los bien pensantes militantes de una izquierda piadosa. Ellos tambin han triunfado con el Estado liberal de derecho y suscriben la portada de El Pas. Maana votarn por el PSOE, para evitar el triunfo de la derecha.

Pero frente a sus argumentos quedan todava muchas preguntas: es la misma guerra contra el terrorismo la que se hace en Libia y en Euskadi? Los muertos civiles que resultan de las acciones armadas de la OTAN, constituyen delito de terrorismo o solo daos colaterales? Las vctimas del franquismo, han prescrito o debemos olvidarlas para no ser rencorosos? La tortura parece necesaria para salvaguardar los beneficios capitalistas, pero es tambin necesaria para salvaguardar el Estado de derecho y las libertades cvicas?

No puede entenderse la inconsistencia de tantos pregoneros de esa paz ficticia, que el Estado espaol no nos garantiza. El Estado espaol, como los dems estados miembros de la OTAN, son organizaciones terroristas al servicio de las empresas capitalistas que esquilman el globo. Que no nos hablen del final del terrorismo! Hoy el terrorismo est ms presente que nunca en la poltica espaola. O no es terrorismo el asesinato de miles de civiles en Libia por los bombardeos de la OTAN? O no nos hemos integrado en el escudo anti-misiles y en la guerra nuclear, para seguir explotando impunemente las riquezas del globo en aras de un consumismo irresponsable?

Qu no nos hablen de paz cuando nuestros gobernantes estn preparando la guerra! Son nuestros ejrcitos los que expanden el terror sobre los pueblos en todo el mundo. La poltica imperialista de la OTAN es la causa de crmenes horrendos en los pueblos recolonizados por las empresas transnacionales en frica, en Asia y en Amrica Latina, y tambin en Europa. Qu tenemos pues que celebrar? Que no tenemos valor para reconocer los genocidios de los que los europeos y en especial los espaoles- somos responsables? Que no tenemos memoria histrica y nos hemos olvidado de nuestros muertos republicanos? Que podemos disfrutar de nuestro alto nivel de vida a costa de la miseria de miles de millones de seres humanos?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter