Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2011

La complejidad del cambio y la dimensin popular y plurinacional

Luismi Uharte
Gara


Fue Ren Zavaleta Mercado, el intelectual crtico ms relevante del siglo XX boliviano, quien a travs de un anlisis marxista heterodoxo, nos proporcion una caracterizacin precisa de la potencialidad hegemnica y de la complejidad de lo nacional-popular en Bolivia. La Revolucin de 1952 fue el primer ensayo serio para llevar a la prctica un proyecto nacional-popular. La Revolucin democrtica y cultural liderada por Evo Morales est siendo el segundo intento, desde una nueva perspectiva plurinacional.

Autores ms contemporneos, como lvaro Garca Linera, han redefinido la dimensin nacional-popular para adecuarla a los nuevos tiempos, otorgando centralidad -pero no exclusividad- a las mayoras indgenas y en consecuencia a la dimensin plurinacional. Esto significa que la potencialidad hegemnica de un proyecto de cambio radica en la capacidad de articular el relato indigenista con una dimensin de clase. Los proyectos exclusivamente indigenistas o clasistas han fracasado, como recuerda el antroplogo Xavier Alb.

Las victorias electorales de Morales son la mejor expresin de la legitimidad de un proyecto incluyente de sustrato popular y plurinacional. Sin embargo, un bloque de estas caractersticas no est exento de contradicciones y de intereses contrapuestos. Durante la etapa de oposicin al neoliberalismo e incluso durante el primer periodo de gobierno, el conflicto fundamental se dio entre el bloque emergente y el proyecto oligrquico-imperial, por lo que las contradicciones internas se situaron en un segundo plano. La insurreccin oligrquica y racista facilit la unidad popular.

Pero es a partir de 2010, con el inicio del segundo mandato de Evo Morales y el repliegue de la derecha tras su derrota estrepitosa, cuando los conflictos internos pasan a ocupar un lugar central. Las reivindicaciones de autonoma indgena en el Oriente, las diversas movilizaciones contra las consecuencias sociales y ambientales del modelo extractivista (hidrocarburos y minera), los estallidos de Caranavi y Potos y el gasolinazo (intento de subir el precio de la gasolina para frenar el contrabando) de fines de 2010, son algunos de los ms importantes.

La lectura compartida por diversos sectores era que Morales y el MAS, tras su aplastante victoria electoral de diciembre de 2009, haban adoptado una postura extremadamente soberbia que gener una manejo marcadamente autoritario de diversas reivindicaciones populares. La eleccin a dedo de los candidatos a las municipales de abril de 2010, sin respetar la decisin de las bases, provoc una fractura con aliados importantes y la derrota en bastiones histricos.

El anlisis positivo que se desprenda de estos acontecimientos era que la sociedad y sus movimientos seguan teniendo una gran capacidad de movilizacin y de presin para condicionar la vida poltica e incluso para obligar al Gobierno a cambiar de rumbo. Otro aspecto positivo era que el Gobierno y su presidente aceptaban pblicamente sus equivocaciones, como ocurri con la retirada del decreto del gasolinazo.

El reciente conflicto del TIPNIS, donde diversos sectores se enfrentan en torno al proyecto de construccin de una carretera, finalmente desechada por el presidente, que tena previsto unir los departamentos de Cochabamba y el Beni y que iba a afectar a un parque nacional y territorio indgena, es el ltimo episodio de la actual pugna interna. Una pugna que no se reduce a la ecuacin simplista movimientos vs Gobierno, ya que hay organizaciones sociales que apoyan este proyecto del Ejecutivo.

Un proyecto que tampoco se poda traducir como una mera concesin de Bolivia a los intereses comerciales del capitalismo brasileo y subordinado a la lgica del IIRSA (Iniciativa para la Integracin de la Infraestructura Regional Suramericana). Esto es as, en parte, pero va acompaado tambin de una demanda social mayoritaria de infraestructuras viarias, elctricas... La complejidad radica en intentar conjugar estas exigencias de desarrollo tradicional con las necesarias demandas de corte ambientalista.

La realidad se complejiza an ms si somos conscientes de la heterogeneidad existente dentro del movimiento indgena y de sus intereses contrapuestos. Las necesidades y los horizontes de un indgena de una comunidad del Amazonas, de un indgena cocalero del Chapare o de un indgena urbano de El Alto, difieren sustancialmente, de la misma manera que no convergen a veces los planteamientos de la Confederacin de Pueblos Indgenas del Oriente, de los de la Federacin del Trpico de Cochabamba o de los de las Juntas Vecinas de El Alto.

Una de las ciudades ms grandes del pas, El Alto, con ms de un 80% de su poblacin de origen indgena aymara, es la expresin ms evidente del actual momento cultural caracterizado por las identidades hbridas, donde se combinan mentalidades y prcticas rurales y urbanas. Los horizontes se reconfiguran y la organizacin comu- nitaria propia del medio rural subsiste junto a demandas ms urbanas que reclaman luz, agua corriente, gas, carreteras... Los discursos de corte desarrollista de Evo Morales -el de cierre de campaa de 2009 al que pudimos asistir, fue paradigmtico- son un espejo de esta realidad sociolgica incontestable.

El desafo estratgico del Gobierno, a corto y medio plazo, ms all del conflicto concreto del TIPNIS, ser intentar mantener ese equilibrio siempre precario entre los avances en clave de desarrollo y las promesas de defensa de la Pachamama. Paralelamente, diversos agentes le plantean un cambio de metodologa poltica: reducir al mnimo las tentaciones de represin, criminalizacin e imposicin y darle mayor nfasis a la va de la negociacin y la participacin ciudadana. En el caso concreto del TIPNIS, la probable consulta popular se presenta como una opcin plausible. La dificultad se ubicar entonces en otro terreno: quin es el sujeto a consultar (las comunidades indgenas que se sienten afectadas? las poblaciones de los dos departamentos a las que beneficiar o perjudicar la carretera?.

Fuente: http://www.gara.net/paperezkoa/20111023/298835/es/La-complejidad-cambio-dimension-popular-plurinacional



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter